Este es un contenido de ficción ideado y realizado por el Sistema de Bibliotecas Públicas de Medellín en el marco de la actividad Lecturas transmedia.

Es el año 2103, han pasado más de 50 años desde que una tormenta solar sin precedentes cambiara la tierra para siempre. Han sido años de sequías, conflictos, avances tecnológicos y regresiones sociales.  

Los Hijos del Sol, una secta post apocalíptica antes liderada por Prometea, se regodea en el desierto que lo cubre casi todo, con excepción de la nación Pantágora que, gracias a la tecnología desarrollada alrededor de la enredadera Campsys Leydensis, ha logrado un oasis en medio del caos.  

Este oasis no es perfecto: los alimentos empiezan a escasear y se ha iniciado una misión para conseguir la última semilla de maíz que, según cuenta la leyenda, es atesorada por el Rey de las salamandras. De esta misión bien podría depender el futuro de lo que queda de la humanidad, pero Ardor Ígneo, uno de los aspirantes a liderar los Hijos del Sol, tiene agentes infiltrados entre los expedicionarios de Pantágora, y ha jurado que logrará quemar la ciudad desde adentro y entorpecer sus intentos de supervivencia.

¿Te unes a la misión?

Pantágora: ¡Prevalecer o desaparecer!

  • null

    ISABEL

    Es la líder del Consejo de Pantágora. Antes de pertenecer a este grupo de personas, fue una artesana que embellecía las plazas y los interiores de las casas de la ciudad tallando, en la corteza de los árboles, bellísimos motivos mágicos y fantásticos relacionados con la naturaleza. Así se ganó la simpatía de los habitantes de la Ciudad Verde. Algunos la llamaban “La artista del bosque”, ahora la llaman “La señora de la enredadera”. Desde joven tuvo ideas brillantes que ayudaron a la conformación de una sociedad pacifica e igualitaria en Pantágora, en parte gracias a su cercanía con Furasaba, así que el Consejo siempre la escuchó y descubrieron en ella una líder sin igual.

  • null

    FURASABA

    Nadie sabe cuántos años ha caminado Furasaba sobre la tierra verde y pantanosa, dicen algunos que fusionó su alma con una ceiba amazónica milenaria antes de que la tormenta solar dejara yermo el planeta. Su piel es oscura y resquebrajada como corteza de árbol, su andar y su hablar lentos y pausados, eternos, como el paso del tiempo. Ella es la raíz de Pantágora. Comparte sus conocimientos ancestrales y chamánicos con los habitantes de la ciudad. Ella es la base de la nueva ciencia que salvará a la humanidad.

  • null

    SUACHIBAN

    El niño que vigila, le dicen algunos, pues desde que su maestra de historia les reveló a él y a los demás niños del Jardín-Escuela el objetivo de los Hijos del Sol: quemar Pantágora y a todos sus habitantes; Suachiban no ha hecho más que preparase como guardia guerrero de las murallas de la nación verde. Con tan solo diez y seis años de edad es el líder de La Guardia Inmarcesible, defensa de la ciudad que vigila día y noche, sobre las murallas y sin descanso, el horizonte desértico plagado de Hijos del Sol.

  • null

    EDWARD

    Nació en la facción occidental de los Hijos de Sol, sólo era un niño más del rebaño, alimentado a medias con el único fin de sumar a la masa de los seguidores del Sol. Edward y muchos otros niños fueron rescatados por Harri, director del orfanato Árbol Refugio de Pantágora, creado para limpiar y resocializar a los niños rescatados de las manos siniestras de Los hijos del Sol. Edward creció en la nación verde y con su maravillosa imaginación inventa objetos y tecnología de gran utilidad. Sobrevuela la ciudad y el desierto a bordo de su dirigible Sua, que vuela gracias a la tecnología natural.

  • null

    EL QUEMADO

    Fue el líder de Los Indignos, grupo de los Hijos del Sol que son desterrados por no soportar el calor de las llamas al final de sus vidas. La mayoría de Los Indignos muere por la gravedad de sus quemaduras y por la radiación solar, ya que pierden la protección del Sol al no cumplir con su misión final: quemarse a sí mismos. Deiver, agobiado y enfermo, decidió pedir auxilio en Pantágora, se ganó la confianza del Consejo y es ahora un miembro importante. En Pantágora le apodan El quemado. A él no le molesta, le recuerda quién fue y quién es.

  • null

    VALERIA

    Se rumorea en Pantágora que Valeria nació de una flor, su belleza perfumada e inalcanzable hace suspirar a más de uno. Sin embargo, es una mujer solitaria y consagrada a la investigación científica. Nadie conoce mejor que ella los secretos de las flores que mutaron con la tormenta solar y que ahora permiten la vida en la nación verde. Gracias a ella el Domo- Enredadera que protege a la ciudad fue perfeccionado y la defensa contra la radiación solar, dentro de Pantágora, es absoluta.

Hijos del Sol: Renace en su abraso

  • null

    INTICAPI

    Cientos de años antes de la llegada de los españoles a estas tierras, Inticapi fue el Gran Sacerdote del Sol de los Aburráes. Seducido por un poder maligno y desconocido, sacrificó a sus hermanos inocentes a un falso dios y de él obtuvo, como retribución, poderes increíbles. Tras una gran guerra que dejó centenas de muertos, Inticapi pudo ser dominado y entregado al peor castigo: fue momificado en vida y enterrado en lo profundo del Valle junto a sus seguidores. Prometea, tras un extenso ritual, lo resucitó poco tiempo después de la tormenta solar sucedida en el año 2050 y ahora vaga errante por los desiertos cazando a quienes no comparten los ideales de los Hijos del Sol 

  • null

    ÁRDOR ÍGNEO

    Implacable y terrible. Dicen algunos que es el verdadero heredero de Prometea, otros aseguran que es su reencarnación. Árdor fue bendecido por Él, el Sol, con una voluntad de fuego. A pesar de haber sido criado como ganado para sumar a las huestes de los Hijos del Sol, se le veía regularmente alejarse de las multitudes, en las noches anaranjadas, clavar su mirada inexpresiva en el firmamento y susurrar, con extrañas voces, palabras indescifrables. Árdor asesinó, a fuego lento, al líder de la facción occidental de Los hijos del Sol y tomó su lugar. Ahora tiene dos hijos gemelos: Tremor Ígneo y Gaitán Ígneo que fueron entrenados, desde su más tierna infancia, para seguir el legado de su padre. 

  • null

    DAYANA

    Dayana es fiel a la causa de los Hijos del Sol y a Árdor Ígneo, en sus sueños más hermosos ve a Pantágora arder y con su caída el fin de la humanidad. Sin embargo, duda de la existencia de una voluntad superior que reside en el astro solar. Algunos dicen que al dudar perdió la protección del Sol y así fue como contrajo magneto, enfermedad radioactiva que atrae al cuerpo del portador, de manera involuntaria, todos los objetos metálicos que haya a su alrededor. La mayoría mueren atravesados y mutilados por aquellos objetos, pero Dayana es diferente, ella logró controlar la enfermedad y puede dominar el metal a voluntad. 

  • null

    TREMOR ÍGNEO

    Dicen que Tremor heredó la inteligencia ávida de su padre. Silencioso y calculador, incapaz de mostrar sentimiento alguno. Tremor fue enviado por su padre, cuando sólo tenía quince años, a cumplir la misión más importante de su vida. Veinte años han pasado después de eso y Tremor cumple de manera impecable su cometido: es un infiltrado en Pantágora. Una sofocante mañana llamó a las puertas de Pantágora pidiendo auxilio, la nación verde lo recibió, como a todos Los hijos del Sol arrepentidos. Vive allí, entre las sombras de los árboles, observando y esperando. Se comunica con su padre a través de cartas amarradas en las patas de palomas mensajeras.

¿Quieres ayudar a los Pantágora u obstruir sus planes? ¡Únete a la misión!

Imágenes tomadas de: Freepik y Vectezzy