Slide Slide Slide

Accede a los servicios en línea

Visítanos

Visítanos

Contáctenos

Teléfono 5 57 04 09

Horarios de visita

Lunes a sábado de 9:30 a. m. a 6:30 p. m.

Domingos y festivos de 10:30 a. m. a 4:30 p. m.

Cómo llegar

Dirección:

Corregimiento de  Santa Elena – Parte Central / Vía Medellín – Rionegro No. 62 Calle 10 # 40 este – 62

En bus:

Ruta de buses corregimiento de Santa Elena – Bahía carrera 42 con Av. La Playa al lado del Pequeño Teatro.

¡Síguenos!

Actualidad

MEMORIA QUE SE SIEMBRA DESDE EL TERRITORIO

MEMORIA QUE SE SIEMBRA DESDE EL TERRITORIO Grupo raíces  Biblioteca Pública Santa Elena  Introducción   En Colombia existen alrededor de 5.000 plantas medicinales aprovechadas por sus comprobadas bondades para prevenir o tratar diversas enfermedades y padecimientos del cuerpo. Alrededor de ellas se reconoce un conjunto de tradiciones orales susceptibles de ser olvidadas por hallarse asociadas a prácticas rurales distantes de la ciudad y en muchos casos, también lejanas del interés de las nuevas generaciones.   “Memoria que se siembra desde el territorio”, en su intención de contribuir al rescate, registro y visibilización de esos saberes vinculados al cultivo, beneficio y preservación de las plantas medicinales, ha creado un recetario a partir de las memorias que se comparten entre familias, vecinos y conocidos de los corregimientos Altavista y San Sebastián de Palmitas.   Un trabajo de reconstrucción de memoria cultural tejido en espacios donde la palabra fue lo principal, donde la voz de la comunidad era esencial en el reconocimiento de los valores culturales inmateriales y en donde también el equipo tallerista reforzó esos conocimientos a través de diversas dinámicas, algunas de ellas vinculadas a las artes plásticas. Así, por medio de la conversación y la pintura se propició un espacio de creación, memoria y palabra para mantener este conocimiento más vivo que nunca.     Para acceder a la exposición completa has clic en la imagen.

MURMULLOS ABURRÁES

MURMULLOS ABURRÁES Arte en comunidad Omar Ruiz Hidalgo    Introducción   Una retroexcavadora remueve la tierra, hace realidad un proyecto, se abalanza al futuro, construye una obra que modificará la vida venidera… su intención no es más que remover la tierra, pero a ésta se le adhieren, pedazos, migajas, retazos de tiempo cristalizados en barro, loza, vidrio, fragmentos de objetos que han sido depositados por la acción indirecta del tic tac de otros días, ¡pues la tierra no es solo tierra cuando ha sido tocada por el homo sapiens! Este desafiante artefacto excavador se topa con minúsculas tecnologías del pasado como un volante de huso, pequeño por su tamaño, pero no por la enorme transformación que generó entre nuestros antecesores. Un arqueólogo hace parte de la escena, dirige la sinfonía del tiempo, hace las veces de mediador entre el ayer y el mañana, media entre la indiferencia y el afán del obrero constructor de futuros y entre las voces silenciadas y los afanes de aquellos que muchísimos años atrás ocuparon y modificaron este Valle de Aburrá. Difícil labor, pretende que el futuro se detenga un poco, mermar la velocidad de su andar, y a la vez extiende la mano al pasado, o mejor a los pasados, que han permanecido, quietos, ocultos, agazapados, los invita a venir un poco más acá, al espacio, los sentidos, el tacto, la vista de los aburráes de hoy, de nosotros ciudadanos del siglo XXI.   Para acceder a la exposición completa has clic en la imagen.     https://bit.ly/3Omf3Bu