Muchas de las palabras que usamos hoy en día tienen curiosos orígenes o han pasado por diversos procesos y variaciones para llegar a ser usadas como lo hacemos en la actualidad, el origen más común de estas es el latin, que a su vez dio origen a la lengua española, sin embargo, las raíces del español son tan variadas que podemos encontrar palabras con origen en el griego, arabe, el gótico entre otros. Hoy en Macondo en el Doce presentamos el origen de algunas palabras que frecuentemente usamos y cómo ha sido su evolución.

Libro: Según la RAE la palabra libro tiene su origen en el latin liber, libri, esta era usada para referirse a la corteza de las plantas de donde se extraía el papel. De dicha raíz también se desprenden palabras como librería, libreta o librero.

Leer: La palabra leer proviene también del latín legĕre que significa “escoger” o “leer”, posteriormente se omitiría la e al final, proceso muy común en los verbos infinitivos tales como amar, querer, conocer, hacer.

Hermoso: viene del latín formosus, en las novelas de Miguel de cervantes encontramos, por ejemplo, que esta palabra solía utilizarse con la letra f, con el paso del tiempo y debido a la influencia del estrato vasco donde no existía dicho fonema, empieza a omitirse la f en palabras como hacer, hervir, hablar.

Celebración: Del latín celebratio que significa “acción y efecto de participar en un acto solemne o fiesta”.

Muerte: Según la RAE, la palabra muerte proviene del latín mors, mortis, posee la misma raíz que el verbo mori de donde proviene también la palabra morir.

Biblioteca: Del griego biblion que significa libro

Filosofía: la palabra filosofía está compuesta por la raíz philos que significa amor y la raíz sophos que significa sabiduría.

Biología: Viene del griego bio que significa vida y logía que significa ciencia.

Almohada: Según la RAE el origen de la palabra almohada viene del árabe hispánico  almuẖádda y este a su vez proviene del arabe clásico miẖaddah.

Alhaja: Proviene del árabe al – hagah, al es un artículo y  hagah significa necesidad, esta palabra solía ser usada para referirse a cualquier tipo de pertenencia o bien como muebles, prendas o joyas. En la actualidad suele ser usado para referirse a joyas o bienes de mucho valor.

Ojalá: Viene del árabe law šá lláh que significa “si Dios quiere”.

Zanahoria: Esta palabra viene del árabe hispanico safunnárya, y este a su vez viene del grigo  staphylínē agría  que significa zanahoria silvestre.

Baldosa: Según el nuevo diccionario histórico del español, su origen es incierto, sin embargo, la teoría más común es que esta proviene de un compuesto hispano – arabe balāṭ al-lausa, que significa “ladrillo o pavimento de losa”.

Como se puede evidenciar, conocer de donde provienen las palabras y expresiones que solemos usar, no solo permite conocer el origen de estas sino también, la evolución y las variaciones que han sufrido a lo largo del tiempo, asimismo, permite entender la riqueza de una lengua como el español que bebe a la vez de diversas lenguas que mueren y así dar paso a una nueva lengua. Por otra parte, observar la evolución que han tenido dichas palabras a través del tiempo permite comprender sus alteraciones y como estas no solo afectan la omisión de un fonema por ejemplo, sino también, el significado de la palabra misma, como es el caso de la palabra ojalá, al ser usada su raíz como una expresión “si dios quiere”. Finalmente, los invitamos a que exploren el origen de las palabras que frecuentemente usamos.

Isabel Cristina López

Mediadora de Biblioteca

Parque Biblioteca Doce de Octubre

0