Relatos salvajes es una película argentina dirigida por Damián Zsifrón y producida en una colaboración entre Hugo Sigman y los hermanos Agustín y Pedro Almodóvar. Con esta introducción, para los seguidores del séptimo arte, ya se pueden hacer una idea de la calidad y el formato del film. A lo anterior se le suma una calidad actoral a la altura de intérpretes como Ricardo Darín, Darío Grandinetti, Érica Rivas, Leonardo Sbaraglia, Oscar Martínez, María Onetto, entre otros, que logran retratar el humor negro de cada uno de los relatos que sacan a la luz el lado más salvaje de sus personajes, expuestos a situaciones y preocupaciones propias del ciudadano latinoamericano. En síntesis, una producción galardonada con alrededor de veinte premios de festivales de cine nacionales e internacionales.

Desde el primer relato te introduces en la tensión de un viaje aéreo que no sabemos cómo va terminar, cada personaje se encuentra ante la coincidencia (o el destino) de conocer a un mismo individuo, Pasternak: su exnovia, su maestra, su compañero de trabajo, su crítico musical. En el segundo relato nos ubicamos en el escenario de un restaurante, con la historia de una mujer que tiene la opción de envenenar la comida de la persona responsable del suicidio de su padre y la pérdida de su hogar. Luego estaremos en una autopista siendo espectadores de una pelea desenfrenada entre dos conductores, que surge ante la provocación de uno a otro, un auténtico “crimen pasional” que nos pone ante una contradicción de risas mezcladas con desespero.

A continuación llega una cuarta narración, nuevamente con la posibilidad de hacer justicia por sus propias manos, donde un ingeniero que trabaja con explosivos, cansado de la corrupción del país, principalmente desde las multas de tránsito, se siente estafado y le roban su dinero con medidas arbitrarias. En seguida nos enfrentamos a uno de los relatos que más cuestionan la moralidad del ser humano, ¿Si tuvieras los recursos para pagarle a una persona para que cumpla una condena en nombre de uno de tus familiares, lo pagarías? Finalmente estamos ante el siguiente argumento: ¿Cómo reaccionarías si el día de tu boda te das cuenta que tu esposo te ha estado engañando y que además, invitó a su amante a la boda?

Cada uno de estos relatos termina de manera inesperada, logra, de manera acertada, mantener la tensión en el desarrollo de los hechos y además de ello, poner a dudar al espectador de sus propios límites y su moral. Aunque en ocasiones creemos que las reacciones de los personajes son extremas, éstas pueden configurarse como metáforas de los seres humanos, un teatro de nuestras contradicciones, de eso que somos, de eso que pensamos, que sentimos y que nos revelan las formas en que podríamos actuar ante situaciones límite.

Cabe señalar, además, que detrás de cada uno de estos relatos, se cuestionan los sistemas políticos, la corrupción de los gobiernos y de algunas entidades públicas cada vez más común en latinoamérica, pero del lado más íntimo, también de nuestras formas de relacionarnos con los otros, de querer tomar reaccionar ante la impunidad del estado y de la ley, nos habla del amor, del odio, del desenfreno, de la venganza.

¿En qué momentos y ante qué circunstancias crees que saldría tu lado más salvaje? Te invitamos, desde nuestro Club de lectura Caos de estrellas, a ver este film, a desacomodarte y desconcertarte para tratar de encontrar algunas respuestas a este gran dilema.

Relatos Salvajes (2014)

Director: Damián Szifrón


Elizabeth Jaramillo P.

Mediadora de lectura – PBDO

0