En el mes de noviembre, desde el Sistema de Bibliotecas Públicas de Medellín, se realiza el evento Adopta un Autor, donde tendremos como invitada a la escritora, guionista y dramaturga argentina Claudia Piñeiro, una artista que vio pospuesta su carrera en las humanidades y las letras debido a la dictadura que vivía su país en los años setenta. Dado que carreras como la sociología se consideraban sospechosas para el gobierno, debió graduarse como contadora en la Universidad de Buenos Aires; es solo hasta el año 1991 que decide participar de un concurso de literatura llevado a cabo por la editorial Tusquets y retomar su ejercicio de escritura.

La obra de la argentina ha sido traducida a varios idiomas y entre sus libros más reconocidos se encuentran Las viudas los juevesBetibú, Tuya y Las grietas de Jara, todas ellas con adaptaciones cinematográficas. Algunos de sus libros también se encuentran en el catálogo del SBPM.

La narrativa de Piñeiro se caracteriza por mantener el suspenso y prima en su obra el género policial, la muerte es una de sus obsesiones; vemos la configuración de personajes, especialmente mujeres observadoras, que escriben, que buscan respuestas, en Las maldiciones, el papel de investigar está a cargo de personajes por fuera de la ley.

Aparentemente el libro Las maldiciones, publicado en 2017, es una ficción con un claro panorama político, que no necesariamente expresa la realidad histórica de Argentina, se podría leer a la luz de cualquier país latinoamericano, es decir, nos habla de gobiernos y gobernantes que hacen hasta lo imposible para satisfacer sus propios intereses, sus propios egos, compartiendo los beneficios con empresas poderosas y que dominan gran parte de la economía de los países, nos habla de la “nueva política”, inescrupulosa, bárbara, inhumana.

Las maldiciones es un gran relato que a su vez contiene varios microrrelatos, cada uno de sus personajes narra su propia historia, su propia maldición, intercalando su voz con el narrador omnisciente.

Nos encontramos con personajes como Fernando Rovira, el político fundador del partido Pragma, que quiere dividir la provincia de Buenos Aires con el precedente supersticioso de que ningún gobernador de dicha provincia ha llegado a ser presidente, esto a partir de la Maldición de Alsina, por lo tanto, si se logra dicha división y deja por fuera a la ciudad de La Plata (que es donde se encuentra el foco de la maldición), tal vez logre alcanzar el máximo cargo político del país. Su madre, Irene, jugará un papel muy importante dentro de todas estas supersticiones, dado que posee el don de equilibrar las energías.

También se encuentra su secretario privado Román Sabaté, que llega a la política casi por error, por casualidad, sin embargo, se encontrará ante un destino que Rovira habrá sellado para él. Valentina Sureda, periodista, nos enmarcará en el contexto histórico del país, cumple el papel de investigadora al igual que el mejor amigo de Román, Sebastián Petit.

Finalmente, en esta novela, podemos encontrar niveles más profundos donde hay una pregunta por la moral, por los límites, por la manipulación, por el poder, no es gratuito que se haga alusión a la popular serie estadounidense House of Cards, que, sin tapujos, nos habla de una política despiadada. Piñeiro es una autora que, desde la ficción, denuncia las injusticias, denuncia el lado más oscuro de la humanidad. Por eso te invitamos a conocer sus relatos y hacer tus propias conjeturas de las jugadas políticas de los últimos tiempos.

Las maldiciones
Claudia Piñeiro
Editorial Alfaguara
2017

Elizabeth Jaramillo P.

Mediadora de lectura -PBDO

0