Al pensar en literatura oriental probablemente los primeros libros que recordemos sean Las mil y una noches, el Thao te ching, los relatos y fábulas de Siddharta Gautama, diferentes cuentos anónimos chinos y japoneses, textos de distintos cultos éticos y místicos, y además de esto, una notable diferencia entre lo que ha constituido el inicio del canon oriental y lo que conformó después el nacimiento de la literatura contemporánea en oriente.

Es por ello que hemos diseñado un Centro de Interés con libros que podrán encontrar en nuestro Parque Biblioteca 12 de Octubre y que además le permitirán a los lectores evidenciar cómo se ha desarrollado la literatura oriental en los periodos de entreguerra y posguerra, sobreviviendo a los imperios, las dictaduras, el radicalismo, y también cuál ha sido su recepción y reconocimiento por parte del resto del mundo, siempre sediento de nuevas expresiones y experiencias literarias. 

Nombraremos entonces a los autores que hemos elegido como ejemplo de esta nueva ola literaria y hablaremos de algunas de sus obras y reconocimientos a nivel internacional.

Yasunari Kawabata

Nació en Osaka, Japón, el 11 de junio de 1899. Murió en Zuchi, Japón, 16 de abril de 1972, a los 72 años. En 1968 recibió el premio Nobel de literatura, con el cual se reconoció su talento para retratar un Japón tradicional y su idiosincrasia, de la mano de la sensibilidad y delicadeza características del autor. Sus obras más conocidas son: País de nieve, Mil grullas, Lo bello y lo triste, Historias de la palma de la mano y La casa de las bellas durmientes, novela corta en la que ahondaremos un poco más y la cual encontrarán disponible en nuestras instalaciones (895.63 K22c1).

Imagen tomada de: Catálgo Janium – SBPM

En resumen, la célebre novela de Kawabata cuenta la historia de un lugar, una posada ubicada a las afueras de Tokio en la que confluyen hombres mayores, ancianos adinerados que buscan entregarse a sus placeres y más profundos anhelos. Lo que sucede allí es lo siguiente, los hombres visitantes tienen la oportunidad de dormir junto a hermosas jóvenes desnudas que han caído en un sueño profundo como efecto de fuertes somníferos que les han sido suministrados. Pero allí dentro, aquellos hombres tendrán tres reglas irrompibles: no podrán mantener relaciones sexuales con ellas, bajo ninguna circunstancia las despertarán y no pasarán más de un día con la misma joven. La novela explora entonces infinitas dualidades que han hecho, hacen y harán parte de la condición humana, como la vejez y la juventud, la vida y la muerte, el amor y la pérdida; temas de reflexión a lo largo del desarrollo narrativo, que se exploran en las ensoñaciones de los personajes como parte de sus meditaciones en medio de la contemplación de la belleza, el anhelo, el deseo, y el reconocimiento de la decrepitud propia.

Kenzaburo Oé

Nació en Uchiko, Japón, el 31 de enero de 1935. 85 años. Ganador del premio Nobel de literatura en 1994, con el cual se exaltó su utilización meditada y sobria del lenguaje, la creación de figuras literarias sólidas y altamente estéticas y el simbolismo presente en sus obras. Escritor de novela, cuento y artículos periodísticos, entre sus títulos más nombrados se encuentra: Arrancad las semillas, fusilad los niños, Una cuestión personal, Cartas a los años de nostalgia, Salto mortal y El grito silencioso, novela de la que hablaremos un poco más y la cual podrán encontrar disponible en el parque biblioteca (895.63 O28g). 

Imagen tomada de: Catálgo Janium – SBPM

La novela de Oé narra la historia de un par de hermanos que emprenden un viaje a la isla de sus antepasados, y, al llegar a esta, uno de ellos procura repetir los pasos de uno de sus antiguos familiares creando revueltas que se revelen ante las figuras de control, poder y riqueza en la isla, mientras que el otro hermano vive el destrozo de su matrimonio gracias al alcoholismo de su esposa y el nacimiento de un hijo discapacitado. A partir de este conflicto el autor emprende y propone reflexiones sobre la decadencia del hombre y las proyecciones de su vida, su relación con el prójimo, la violencia, la tempestad, el padecimiento del desengaño, el desamor, la vida y la muerte. También podría decirse que Oé plasma situaciones autobiográficas en el libro, ya que con su esposa dieron a luz un hijo con hidrocefalia severa, lo cual cambió de manera radical su vida, tema que explora y amplía mucho más en su novela Una cuestión personal. Volviendo a El grito silencioso, diremos por último que es una novela que representa no de manera evidente sino más bien, que sugiere una total cercanía entre el título de la misma y los hechos que se desarrollan, puesto que sus personajes emprenden desde el inicio un camino lento y directo a la pena y el dolor, un grito silencioso, ahogado, imponente.  

Mo Yan

Nació en Gaomi, China, el 17 de febrero de 1955. 65 años. Galardonado en 2012 con el premio Nobel de literatura, (segundo autor de este país en ganarlo luego de Gao Xingjian en el 2000). Con este premio se reconoció su capacidad de crear atmósferas que recrean a la China tradicional y sus cuentos populares, mezclada con el duro y fuerte realismo de la contemporaneidad. Sus títulos más reconocidos son Sorgo rojo, novela que cuenta con adaptación cinematográfica, Las baladas del ajo, El clan de los herbívoros, La vida y la muerte me están desgastando, Rana y La república del vino, novela disponible en nuestro catálogo (895.13 M687re) y sobre la cual hablaremos un poco más.

Imagen tomada de: Catálgo Janium – SBPM

La novela anteriormente mencionada relata la historia de un detective que es enviado a la tierra de los licores y el vino a investigar presuntos casos de canibalismo, y al llegar al lugar, descubre una serie de inconsistencias bastante extrañas y terroríficas en las dinámicas sociales del pueblo. Por otra parte, y yendo más allá de lo primero que salta a la vista en esta historia, nos topamos con tres niveles narrativos diferentes, un aparente narrador omnisciente que nos cuenta la historia del detective, un personaje que le escribe cartas a Mo Yan y con estas emprende una historia secundaria, y el mismísimo Mo Yan ficcionado. Otras grandes características de la novela son las descripciones precisas y detalladas, la recreación de escenarios naturales que le permiten apreciar al lector una China rural y tradicional, la utilización del color como herramienta simbólica y motor de las imágenes poéticas tan frecuentes en la novela y la constante utilización de figuras literarias como la metáfora, el símil y la comparación, figuras usadas para enfatizar la semejanza que existe entre animales y seres humanos. 

Yukio Mishima

Nació en Tokio, Japón, el 14 de enero de 1925. Murió en Tokio, Japón, el 25 de noviembre de 1970. 45 años. Fue candidato al premio Nobel de literatura en el año 1968, el cual le fue otorgado a Kawabata en su lugar. A pesar de ello fue uno de los autores más reconocidos y leídos en Japón durante el siglo XX, se admiraba su atenta y delicada utilización del lenguaje, su incursión en temáticas sexuales y políticas, y su capacidad de hermanar la tradición japonesa con la voracidad de la contemporaneidad y la posguerra. Escribió novelas, obras teatrales, ensayos, relatos autobiográficos e incluso guiones. Sus títulos más reconocidos son: Confesiones de una máscara, El pabellón de oro, Después del banquete, Nieve de primavera, Caballos desbocados y El templo del alba, libro disponible en nuestro catálogo (895.63 M678tem).

Imagen tomada de: Catálgo Janium – SBPM

La novela anteriormente mencionada hace parte de la tetralogía El mar de la fertilidad, la cual se compone de Nieve de primavera, Caballos desbocados, El templo del alba y La decadencia de un ángel. En esta serie de novelas Mishima nos narra la historia de un joven japonés que ha iniciado sus estudios en derecho; a lo largo de las novelas vemos cómo avanza la vida de este hasta convertirse en un viejo juez jubilado y adinerado, y, además de ello, evidenciamos cómo el joven protagonista en cada libro sigue y trata de relacionarse con las reencarnaciones de un viejo y cercano amigo fallecido. En El templo del alba, tercer libro de la tetralogía, el protagonista se encuentra en Tailandia y se desempeña como especialista en derecho internacional, allí se encuentra con una joven princesa de diecinueve años quien, a su juicio, es la reencarnación de su amigo. Entonces el protagonista emprende una serie de reflexiones alrededor de la reencarnación y aquello que el budismo dice de ella. Así es cómo Mishima opta por un discurso ensayístico acerca de sus consideraciones frente al budismo, la reencarnación y sus ideales políticos atravesados por la posguerra. 

Para concluir resaltamos que, estos autores tienen en común la necesidad de mantenerse fieles y cercanos a su tradición y su cultura, no se desprenden de ésta en ningún momento, ni por el régimen de censura en China, ni por la guerra en Japón, nada; pero a pesar de ello no se quedaron estancados, por decirlo de alguna manera, sino que emprendieron distintas exploraciones lingüísticas y estéticas para entrelazar lo contemporáneo y  aquellas nuevas realidades, con lo que fueron, vivieron y lo que los construye desde lo político, religioso, ético y tradicional. Por otra parte, estos autores también se hermanan en el reconocimiento que occidente le ha dado a sus producciones literarias y el valor y la diferencia que encuentran en esta; esto nos dice que China y Japón cruzaron fronteras lingüísticas e ideológicas, barreras estéticas, llevaron su tradición, su mirada, sus palabras, ideas, experiencias, contemplaciones y meditaciones a cada lugar del mundo. 

Por último, nuestra invitación es entonces a leerlos, explorarlos, descubrir y reconocer diferentes literaturas y consideraciones de la vida, la muerte, lo bello y lo divino. Oriente es la puerta a un nuevo mundo, uno distante para nosotros en lo cultural y geográfico, e indudablemente provechoso.

María Fernanda Gaitán

Mediadora de Biblioteca

Parque Biblioteca Doce de Octubre

0