En la Comuna 5-Castilla de Medellín hay una vieja con alas de juventud, cuidadora de libros y tejedora de pasiones. Es la biblioteca popular del barrio Tejelo, nacida en la década del ochenta como alternativa a la violencia barrial y cerrada en pleno siglo veintiuno por el mismo motivo. Fue engendrada por el pulso comunitario de líderes barriales y convertida en centro de pensamiento juvenil. En 2009 las chicas “G” -Gloria y Gladys- la reactivaron.

“Cuando el presidente de la junta me entregó las llaves fui consciente de la misión delegada: tejer para Tejelo una nueva historia de su biblioteca” relató Gladys. Ella asumió esta labor como una apuesta ciudadana de resistencia, cultura y convivencia. El origami fue el ingrediente lúdico-artístico que embarcó la inspiración literaria y gestó un mundo de letras.

El polvo de libros arrinconados y papeles viejos fueron transformados en figuras “origámicas” de animales coloridos y en ideas que dieron forma al renacer popular de la biblioteca. Se trató también de un renacer comunitario, que sonsacó a las mujeres de sus actividades domésticas para ponerlas a leer y escribir, a empoderarlas de la palabra y a cuestionar sus entornos agresores.

La cuña popular ha sido el enfoque aportado por Gloria, que ha promovido la oralidad entre jóvenes y su encuentro literario como herramientas pacificadoras del conflicto social, creadoras de memorias juveniles territoriales. La biblioteca fue reactivada con el nombre El mundo de las letras, inspirada en hacerla un grupo cultural y una escuela formadora de cultura de paz. “Los invitados principales son los jóvenes, en quienes es urgente cultivar la esperanza, la autodeterminación y el conocimiento literario” enfatiza ella. En la actualidad 116 jóvenes visitan semanalmente la biblioteca, algunos la habitan permanentemente como alfabetizadores, ayudando a prestar y organizar los libros o apoyando los talleres de promoción de lectura.

Mariana Ramírez, una joven de 15 años habitante en el sector Florencia, se siente hija de este mundo de letras. Allá hice las prácticas del colegio, crecí con El Principito y construí mis mejores amistades. Es uno de los lugares más importantes para mí y para el barrio porque además de dibujar, leer o conversar uno puede soñar con una sociedad distinta. El mundo de las letras es el mundo de los jóvenes de esta zona de Medellín, aquí amamos la lectura pasamos los fines de semana y creamos las alas para volar.

Con talleres de imaginación y conversación jóvenes del sector separan cita en el Mundo de las Letras, nombre acuñado a un proyecto ganador de la convocatoria de estímulos 2018 del Plan Ciudadano LEO, enfocado a desarrollar en este espacio popular prácticas de lecto-escritura y oralidad desde las cotidianidades juveniles y el reconocimiento de los problemas sociales del territorio barrial. Picnics literarios, cuentería y cinematografía son los atractivos de la propuesta pensada por sus coordinadoras. ¡Leer, escribir y hablar con la juventud implica colocarse en sus zapatos, hablar sus lenguajes, reconocer sus imaginarios y dejarse atravesar por las sensibilidades y miedos que tienen! Ese es parte del secreto de la biblioteca.

Las actividades fueron realizadas en la Biblioteca Popular Tejelo durante la semana y en horarios distintos. El 29 de octubre está programada la Segunda Feria Cultural Tejelo en el Parque de las Iguanas, a las 4:00 p.m. donde serán presentados los resultados del proyecto y podrás conocer a los jóvenes que participaron.

¿Quieres saber más de El Mundo de las Letras?

Este fue un proyecto ganador de la convocatoria pública del Plan Ciudadano de Lectura, Escritura y Oralidad en el 2018, que está por finalizar. Para conocer un poco más del proyecto contactarlos al correo glopal79@hotmail.com

0