Libros que viajan sin parar – Actualidad

Si bien seleccionar libros y llevarlos a distintos lugares es una estrategia común en las bibliotecas públicas, para Parque al Barrio se convierte en una acción vital, que le permite llegar a muchas personas con uno de sus tesoros más queridos: los libros.

Aunque el Parque Biblioteca España tiene su infraestructura fuera de servicio, su proyecto bibliotecario continúa en las calles de Santo Domingo, sus colecciones están al servicio de la comunidad, sus usuarios pueden prestar los libros, llevarlos a sus casas y permitir que continúen circulando.

Gracias a muchos aliados y amigos en el territorio, nuestros materiales pueden seguir viajando, libros para niños, jóvenes y para aquellos más grandes son recibidos por organizaciones sociales, colectivos, instituciones educativas y jardines infantiles, convirtiéndose en un puente entre historias y personas.

¿Pero esto cómo sucede? Llegó la hora. El equipo de bibliotecarios prepara el lector, eligen los libros (algunos seleccionados por lo llamativo de las pastas, otros por su contenido y , otros por la importancia de sus temas con relación al lugar donde llegarán), los empacan y los llevan al carro para iniciar el recorrido. Seguro cuando llegan a territorio estimulan la imaginación de los pequeños, dejan ver en los jóvenes a sus personajes más cómplices y se convierten en compañía para los adultos, en medio de sus tardes y noches de ocio.

Pero este es un de amor correspondido, Doña Emilse y sus Ositos Cariñositos esperan la tula con emoción. Y al momento de recoger el material pide prometerle que volverá pronto. Stefany comparte el espacio de sus pequeños traviesos con los 50 libros y sus miles de invitaciones a viajar. Los jóvenes del Antonio Derka quieren saber de primera mano que pasa en Crepúsculo o en la saga de Harry Potter pues Stephania, la Bibliotecaria del Colegio, les ha contado parte de estas historias con la intención de que conozcan relatos distintos a los que viven todos los días en sus barrios.

Y es así como la magia de leer y viajar continúa, aunque su casa esté cerrada, los libros recorren de un lugar a otro, los bibliotecarios y las instituciones se convierten en aliados para garantizar que las personas no paren de conocer, viajar y soñar.