Leopoldo Lugones es considerado uno de los precursores del modernismo hispanoamericano a la par con el nicaragüense Rubén Darío. El argentino, más allá de su vasta obra literaria y de su oficio de escritor, también fue historiador, político, docente, traductor, filólogo, entre otros, estos últimos son quizás las profesiones que otorgan mayor fuerza y sustento al cuento que nos convoca el día de hoy, dado que el lenguaje será el que transversaliza la historia.

Yzur es publicado en el libro Las fuerzas extrañas (1906), libro al que se atribuye ser fundador del género de ciencia ficción en Latinoamérica; la historia comienza así: “Compré el mono en el remate de un circo que había quebrado” (Lugones, 2008), de esta forma se introduce a un científico, narrador anónimo, que compra a Yzur con la intención de enseñarle a hablar. Lo anterior desde una teoría que dice que la falta de lenguaje articulado en los monos se debe a la abstención, no a la incapacidad. “No hablan, decían, para que no los hagan trabajar”. (Lugones, 2008) y por lo cual, el narrador se propone devolverle el lenguaje a esta especie desde su propio postulado antropológico:

Los monos fueron hombres que por una u otra razón dejaron de hablar. El hecho produjo la atrofia de sus órganos de fonación y de los centros cerebrales del lenguaje; debilitó casi hasta suprimir la relación entre unos y otros, fijando el idioma de la especie en el grito inarticulado, y el humano primitivo descendió a ser animal. (Lugones, 2008)

El científico, convencido de que los chimpancés poseen una humanidad detenida, comienza entonces una serie de ejercicios para hacer que el mono hable, casi de manera obsesiva y persistente, implementa una serie de estrategias que van desde el conocimiento de la teoría de la evolución, de las características del aparato articulatorio y del cerebro de esta especie, hasta su capacidad de aprendizaje, su tendencia imitativa e incluso para él, “un sujeto pedagógico de los más favorables” (Lugones, 2008).

Desde una gimnasia de labios y lengua, una educación fonética y desde la postura del científico como un experto lingüista, ahondamos una historia donde el lenguaje no es solo evolución y conocimiento, es a su vez involución y poder. El narrador, tras años de esfuerzo para lograr el lenguaje articulado en Yzur, comienza a desatar su crueldad para lograr comprobar su postulado, su egoísmo lo convierte, paradójicamente, en uno de esos seres humanos por los que posiblemente los monos dejaron de hablar.

Desde una escritura precisa y alejada del lenguaje poético, Yzur es uno de esos cuentos que nos hacen pensar en los límites de la ciencia, del poder, del lenguaje y a su vez, en las profundidades más oscuras del ser humano. Te invitamos a dejarte cuestionar por ésta y distintas narraciones de Leopoldo Lugones, además de otros cuentistas argentinos.

Título: Cuentistas argentinos, selección y prólogos de Jorge Luis Borges, Leopoldo Lugones

Autor: Jorge Luis Borges

Quito, Editorial Libresa, 2008

Elizabeth Jaramillo P.

Mediadora de lectura PBDO

0