Hay mensajes que solo descifran los atentos desprevenidos. Juego a la bibliomancia y descubro señales en los letreros publicitarios, en la basura arrumada, en las callejuelas solitarias y en los pasajeros que eligen la última banca del bus. Somos acuciosos navegantes del vórtice de la sincronicidad, por eso te contaré esta historia.
Read More

Categorías: Lectura y escritura, Letras abiertas y Sin categoría.