Los alimentos y sus formas de producción son importantes en tanto influyen en el cuidado del medio ambiente y en nuestra salud; de ahí que, en esta oportunidad, las participantes de Sembrando a futuro den a conocer el uso que se les puede dar a los “desechos orgánicos” que no consumimos para mejorar y nutrir nuestros cultivos. ¿Sabías que los abonos orgánicos son fáciles de preparar? O que, ¿este tipo de abonos tienen ventajas para las plantas, que los inorgánicos no? En esta publicación encontrarás algunos consejos útiles para su elaboración desde los hogares, a partir de desechos que se generan a diario y que son fáciles de conseguir.  

La principal característica de los abonos orgánicos es que son el resultado de la degradación de elementos naturales que se unen para obtener nutrientes que mejoran los suelos en varias de sus características. Se obtienen al unir tierra y restos de madera, con residuos orgánicos animales y vegetales en estado de degradación o descomposición –que los mineraliza-, aportando beneficios en la química y biología de la tierra para aumentar sus microorganismos.  

En el 2020 también dedicamos una publicación al compost y a los tipos de abonos orgánicos que existen como los purines, si te la perdiste y deseas acceder a esa información, puedes hacerlo aquí. Finalmente, te invitamos a valorar nuestros contenidos por medio de la encuesta de satisfacción y, a ponerte a prueba con el formulario de conocimientos. 

Fotografías: pixabay.com | freepng.es 

 

¿Te ha gustado nuestra publicación?

 

Cuéntanos en la siguiente encuesta de satisfacción, recuerda al diligenciarla que acabas de participar en la actividad Sembrando a futuro. Te agradecemos enormemente que contribuyas a que sigamos mejorando.

¡Muchas gracias!

Encuesta de satisfacción