Seda de Alessandro Baricco | Era como tener entre los dedos la nada

Cuando hablamos de la literatura italiana, normalmente pensamos en referentes a la altura Giovanni Boccaccio, Dante Alighieri, Petrarca, Maquiavelo, entre otros, que, si bien representan la maestría de la escritura en esta lengua, son también quienes dan a conocer la producción literaria del país a nivel universal. Sin embargo, existen otros como Umberto Eco, Íltalo Calvino, Alessandro Barico, más cercanos a nuestro momento histórico y cultural para adentrarnos a explorar dicha literatura. Es este último, Baricco, quien desde su escritura, nos muestran una historia de lo simple, de los detalles, de los gestos; hoy recomendaremos la lectura de Seda.

Seda, publicada en 1996, es una novela breve y como su nombre lo indica, sutil y delicada. Su estructura se compone de capítulos que no superan las tres páginas, lo que constituye una lectura fluida. La narración se ubica en la segunda mitad del siglo XIX en la población de Lavilledieu, Francia; Hervé Joncour, es el personaje principal, ex militar y casado con Hélene, compraba y vendía gusanos de seda en viajes anuales a Siria y Egipto como sustento de vida:

Si se lo hubieran preguntado, Hervé Joncour habría respondido que su vida continuaría así para siempre. Al inicio de los años sesenta, sin embargo, la epidemia de pebrina que había destruido los huevos de los cultivos europeos se difundió al otro lado del mar, alcanzando África y, según algunos, incluso la India. Hervé Joncour volvió de su habitual viaje, en 1861, con una carga de huevos que se reveló, dos meses después, casi totalmente infectada. Para Lavilledieu, como para tantas otras ciudades que fundaban su riqueza en la producción de seda, aquel año pareció representar el comienzo del fin. (Baricco, 2011)

Es en este momento que Hervé es enviado por Baldabiou, el hombre que lo instruyó e introdujo en el negocio de la sericicultura, hacia Japón, un país “al otro lado del mundo”, aislado por más de doscientos años y conformado por islas, a donde ningún mercader de la seda había llegado:

(…) Los relatos decían que en esa isla se producía la seda más bella del mundo. Llevaban más de mil años haciéndola, según ritos y secretos que habían alcanzado una exactitud mística. Lo que Baldabiou pensaba era que no se trataba de una leyenda, sino de la pura y simple verdad. Una vez había tenido entre los dedos un velo tejido con hilo de seda japonés. Era como tener entre los dedos la nada. (Baricco, 2011)

Desde este intercambio comercial y cultural entre oriente y occidente, la novela ahonda en descripciones de los viajes del personaje, es visual y detallada en sus recorridos, y si bien Baricco no profundiza en el perfil y desarrollo de sus personajes, otorga gran importancia a sus gestos, a sus miradas, a sus posturas, esto desde la sutileza del lenguaje, pero también desde el silencio y contemplación del paisaje, característicos de la cultura oriental.

En Japón, Hervé va a conocer una mujer de la que nunca se revela su nombre, pero que identificamos porque “sus ojos no tenían aspecto oriental, y su rostro era el rostro de una chiquilla”, ella convive con Hará Kei, el hombre con quien cada año Hervé tendrá que relacionarse para obtener los huevos de gusano de seda. Este personaje indefinido pondrá en cuestionamiento la vida de Hervé, al punto de tambalearse entre el amor de su esposa y el de las fantasías y miradas de ella, pero que, al culminar, parecerá una ilusión.

Finalmente, vamos a ver una variedad de tópicos abordados por Baricco, que nos harán reflexionar a través de los viajes, de la monotonía, de la crueldad, de la guerra, de las tradiciones e incluso desde el erotismo, las fantasías y la muerte, que en ocasiones te harán dudar de la realidad: “Una vez había tenido entre los dedos un velo tejido con hilo de seda japonés. Era como tener entre los dedos la nada.” (Baricco, 2011)

Libro recomendado:

Título: Soda
Autor: Alessandro Baricco

Editorial: Anagrama, 2011

Barcelona.

Elizabeth Jaramillo P.

Mediadora de lectura – PBDO

Club de lectura Caos de estrellas