Esta producción estadounidense del año 2009 ha sido una de las mejores, en cuanto al desarrollo tecnológico en la pantalla grande se refiere, ya que su director, James Cameron, no escatimó en recursos, diseño, imágenes, producción y efectos especiales altamente revolucionados por su desarrollo digital, llegando a un nivel de perfección que deja al público perplejo, aún más cuando se puede ver en 3D. Y no es para menos, ya que su este mismo esperó el tiempo suficiente para poder desarrollar la tecnología que le permitiera esta propuesta audiovisual, alrededor de 12 años, pues desde El Titanic (1997) no dirigía una película.

La historia del filme, aunque un poco predecible, alerta sobre los riesgos humanos de continuar con una sociedad egoísta y extractivista, donde el centro es el valor económico que puedan tener las cosas y aún la naturaleza, más no las tradiciones, la cultura y la armonía que se pueda tener con los entornos, como en el caso de los indígenas Na’vi en el largometraje. Esta cinta representa un posible símil de lo que pasa en la mayoría de sociedades actuales, las cuales desestiman el saber ancestral y las raíces, de las que hacen gala los indígenas, reproduciendo un imaginario colectivo erróneo, donde se les concibe muchas veces como ciudadanos de segunda categoría; cuando en realidad son pueblos originarios, que a través de sus prácticas y costumbres permiten un reconocimiento armónico y una preservación asidua de la única gran casa de todos hasta ahora: El Planeta Tierra.

Pese a que la duración de la película es de 161 minutos, su deslumbrante impacto visual durante toda esta la hace muy llevadera. Nos cuenta acerca de la posibilidad de que la energía eléctrica acabe en la tierra y cómo Jake Sully, un ex-marino que se encuentra en silla de ruedas, acepta el trabajo de reemplazar a su hermano en el proyecto Avatar, en el cual deberá ir a Pandora, donde se está extrayendo un mineral extraño que podría resolver la crisis energética que atraviesa el planeta. Solo que, mientras avanza en este cometido, tendrá que decidir entre apoyar a los Na’vi o servir a los intereses de quienes lo contrataron.

Este largometraje es presentado en el marco de Vamos a Cine, actividad que realiza el Parque Biblioteca Tomás Carrasquilla La Quintana, en conjunto con la Cinemateca Municipal de Medellín. Te esperamos este domingo 19 de julio a las 2:00 p. m.

 Únete a nuestro grupo de WhatsApp, en el siguiente link bit.ly/Vamosacinefamiliar

 

¡Te invitamos a disfrutar en familia de esta película!

0