Bibliomancia – Centro de Interés | El cuento colombiano

Al hablar sobre literatura colombiana, ya sea novela, cuento, poesía o cualquier otro tipo de creación narrativa, tenemos cantidades de exponentes, escritores y escritoras que desde sus particularidades y unicidad han llegado a innumerables países, han sido traducidos a muchos idiomas, y reconocidos a nivel internacional; voces que sin duda hay que leer y que además han dejado un legado cultural, artístico y patrimonial para nuestro país. Entonces nos preguntamos ¿qué se escribe hoy?, ¿a quién más puedo leer? Nos sabemos ya casi de memoria los nombres y títulos de las obras de autores de otros siglos, décadas, de antaño, mientras que desconocemos voces nuevas, de autores vivos, jóvenes con un discurso atravesado por cosmovisiones diferentes, críticas y con padecimientos propios de la época.

Razones por las que traemos para ustedes un libro, cuatro autores, y tres recomendados literarios.

“Puñalada trapera” C863.08 H659pu es el título de la antología de cuento que abordaremos. Publicada en 2017 por Rey Naranjo Editores (proyecto editorial nacional e independiente que lleva a flote desde 2010 en la capital) cuenta con 22 cuentos, 12 escritores, 10 escritoras y 315 páginas que retratan el ahora de la producción literaria y de cuento en Colombia. Las 22 historias que en esta encontraremos lograrán transportarnos a distintos países, experiencias de mundo, dolores, venganzas, meditaciones, puntos de encuentro y desencuentro entre la humanidad, el ser y las dinámicas sociales que nos impone la vida citadina y la globalización.

De aquellas historias resaltamos cuatro, cuentos que desde su fondo y forma llaman la atención, enganchan, invitan a disfrutar de nuevas formas narrativas y, además, nos divierten con su particular retrato del hoy. 

Imagen tomada de:  Catálogo Janium – SBPM

Puñalada trapera N°1 

Jabalíes – Antonio García Ángel

Nacido en Cali, Colombia, 1972. Escritor, guionista y editor, García Ángel ha publicado tres novelas: “Su casa es mi casa”, “Recursos humanos”, “Declive” y una antología de cuento “Animales domésticos”. Cuenta con diferentes reconocimientos a nivel nacional e internacional.

El cuento con el que el autor caleño participa en “Puñalada trapera” es Jabalíes, historia que nos permite entrar en la intimidad de una pareja y evidenciar los alcances que puede tener una noche de excesos. La construcción narrativa del cuento es circular, con esto nos referimos a que el inicio de la historia es el mismo final y si leyéramos de manera continua de principio a fin cada una de las palabras del texto entraríamos en una suerte de bucle infinito que nos llevaría a repetir una y otra vez los sucesos de aquella noche egoísta y de descontrol. Este recurso narrativo, visto ya en literaturas de distintos países latinoamericanos y en grandes voces como la de Borges, le permite a García Ángel mantener al lector atento, a la espera, leyendo de manera activa página tras página en búsqueda de entender qué o cómo el protagonista de esta historia, un hombre joven y despreocupado, llega a estar montado en un taxi, lleno de sangre y con un diente flojo. Otra cualidad estilística del texto es el uso del lenguaje, nuestros personajes siguen a cabalidad el principio de verosimilitud desde su discurso y nos hablan como justamente lo haría una persona que ha consumido grandes cantidades de licor y drogas; el uso de la palabra es desprolijo en el sentido que el autor le da voz propia a un hombre justamente desprolijo y desde esa construcción narrativa llena de expresiones orales y un poco de parlache, nos sumerge de inmediato en su historia y su vida. Por otra parte, destacamos también la referencia a cosas como el whatsapp, los emojis, chats y demás, lo cual nos permite sentir que al leer nos acercamos a una historia vigente, cercana, que retrata las dinámicas sociales actuales y pone en evidencia como la comunicación entre seres humanos ha migrado a la virtualidad y desde allí ha impuesto nuevos retos, problemáticas o beneficios para todos y todas.

Por último y para concluir con Antonio García Ángel les dejamos un recomendado literario que también podrán encontrar en nuestro catálogo, disfrutar y leer. 

“Declive” C863 G216de2 La novela corta del autor caleño nos permite sumergirnos en  Bogotá y todo aquello que aqueja a cualquier persona que habite una gran ciudad capital. El suceso que da inicio a este relato es el absurdo momento en que Jorge, protagonista, se levanta para ir a trabajar en su turno de noche en un call center y de repente se da cuenta de que sus pies han crecido cuatro tallas y no podrá calzarse. Entonces la novela nos permite evidenciar cómo este suceso que a simple vista resulta un poco kafkiano, reta el día a día del protagonista y lo pone en duelo con la cotidianidad. Ahora a Jorge le resulta mucho más molesto movilizarse en transporte público, se enfrenta al desorden de las EPS del país, ya que acude a una de estas al ser consciente de lo que le ha pasado, y en general se ensordece con la vida pragmática y caótica que le ofrece la ciudad. De esta manera la novela logra reflexionar, meditar y cuestionar las dinámicas sociales actuales, la monotonía, la cotidianidad, las obligaciones de un adulto oficinista que habita Bogotá, sin caer en un discurso académico, común y recurrente; por el contrario, logra hacerlo desde la novedad, el sarcasmo y el absurdo. 

Imagen tomada de:  Catálogo Janium – SBPM

Puñalada trapera N°2 

Calderas – Mónica Gil restrepo

Nacida en Medellín, 1975, escritora, columnista, abogada y magíster en hermenéutica literaria. 

Hace parte de diferentes antologías de cuento colombiano, entre ellas las más destacadas “Cuerpos” y “Puñalada trapera” libro que aquí nos convoca. 

Calderas es el cuento con el que participa en esta y del cual hablaremos, su título se debe a que la protagonista de la historia junto con otros personajes secundarios se encuentra haciendo ciclismo de montaña por una zona llamada justamente así, calderas, igual al río que por allí corre. Al iniciar la lectura somos sumergidos inmediatamente en el ritmo, la cadencia, la velocidad de los hechos y la palabra, Mónica Gil logra, mediante la correcta utilización de signos ortográficos como puntos y comas, introducir al lector en la agitación de la ruta, el peso del kilometraje, la concentración del momento y la fuerza que se necesita para seguir, entonces, aquella escritura rítmica y altamente descriptiva, se ve interrumpida al igual que el pedaleo de la protagonista por un palo que se encuentra en el camino y la hace caer, sufriendo un pequeño accidente. En este momento el discurso, tono y forma narrativa cambian; la mujer se levanta del suelo y a pesar de las heridas decide seguir hasta terminar la ruta, ese es su propósito. A raíz de tal acontecimiento entran en escena otros personajes, compañeros de ruta y habitantes de la zona que desde sus particularidades y características le permitirán al lector activo visibilizar asuntos sociales, económicos y brechas de género allí presentes. Nos topamos entonces con un médico, un hombre viejo y experimentado, y una mujer de la zona, madre de un bebé. Cada uno de estos personajes representa diferentes puntos de encuentro entre el ser como individuo y el ser en sociedad. Desde su acción y su palabra nos hablan del egoísmo, el orgullo, la comodidad, la falta de empatía, los deseos de poder, la incredulidad y aquella creencia que indica que la mujer es débil e incapaz, y que si logra algo valeroso no será por mérito propio sino por “algo más”.

Volviendo a la parte formal del cuento encontramos que: las descripciones de sensaciones, paisajes y secuencias son tan detalladas y precisas que es posible recrear toda la narración y además empatizar con las sensaciones y emociones de la protagonista, su dolor, ardor y lucha. Por otra parte, la utilización de signos ortográficos, como mencionamos con anterioridad, juega un papel fundamental, pues esto le permite a la escritora acercarnos a la velocidad y agitación de la escena, acortándonos la respiración en la lectura con frases pequeñas y separadas, o agotando nuestras reservas de aire con párrafos largos que sin duda alguna nos permitirán encontrarnos ahí, en medio de la ruta y el esfuerzo. 

En conclusión, es un cuento lleno de adrenalina, tensión, velocidad, y que además invita a hacer lectura activa de lo que sucede y nos recuerda lo que cada individuo significa y representa como parte de una sociedad. 

Puñalada  trapera N°14

Historia general de tu vida – Margarita García Robayo

Nacida en Cartagena de Indias, 1980. Radicada en Buenos Aires, Argentina. Abogada, periodista y escritora, Margarita García Robayo cuenta con tres novelas publicadas “Hasta que pase un huracán”, “Lo que no aprendí” y “Tiempo muerto”, al igual que con distintos libros de  cuento y crónica, entre ellos los más destacados “Primera persona”, “Lo que no aprendí” y “Cosas peores”.

En Historia  general de tu vida, relato con el que nos deleita en la antología de Rey Naranjo, García Robayo introduce al lector en lo más íntimo de una mujer, un individuo que se cuestiona latentemente su existencia y su vida. El cuento escrito en segunda persona resalta por su particularidad y diferencia justamente desde ahí, la segunda persona, recurso poco presente en la narrativa latinoamericana y nada fácil de usar. 

La protagonista de esta historia, una mujer adulta, casada y con un hijo pequeño, padece el día a día de la rutina, el agobio de la clase media alta, la superficialidad, banalidad, hipocresía y mentira de esta sociedad que se construye desde el simulacro y la liquidez. Y es justamente este el punto de inflexión de la historia, la reflexión y las meditaciones que nos brinda la autora de manera crítica sobre las dinámicas sociales y las relaciones interpersonales. Reflexiones que brinda de manera sutil e indirecta, pues lo que motiva el desarrollo narrativo del cuento no es el deseo de invitar al lector a pensar y pensarse, sino la exposición de los días de una mujer, que desde el pensamiento y el sentir, lo más íntimo que tiene, desprecia las caras y acciones impostadas de la vida y de la gente. 

El lenguaje que decide usar García Robayo es agresivo, salvaje y explícito. Sus descripciones son detalladas y cada uno de los lugares y personajes que construye se van pintando de manera sucesiva al leer. Las escenas que construye son aprehensibles, precisas y descarnadas, tanto que le permiten al lector sentirse allí y comprender desde la empatía aquello que siente y experimenta la protagonista.

Para concluir con Margarita García Robayo les recomendamos una de sus novelas cortas, la cual podrán encontrar también en nuestro catálogo “Tiempo muerto” C863 G216tie Aquí la Cartagenera narra la historia de un matrimonio que luego de muchos años y un par de hijos se enfrenta a la realidad y el infortunio de no amarse más, de desconocerse y extrañarse el uno del otro. La trama así no más suena sencilla y común, la diferencia y el valor que le imprime la escritora a los hechos no es pues desde lo que nos cuenta sino cómo lo hace. La escritura de García Robayo es áspera, directa, crítica; desde las experiencias de vida de sus personajes, lo que sienten y piensan, logra encaminar el desarrollo de los hechos fuera de lugares comunes. 

A lo largo de la novela se plantean distintos cuestionamientos frente a la maternidad, el matrimonio, la crianza, educación, el amor y el tiempo. La novela es entonces un cuadro familiar fragmentado, el retrato de islas que en un principio se concibieron desde la pluralidad, pero ahora no son más que tristes individuos que no saben cómo desligarse los unos de los otros. 

Imagen tomada de:  Catálogo Janium – SBPM

Puñalada trapera N°22

El obispo de Duitama – Matías Godoy

Nació en Bogotá, 1985. Publicó una novela “Las Glorias”, cuentos infantiles, traducciones y cuentos. Estudió Física, Historia y traducción literaria. Ha trabajado como librero, traductor, profesor, sonidista de televisión y recepcionista.

 

El obispo de Duitama se vale de una gran exigencia para el lector, este cuento requiere que quien se acerque a la obra haga una lectura juiciosa y activa con el objetivo de entender el desarrollo de los hechos y los motivadores de esta historia. Matias Godoy escribe partiendo de la hipertextualidad y lo metaliterario. A simple vista, la historia a la que nos acercamos nos cuenta las aventuras del obispo de Duitama, este necesita trasladarse hasta Subachoque por emergencia y decide hacerlo a pie, desplazarse de Boyacá hasta Cundinamarca caminando. Partiendo de este primer hecho podríamos decir que el cuento trae consigo cierta ironía y absurdo, y así es. Monseñor en medio de su aventura caminante se ve acosado por un diluvio, una lluvia torrencial que lo obliga a pedir ayuda de los conductores que pasan en camiones y carros, cuenta con suerte, alguien lo recoge y continúan en ruta, entonces es cuando el lector debe ser cauteloso y ágil; pues es en este punto de la historia donde Matías Godoy inserta una en otra y juega con su lector.

Podríamos describir la obra de Godoy como una pequeña esfera siendo contenida por otra más grande y estas por otra más grande y estas por otra más. Otra manera de entenderla sería pensar una cebolla, cada una de las historias narradas sería entonces una capa, y juntas una sobre otra, unidas por una misma raíz logran un todo, una cebolla entera. Ahora, en medio de cada una de estas historias concatenadas existe un tema que las atraviesa y, que podríamos decir, es lo que ha motivado al escritor bogotano a crear este cuento, la mentira.

La gran mentira, la literatura. Por esta razón mencionamos con anterioridad lo metaliterario, pues el obispo de Godoy, nuestro protagonista, hace juicios literarios, reflexiona sobre la obra y los textos, los cataloga como mentiras perfectas, mentiras que incluso iguala a la biblia.

Y además de las reflexiones o críticas sobre la mentira, el cuento también le permite al lector desacomodarse frente a temas religiosos, de género y de clase. Otra característica del cuento es la polifonía que se presenta a lo largo del desarrollo narrativo, pues nos cuentan en tercera, nos hablan en primera, luego nuevamente en tercera, y así sucesivamente; el autor elige de acuerdo con la intencionalidad comunicativa del momento que persona usar y desde allí nos permite ver al protagonista en diálogo y acción o estar en diálogo y acción con él.

Matías Godoy logra en catorce páginas construir un texto inteligente, perspicaz y crítico.

Continuando con Godoy, en nuestro catálogo podrán encontrar también “Las Glorias” C863 G589g, novela corta del autor. Las glorias es una novela compuesta por tres capítulos, el primero narrado en tercera persona, el segundo en primera, y el tercero una particular mezcla que parece narrada por la muerte y por protagonistas de otras historias. Aquí nos topamos de nuevo con los recursos estilísticos y narrativos identificados en El obispo de Duitama, la hipertextualidad, lo metaliterario y la polifonía. 

Esta novela relata la historia de un par de amigos habitantes de Bogotá, libreros, editores, encargados de imprenta, dos personas inmersas en el negocio legal y pirata de los libros. En medio del día a día de estos hombres del centro de la capital nos topamos con muchos otros personajes que gracias a su participación pasiva en el desarrollo narrativo le permiten al escritor desarrollar distintas tramas secundarias que sirven como herramienta para hablar sobre el amor, la venganza, la muerte, la envidia, el robo, la industria y la legalidad. Godoy crea una red temática rica, llena de críticas a la industria editorial, y cuestionamientos tajantes ante la idea y el oficio de ser escritor. En conclusión, Las Glorias es una novela llena de esa particularidad característica de Godoy, que necesita de lectura activa, interpretación, que permite el descubrimiento y además le ofrece al lector acercarse a nuevas formas narrativas, distintas maneras de construir el relato y disfrutar de él.

Imagen tomada de:  Catálogo Janium – SBPM

Con este autor terminamos el recorrido por las diferentes narrativas y autores colombianos, ellos y ellas son ejemplo de lo que se escribe hoy en nuestro país, nos hablan de temáticas varias, rescatando distintos recursos estilísticos y con un discurso crítico y latente sobre múltiples panoramas sociales y humanos. De igual forma les invitamos a leer a los demás autores que “Puñalada trapera” reúne, puesto que todos y todas desde sus particularidades alzan su voz aquí y ahora en nuestro panorama literario.

De la antología de cuento que atentamente seleccionó Rey Naranjo rescatamos también la participación casi equitativa de hombres y mujeres, escritores y escritoras, pues esto también retrata el ahora de la producción literaria colombiana, nos permite acercarnos a todas las voces, miradas, sentires y formas de ser y relacionarse con el otro y con uno mismo o una misma. “Puñalada trapera” es un ejemplo de la pluralidad y polifonía existente en nuestro país, una fotografía de las nuevas voces, narrativas y expresiones escritas.

María Fernanda Gaitán
Mediadora de Biblioteca
Parque Biblioteca Doce de Octubre