Cómo nos vemos y cómo nos ven

El Parque Biblioteca ha sido un lugar obligado para muchos dentro del territorio, bien sea por cuestiones de trámites o visitas culturales, o por el simple hecho de que en la casa no hay internet; por ello y a través de los años han desfilado por este espacio muchos transeúntes y también muchos visitantes y usuarios que hacen que este un espacio se habite y no que solo se visite.

Por tal motivo el proceso de transformación de este entorno ha quedado plasmado en los muros que lo conforman, La Quintana es una pequeña mole de cemento incrustada en una ladera de la ciudad, por un costado tenemos a la quebrada que le da el nombre y por otro al barrio que nos brinda más que un conjunto de casas en donde habitan los vecinos de la misma biblioteca, aquellos que muchas veces no esperan que sean las 9 de la mañana para estar en la sala virtual pidiendo turno. Es muy bonito poder ver y observar cómo cada uno de sus visitantes y usuarios se apropian de este espacio creado para cohabitar y congregar a una comunidad en torno a él.

Poco a poco las paredes se visten de color, los grafitis se apropian de inmensos muros de esta mole de cemento; es hermoso como muchos reconocen a este como un punto de encuentro, un espacio para compartir, un lugar para congregarse, un sitio donde cabemos todos y todos lo vamos trasformando.

Fotografías tomadas por: Laura Restrepo, participante de Otras Formas de Leer.