El Club Internacional de Lectura Medellín Barcelona es una estrategia de cooperación entre ciudades para el intercambio de experiencias en cuanto a la lectura, la escritura y la oralidad como transformadoras de la calidad de vida de los ciudadanos. Desde febrero de este año los participantes han leído a Virginia Woolf, Cristian Romero, Alonso Salazar, entre otros. Las sesiones de lectura, si bien están cargadas de una atmósfera literaria, no dejan de ser una experiencia de intercambio multicultural que termina por enriquecer no únicamente el hábito de leer, sino todas las esferas de la vida.

Conversamos con Santiago Gutiérrez, moderador del Club de Lectura y esto fue lo que nos dijo:

¿Por qué un Club de Lectura Internacional?

Me acuerdo de una frase de un director de cine que dice más o menos que todo lo que la humanidad pueda hacer o se le ocurra hacer siempre acabará haciéndolo, sean cosas buenas o cosas malas. El Club es una de esas ocurrencias, yo creo que buenas que, por allá en el 2011 o 2010 a Juan José Arranz de las Bibliotecas de Barcelona y Margarita Villada del Sistema de Bibliotecas Públicas de Medellín se les ocurrió para ampliar y fortalecer el intercambio de conocimiento entre ambas ciudades. Para que gente de Medellín y Barcelona conversaran sobre un mismo libro. Así se logró signar esa frontera entre ambas ciudades: con la lectura de libros y la conversación entre ciudadadanos. También se logró establecer diálogos que versaran sobre la vida, las historias que se leen y sobre lo que va apareciendo en un Club de Lectura.

¿Y por qué Barcelona?

Porque las instituciones de las dos ciudades vienen trabajando desde hace varios años, un intercambio de experiencias y saberes en promoción de lectura.

Evidentemente hay un enriquecimiento intelectual al participar en un club de lectura, pero ¿qué hay más allá de eso? ¿qué otro valor agregado?

Para los participantes del Club hay un enriquecimiento cultural, tanto para cada uno como individuo y como colectivos. Hay una expansión de las subjetividades en cuanto a que escuchamos opiniones e interpretaciones de otros, es decir, hay una conjugación de puntos de vista diferentes que cada uno puede tomar e integrarlos para su propia perspectiva. Hay un reconocimiento de parte y parte de matices de la vida social de Barcelona y de Medellín y de las historias que cada una de esas sociedades ha vivido, y cómo la literatura se ha configurado en cada ciudad.

¿Qué más viene para el Club de Lectura?

Ojalá que vengan más lecturas, más conversaciones, la exposición frente a otros de intercambio de opiniones, otras experiencias de conocimiento recíproco también de ese encuentro de las diferencias culturales y de pensamiento y, por supuesto, de lado y lado, el reto de sostener en el tiempo las virtudes de este proyecto compartido. A eso le apuntamos y eso queremos.

Si quieres conocer más sobre esta experiencia de lectura visita http://corpozuleta.org/climb

Descarga el Plan de Lectura del Club

0