Juan Carlos Onetti, escritor uruguayo (1909 – 1994), es considerado uno de los pocos existencialistas en lengua española, lo cual se evidencia en la creación de personajes con un gran sentimiento de crisis, inmersos en ciudades individualizadas, masificadas e industrializadas, que no aspiran al ascenso social, sino que, por el contrario, se autoexilian y sufren la soledad de la que son conscientes. Incluso, Mario Vargas Llosa equipara la novela breve El pozo, con las primeras novelas existencialistas de Camus y Sartre.

En la mencionada novela, el uruguayo nos introduce, inicialmente, en un cuarto donde hace un calor infernal, equipado con catres, sillas sin asientos y diarios tostados por el sol; por sus ventanas, Eladio Linacero divisa una ciudad y todo lo que ve a través de ellas le repugna. En una especie de representación teatral el personaje fuma, se levanta y camina por la habitación con las manos atrás, la mitad del cuerpo desnudo, huele sus mal olientes axilas con una expresión de asco en el rostro. Se nos representa una escena de un hombre aferrado a su crisis desde su propia lógica.

Es en esta atmósfera un tanto desoladora, donde Eladio Linacero, – misógino, xenófobo, quien odia la raza humana en su totalidad y transgrede todas las normas sociales- ad-portas de cumplir sus cuarenta años, decide, una noche, escribir sus memorias:

(…) Nunca me hubiera podido imaginar así los cuarenta años, solo y entre la mugre, encerrado en la pieza. Pero esto no me dejó melancólico. Nada más que una sensación de curiosidad por la vida y un poco de admiración por su habilidad de desconcertar siempre. Ni siquiera tengo tabaco.

(…) Esto que escribo son mis memorias. Porque un hombre debe escribir la historia de su vida al llegar a los cuarenta años, sobre todo si le sucedieron cosas interesantes. Lo leí no sé dónde. (pág. 8, 1977)

De esta manera nos introducimos en las memorias, no las mas importantes de una vida como el personaje afirma reiteradamente. Desde el ejercicio mismo de la escritura, Eladio nuevamente nos muestra esta postura de retar a las normas sociales, dado que no va a escribir sobre hechos reales e importantes, de manera sucesiva y cronológica como se esperaría, sino que nos va narrar sus sueños, sus fantasías y las conversaciones con las únicas personas que él considera que lo pueden comprender: poetas y prostitutas.

En esta narración nos adentraremos en una noche sin esperanza, que nos habla de la pérdida de la fe y de todo tipo de creencias, la pérdida de la juventud y del amor, de una sensación de fracaso: “Pero ahora siento que mi vida no es más que el paso de fracciones de tiempo, una y otra, como el ruido de un reloj, el agua que corre, moneda que se cuenta. Estoy tirado y el tiempo pasa.” (pág. 40, 1977)

Libro recomendado:

Título: El pozo

Autor:Juan Carlos Onetti

Editorial: Editorial Calicanto

Coedición CALICANTO / ARCA
Buenos Aires – Argentina
1977

Elizabeth Jaramillo

Mediadora de lectura – PBDO

Club de lectura Caos de estrellas

0