Hola, bienvenidos a lectura transmedia, un espacio del Parque Biblioteca Tomás Carrasquilla La Quintana donde exploramos diversas formas narrativas y cómo una historia puede ser abordada desde distintos medios.  El día de hoy hablaremos sobre la animación y cómo esta ha servido para difundir historias y llevarlas a públicos que, por edad e interés, no se acercan a las historias en su formato original, algunos puristas pueden pensar que una animación no es un reemplazo para un buen libro, y tal vez tengan razón, pero puede servir para despertar la curiosidad de una audiencia que, luego de ver una versión animada, acuda al libro en el que está basada.

Hay ocasiones incluso en que una versión animada resulta ser tan famosa que muchas personas que conocen los personajes y la historia no saben sus orígenes, por ejemplo, el caso de Winnie Pooh, este personaje y sus amigos son conocidos mundialmente gracias a sus capítulos para televisión y cine, pero mucha gente no sabe que originalmente aparecieron en los escritos de Alan Alexander Milne y, como detalle adicional, este autor basó sus historias en los juguetes favoritos de su hijo, llamado Cristopher Robin al igual que el humano amigo de Pooh.

Estos son los muñecos de peluche originales con los que jugaba el hijo de AA Milne, si bien sabiendo quienes son pueden distinguirse a Igor, Kanga, Tigger, Pigglet y Pooh, no corresponden con la imagen que la mayoría de las personas tienen de estos personajes; se conservan como piezas de museo en el centro infantil de la Biblioteca Pública de Nueva York.

Esta no es la única vez que Disney recurre a clásicos de la literatura, Pinocho por ejemplo es un personaje infantil bastante conocido, pero muchos de sus fanáticos y sus padres no saben que esta película es basada en un libro de Carlo Collodi o que el clásico de la animación Cenicienta es basado en el clásico de la literatura escrito por Charles Perrault, e incluso hay casos modernos donde la historia se transforma, pero los personajes y la idea general son basadas en obras literarias, Frozen por ejemplo se inspira en La reina de las nieves, un cuento clásico de  Hans Christian Andersen.

Desde luego esta práctica no solo se ve con compañías estadounidenses, por ejemplo, Studio Ghibli, uno de los más importantes productores de cine animado en Japón usa con frecuencia la literatura como base para sus exitosas películas, El castillo caminante de Howl por ejemplo narra una hermosa historia que explora temas como la vejez, la guerra y la influencia política, esta profundidad temática viene desde la novela original, llamada El castillo ambulante, escrita por Diana Wynne Jones.

De forma similar Studio Ghibli ha adaptado las novelas taoístas de Ursula K. Le Guin bajo el nombre de Cuentos de Terramar, si bien en este caso se ha inspirado más en los personajes y el mundo narrativo creado por la autora estadounidense que en la historia directamente, y los resultados fueron tal vez menos impresionantes que los que habitualmente logra este estudio, pero no deja de ser una forma interesante de acercarse a esta autora.

La animación es una poderosa herramienta que puede acercarnos a universos narrativos que de otra forma tal vez no nos animaríamos a explorar, esto aplica tanto para niños como adultos, es una buena herramienta de animación a la lectura e, incluso cuando ya estamos familiarizados con el material original, nos permite verlo desde un punto de vista que no habíamos considerado.

Como ejemplo te dejamos el siguiente corto animado que no es realizado por un estudio con gran presupuesto como los ejemplos arriba citados, y aun así, es un trabajo de gran calidad, basado en la conocida historia de El viejo y el mar de Ernest Hemingway, si ya la conoces encontrarás allí una bellísima versión de este familiar relato, en caso de que nunca lo hayas leído, te recomendamos ver la animación y luego buscar el libro para comparar qué tan buena te parece esta versión:

Si te ha parecido interesante conocer las obras en las que están basadas algunas de las animaciones que mencionamos hoy, puedes acceder a ellas por medio de la plataforma digital Overdrive, allí encontrarás, por ejemplo La reina de las nievesCuentos de Terramar, El castillo ambulante, Pinocho, El viejo y el mar y muchas otras obras esperando a un lector curioso como tú.

Cuéntanos en nuestra página de Facebook cuáles son las mejores adaptaciones animadas que has visto, o también esos casos en que te hubiera gustado que se mantuvieran más fieles a los libros originales.

Referencias

Soups (2014) el verdadero winnie the pooh, recuperado de: https://www.sopitas.com/noticias/el-verdadero-winnie-the-pooh/

Em Nordling (2018) We Could Have Had It All: Studio Ghibli’s Tales of Earthsea, recuperado de: https://www.tor.com/2018/11/02/we-could-have-had-it-all-studio-ghiblis-tales-of-earthsea/

0