El cuidado del medio ambiente por fin comienza a ser una prioridad mundial luego de décadas donde expertos predijeron que los recursos naturales eran limitados y que llegaría el momento en el que se tendría que medir el uso y consumo de los mismos. Sin embargo, aún prevalece el pensamiento de que las pequeñas acciones no contribuirán con los cambios que requiere el planeta. Es por esto que, desde el Parque Biblioteca Gabriel García Márquez, Doce de Octubre y su actividad Territorio Verde, programa en el que abordamos huertas caseras y temas medioambientales, queremos traer a colación la importancia de la adecuada disposición de los residuos sólidos, acción desde la que podemos mitigar una de las problemáticas culturales y ambientales de nuestros territorios.

Imagen tomada de https://www.freepik.com/

Sabías que… De acuerdo con el informe Perspectiva de la gestión de residuos en América Latina y el Caribe, publicado por ONU Medio Ambiente en 2018 “cada latinoamericano genera un kilo de basura al día y la región en su conjunto, unas 541.000 toneladas, lo que representa alrededor de un 10% de la basura mundial”.  Puede que un 10% no nos parezca mucho, pero si pensamos en la disposición final de esos residuos, en el crecimiento de la población mundial y el correr del tiempo, la cifra no parece tan pequeña, ¿verdad? Lo paradójico es que con un par de acciones y por supuesto una adecuada cultura de disposición dicha cantidad podría ser mucho menor.

Ahora bien, para abordar esta temática debemos saber qué son los residuos. Al respecto, la Real Academia Española (RAE) nos ofrece tres definiciones:

  1. Parte o porción que queda de un todo.
  2. Aquello que resulta de la descomposición o destrucción de algo.
  3. Material que queda como inservible después de haber realizado un trabajo u operación.

La definición es precisa, pero es de anotar que en la mayoría de las ocasiones “esa parte o porción que queda de un todo” puede volver a ser utilizada, cumplir una función distinta a la original y ser igualmente útil. Veamos algunos ejemplos:

En las fotos podemos observar cómo botellas y latas son reutilizados y convertidos en jardines verticales, floreros y contendedores de objetos; un ejemplo de acción relacionada con el concepto de las cuatro “R”: reducir, reutilizar, reciclar y recuperar.  A continuación, te explicamos cada uno de ellos:

Reducir: consumir menos y usar adecuadamente recursos como el agua y la energía.  Sobre este punto, una de las acciones que más contribuyen es evitar el uso de plástico. Por ejemplo, si vas al supermercado o incluso a la tienda, lleva tu bolsa de tela, es mucho más duradera y ayudará a que no utilices las bolsas plásticas. También, vale la pena recordar que hasta hace no mucho las cosas las envolvían en hojas de plátano, un material natural y biodegradable.

Reutilizar: dar un segundo uso a residuos. Si tenemos botellas de gaseosa o en general envases plásticos, nos podrían servir para crear nuestro propio huerto vertical; tener plantas aromáticas, cilantro, cebolla, entre otras que serán muy útiles y sabrosas en la cocina diaria.

Reciclar: separar selectivamente nuestros residuos, es decir, identificar y disponer de distintas maneras aquellos que son orgánicos, ordinarios y reutilizables.

Es de aclarar que un residuo orgánico es aquel que tiene origen animal o vegetal; por ejemplo, las cascaras de las frutas u hortalizas que usamos al cocinar. Estos residuos son muy útiles para realizar abono, así que si conoces a alguien que tenga una eco huerta puedes acordar previamente, recolectarlos y entregárselos. Por su parte, los residuos ordinarios son aquellos que generamos en el desempeño de nuestras actividades diarias y que no pueden ser reciclados.

Frente al reciclaje, te recomendamos identificar aquellos residuos elaborados con papel, cartón, vidrio, entre otros materiales (para conocer más sobre los materiales que son y no son reciclables, te invitamos a dar clic aquí; que se encuentren en buen estado y no hayan sido mezclados con otras sustancias (aceites, por ejemplo). Una vez los identifiques, los puedes separar y entregar al recolector de tu zona.

Recuperar: rescatar la utilidad de los residuos, tal y como lo vimos en las imágenes anteriores.

Con relación a este tema, queremos contarte qué pasa en la Comuna Seis, pues sabemos que la indebida disposición de los residuos sólidos es una de las problemáticas ambientales que aqueja a nuestro territorio. Así que te invitamos a seguirnos con atención; en una segunda entrega te contaremos más.

Si te gustaría conocer más sobre nuestra actividad Territorio verde, programa en el que abordamos huertas y medio ambiente, escríbenos un mensaje a nuestro WhatsApp: 300 529 59 06

0