Un relato es un viaje que nos remite al territorio de otro o de otros, una manera entonces de expandir los límites de nuestra experiencia, accediendo a un fragmento de mundo que no es el nuestro. Refleja una necesidad muy humana: la de no contentarnos con vivir una sola vida y por eso el deseo de suspender cada tanto el monocorde transcurso de la propia existencia para acceder a otras vidas y mundos posibles, lo que produce por una parte cierto descanso ante la fatiga de vivir y por la otra el acceso a sutiles aspectos de lo humano que tal vez hasta entonces nos habían sido ajenos.

Maria Teresa Andruetto, Hacia una literatura sin adjetivos, 2009

En la literatura oriental encontramos características narrativas que logran diferenciarse de la literatura de occidente, ambas hijas de su propia cultura. En la primera es rastreable el respeto por las costumbres y tradiciones familiares, hay otras donde emergen representaciones filosóficas y espirituales como la devoción por las directrices confucianistas, los principios taoístas y budistas, la convivencia entre elementos opuestos, como el yin-yang que se complementan, etc. Mientras en occidente, hijos del cristianismo, principalmente, necesitamos entender la diferencia entre el bien el mal, lo correcto y lo incorrecto, entre la verdad y la ficción, trabajar para subsistir sin comprender el alto costo ambiental y social que en ocasiones se pueda causar, entre otros.

Oriente, con una visión amplificadora del mundo, difiere de occidente proveniente de una cultura binaria que disecciona. Basta con abordar autores y/o filósofos como Byung-Chul Han, Lin Yutang o Jiddu Krishnamurti para reconocer una mirada del mundo, donde la búsqueda del hombre es estar en armonía consigo mismo, con el otro y con la naturaleza.

En este cuento, publicado en el libro Primera nieve en el monte Fuji en el año 1958, nos narra la historia de un escritor adulto que recibe la visita de una mujer que, aparentemente, formó parte de su pasado. Con la sutileza de lo sensitivo, los detalles de los lugares y de los recuerdos, Kawabata nos sitúa en esa línea tan delgada entre lo real y lo ficticio, dado que, a pesar de todos los detalles que la mujer le cuenta en su historia, este escritor no logra recordar cómo, ni en qué lugar la conoció; nos ubicamos en un vaivén constante entre el olvido de él y el recuerdo de ella, que conduce a una reflexión, tal vez filosófica, sobre qué es lo real y qué es lo irreal desde una maestría narrativa y descriptiva.

Por todo lo anterior, te invitamos a escuchar el cuento en formato de audio en la plataforma de Youtube y a tratar de detectar algunas de las mencionadas características de la literatura oriental en él:

https://www.youtube.com/watch?v=iNeQA4QLrZs

Y si te quieres conocer más de este autor, gran referente de la literatura japonesa, puedes acercarte luego a obras como: Mil Grullas (1951), La casa de las bellas durmientes (1961) o Lo bello y lo triste (1965).

Libro recomendado:

Autor: Yasunari Kawabata

Editorial: Norma

Sinopsis:

Estos relatos son a la vez una ventana al muy específico mundo doméstico de la posguerra japonesa y una reflexión, destilada al máximo, sobre los sentimientos y las contradicciones humanas, sobre el ser y la memoria, sobre las incógnitas de la belleza y del silencio. Dos de ellos, Yumira y El cristantemo en la roca, fueron incluidos posteriormente en una antología de sus cuentos favoritos que se publicó poco después de que recibiera el Premio Nobel de Literatura en 1968. Esta antología es una fina muestra de la grandeza de Kawabata.

Información tomada de: 

http://www.lecturalia.com/libro/12885/primera-nieve-en-el-monte-fuji

Elizabeth Jaramillo P.

Mediadora de lectura – PBDO

0