trasplantar

De tras- y plantar1.

1. tr. Trasladar plantas del sitio en que están arraigadas y plantarlas en otro.

Las semillas son sembradas inicialmente en una maceta o espacio pequeño, mientras están allí van brotando y creciendo hasta echar raíces para luego convertirse en plantas, es entonces cuando esa maceta comienza a quedar pequeña para sus raíces, tallos, hojas, flores o frutos y es por esto que llega un momento en el que nos vemos forzados a trasplantarlas, moverlas a un lugar más cómodo y espacioso para que puedan crecer mejor y más libremente.

De la misma manera que es inevitable que los seres humanos nos movamos, es necesario trasladar las plantas de esa pequeña maceta a una tierra más fértil, más nutrida y extensa, con el equilibrio perfecto entre luz y sombra, con aires nuevos y renovados.

Territorio verde inicia  así, con la obligación de trasplantarse, restaurarse y reinventarse en un espacio nuevo de energías renovadas. Así que nos vimos en la urgencia de podar nuestros tallos y hojas secas, con el fin de inyectar vitalidad a las partes que aún podían ser salvadas, porque una planta que se está secando no puede concentrar sus escasas fuerzas en hidratar partes de sí que ya están marchitas sino en nutrir las que están sanas. Trasladarnos ha permitido nuevos espacios de encuentro con personas que conocen la importancia de la tierra, que son conscientes de que los cambios buenos o malos que le sucedan dependen de las acciones que realicemos, que aunque se pueda pensar que esas prácticas son mínimas tienen la esperanza de contagiar nuevos hábitos en otros para aunar esfuerzos y que de forma paulatina se vayan sumando nuevas costumbres como separar los residuos, consumo responsable, soberanía alimentaria y huertos caseros.

Si quieres hacer parte de este proceso del Parque Biblioteca dedicado al cuidado del medio ambiente y el aprendizaje en torno a huertas, puedes unirte a nuestro grupo de WhatsApp entrando al siguiente enlace:

https://chat.whatsapp.com/GvlIjmA9z1E1ADcjv9pHdu

Libro recomendado:

Madre Tierra, madre vida

Los indígenas de América llaman Pacha Mama a la Madre Tierra que en unión amorosa con el Sol, en ciclos de inviernos y veranos, nos da el alimento, el agua y las condiciones necesarias para mantener la vida.

El planeta es un organismo vivo: los bosques son su piel, los suelos su carne, las montañas sus huesos, los ríos su sangre, los pájaros su alegría y nosotros, la gente, somos a la vez su corazón, sus ojos y sus pensamientos. Al igual que nuestro cuerpo, la Tierra trata de conservar un equilibrio constante que equivale a una buena salud.

En el concepto GAIA, la ciencia ha demostrado que en nuestro mundo todo está interrelacionado en una compleja red de vida, en la cual nosotros, la gente, somos fundamentales. Tenemos la capacidad de crear, de desarrollar tecnologías limpias y de trabajar con amor para garantizar la vida de las generaciones presentes y futuras.

Está en nuestras manos el destino del planeta. Lo que le suceda a él, bueno o malo, también nos sucederá a nosotros. De ahí la importancia de valorarlo, cuidarlo y recibir de él lo mejor sin deteriorarlo”.

Puedes encontrar el texto completo ingresando a: https://rbmam.janium.net/Documentos/203717.pdf

Elaborado por:

Yina García
Mediadora Social y Cultural,
Parque Biblioteca Gabriel García Márquez, Doce de Octubre.

0