Del Parque a la Vereda, un viaje para reconocer el Corregimiento de San Cristóbal

Esta revista, elaborada por gestores y técnicos del Parque Biblioteca Fernando Botero, recoge en forma de crónicas las experiencias y aprendizajes que encontraron durante sus recorridos por las veredas del corregimiento de San Cristóbal.

Me bajé en la primera nube

No hay nada más lindo, purificador y lubricante para la creación que tener la periferia en frente, quiero decir con esto “el panorama”, “la divisa” en toda tu nariz. Los cerros tutelares de la ciudad de Medellín son el balcón donde el poniente siembra sueños; donde viven personas mágicas, puras, llenas de armonía que se encargan de cosas esenciales para desarrollar nuestro día a día, nuestra cotidianidad y algo muy importante, nuestras labores en nuestros proyectos de vida, oficios, trabajos u hobby.

Flores, hortalizas y … antenas.

A media hora de la centralidad de San Cristóbal, se encuentra la Vereda El Carmelo, un balcón desde el que se divisa en toda su extensión, el Valle de Aburrá. Una zona rural idónea para los cultivos y la ganadería, pero también estratégica para la ubicación de altas antenas para la radiodifusión.

Donde gestan los atardeceres

¡En serio el Picacho es de San Cristóbal! Se preguntan casi todos cuando se menciona que la toma veredal será en éste lugar. Y sí, es de San Cristóbal y su comunidad se siente feliz de serlo y de habitar este paraíso, como lo describe Elías Cuervo uno de los líderes que participa del encuentro de éste jueves “Para muchos es la cima de una montaña, pero para la gente de Medellín es el lugar donde se gestan los atardeceres de la eterna primavera.
Es el lugar donde el sol se despide para descansar, adornando de belleza la ci

Una sonrisa en el alma

La emoción sale empacada en cinco canastas y varias cajas de libros. Carolina, Julieth, Eliana, Beatriz y Andrés toman la carretera al Yolombo entre risas y comentarios que denotan su emoción. El paisaje del ascenso a la vereda es cada vez más sublime, pocas construcciones y mucho, mucho verde acompañan el recorrido ya tradicional de los jueves de Toma veredal.