Cierro los ojos, pronuncio la palabra y vuelvo a estar en la Italia de hace tantos años, caminando por la acera arbolada y viéndole salir del taxi con una camisa azulada de estampado ondulado, con los cuellos bien abiertos, las gafas de sol, un gorro de paja y mucha piel a la vista. De repente me da la mano, me entrega su mochila, saca el equipaje del maletero del taxi y me pregunta si mi padre está en casa.

Puede que todo comenzase precisamente allí y en aquel instante: la camisa, las mangas remangadas, los pulpejos redondeados de su talón que se escapan de las alpargatas desgastadas, ansiosos por probar la cálida gravilla del camino que lleva a nuestra casa y preguntando con cada zancada por dónde se va a la playa.

André Aciman. Llámame por tu nombre.

El escritor egipcio-estadounidense André Aciman, quizá no resulte una figura muy reconocida en nuestro contexto, sin embargo, su obra ha traspasado fronteras a raíz de la excelente adaptación cinematográfica de una de sus novelas Llámame por tu nombre (Call me by your name), que relata la historia de dos hombres jóvenes que se conocen en una idílica Italia rural. Sus vidas darán un giro, a partir de este encuentro, pues se permitirán conocer los límites del amor y del deseo, a partir de la relación afectiva que tejerán.

Las descripciones de los espacios y paisajes, aún sin ver la película, remiten a lugares hermosos rebosantes de magia; el olor que la tierra despide en verano casi puede percibirse y a partir de este encuentro, acontecido en tan exquisitos paisajes, el autor nos adentrará en los recuerdos de la adolescencia, que hace poco se abandona, y el inicio de la edad adulta.

En algunas entrevistas el autor habló acerca de su interés por retratar el deseo, principalmente, afirmando, parafraseo, que cuando aparece el amor se pone límite al deseo, se lo coarta, de alguna manera. Sin embargo, a partir de lo desarrollado en esta historia, podemos casi constatar que hay muchas maneras de comprender el amor y que este, no necesariamente, se desliga del deseo, por el contrario, se entrecruzan y resultan complementarios.

Basado en esta novela, el director de cine Luca Guadagnino, realizó una magistral película con título homónimo en Llámame por tu nombre (Call me by your name) en 2017, que justamente dio renombre a la obra primigenia, a nivel mundial.

La invitación es a que nos permitamos viajar al interior de la Italia estival de los años 80, a partir de este relato construido con sumo cuidado y lleno de remembranzas.

Novela: Llámame por tu nombre

Autor: André Aciman

Editorial: Alfaguara

Año: 2007

Diana Carolina Paniagua Ramírez

Gestora de fomento de lectura y escritura

Parque Biblioteca Gabriel García Márquez, Doce de Octubre

0