Felicia es una niña que sufre la pérdida de sus padres, a causa de este acontecimiento es internada en un orfanato en su Bretaña natal. Su gran pasión en la vida es la danza, lo descubre a su corta edad; sueña con ser bailarina de ballet, pero donde se encuentra internada oye muchas voces que quieren apagar su anhelo. Con la ayuda de su amigo Víctor, a quien conoce en este lugar, se escapará para viajar a París, donde suplantará la identidad de una bailarina para entrar al Grand Opera House e ir tras su sueño. ¿Lo logrará?

Esta película retrata cómo a pesar de las dificultades que se presentan en la vida, las personas pueden sobreponerse y trabajar por aquello que añoran, que más que un deseo, se presenta en Felicia como una vocación, como un llamado desde el interior que se ve obligada a seguir. Asimismo, es posible vislumbrar las penurias por las cuales pasa un menor cuando entra a un ambiente como el orfanato, independientemente del lugar en el mundo donde esté, y devela además una necesidad profunda del amor parental en esa circunstancia. Aun así, sale a flote la resiliencia, que mueve el ser desde su interior con una fuerza arrolladora; así como la importancia de los vínculos filiales que se establecen.

El largometraje tiene una fotografía y animación bellas, logra modelar la París de 1879, delineando sus calles y sus lugares, transportando al espectador a ese ambiente bohemio. Bailarina es una película francesa, del año 2016, dirigida por Éric Warin y Éric Summer. Fue nominada a mejor diseño de producción en los Premios Annie en el año 2017.

¡Anímate a ver este filme en familia!

0