De manera breve cada semana, se entregará información de utilidad para que puedas generar competencias informacionales, es decir, estar en la capacidad de identificar la información que requieres, saber dónde la puedes encontrar, cómo buscarla, evaluarla y comunicarla de forma adecuada.

Da click sobre cada uno de los cuadros azules para revelar la sesión correspondiente. 

Sesión 1: Identificación de necesidades de información

(Da click sobre la imagen para ver la publicación de Facebook)

Sesión 2: Fuentes de información y estrategias de búsqueda

Fuentes de información y estrategias de búsqueda

Después de identificar con claridad cuál es mi necesidad de información, debemos pensar:

¿Dónde buscar la información que requerimos?

Para responder este interrogante debemos hablar acerca de las fuentes de información.

De una manera sencilla podemos indicar que se refieren a los documentos, materiales o personas expertas en las que nos podemos apoyar y soportar para dar solución a nuestras necesidades de información.

Generalmente encontramos las fuentes de información en entidades como bibliotecas, centros de documentación, museos, archivos e instituciones.

¿Qué es una fuente de información?

Se denominan fuentes de información a los objetos concretos que condensan información. También pueden definirse como los diversos tipos de entidades (documentos, materiales, personas) que contienen datos útiles para satisfacer una demanda de información o conocimiento.

Conocer, distinguir y seleccionar las fuentes de información adecuadas para satisfacer las necesidades hace parte del conjunto de competencias y habilidades indispensables, no sólo para el ámbito académico y laboral, sino también para desempeñarse en la vida cotidiana.

Según el nivel de información que proporcionan las fuentes de información estas pueden ser primarias, secundarias y terciarias.

Fuentes de información primarias

Son aquellas que contienen, transfieren o suministran información original, que ha sido publicada por primera vez y que no ha sido filtrada, interpretada o evaluada por nadie más salvo los procesos editoriales que aseguran su validez. Contienen información nueva y original, resultado de un trabajo intelectual.

Son fuentes primarias: libros, revistas científicas y de entretenimiento, periódicos, diarios, documentos oficiales de instituciones públicas, informes técnicos y de investigación de instituciones públicas o privadas, patentes, normas técnicas. También cuando interactuamos con un experto en una temática, ese testimonio se considera también como una fuerte de información primaria.

Fuentes de información secundarias

Son aquellas que están diseñadas para facilitar y maximizar el acceso a las fuentes primarias. Contienen información organizada, elaborada, producto de análisis, extracción o reorganización que refiere a documentos primarios originales.

Son fuentes secundarias: enciclopedias, antologías, directorios, libros o artículos que interpretan otros trabajos o investigaciones.

Fuentes de información terciarias

Son compendios o listados de fuentes de información primaria y secundaria que facilitan el control y el acceso a estas. Ofrecen datos referentes a su temática, autor, título, fecha de publicación, ubicación o sitio de recuperación, entre otros. Son fuentes terciarias:  las bibliografías, catálogos

También se pueden clasificar las fuentes de información por su soporte, formato o nivel de especialidad.

Formular la estrategia de búsqueda

Para formular la estrategia de búsqueda se debe acudir a unos procedimientos lógicos que permitan obtener los resultados deseados.

  • Definir en una o varias frases cortas con términos precisos el perfil de la búsqueda
  • Buscar todos los conceptos significativos contenidos en estas frases, teniendo en cuenta las diversas formas de expresión de un mismo concepto como recurso alternativo para efectuar la búsqueda: sinónimos, variantes gramaticales, etc. Esta etapa es muy importante y la calidad de los resultados finales depende de la misma.
  • Elegir el instrumento de búsqueda, en función de los que existen y a los que se puede tener acceso. Habrá que elegir las bases de datos o recursos de información adecuados.
  • Una vez elegido un buscador de información habrá que revisar los terminados indicados para una búsqueda (generalmente puestos en lenguaje natural, pero cuando se hace uso de bases de datos con un lenguaje documental con ayuda de herramientas como tesauros y listas de encabezamiento de materias).
  • Identificados los términos se interroga directamente al sistema por cada una de las palabras significativas de la pregunta.

Ecuación de búsqueda:

Una vez obtenidos los conjuntos documentales correspondientes a los distintos términos, se efectúa la ecuación de búsqueda que consiste en relacionar los distintos términos mediante los llamados operadores lógicos u operadores booleanos, que son:

Operador O (OR): Si caracterizamos un conjunto de documentos por el nº 1 y otro conjunto por el nº 2 el operador O permite obtener un nuevo conjunto formado por los documentos que contienen indistintamente el término 1 o el 2.

Ejemplo:

  1. MÚSICA
  2. DANZA
  3. 1 O 2 (de Música o de Danza). Nos traería información sea de un tema o del otro

Operador Y (AND): El operador de intersección Y, permite obtener un conjunto formado por los documentos que contienen simultáneamente los términos 1 y 2.

Ejemplo:

  1. MÚSICA
  2. DANZA
  3. 1 y 2 (de Música y de Danza). Traerá sólo los resultados que contengan ambos términos.

Operador NO: El operador de exclusión NO, permite formar un conjunto con los documentos que contienen el término 1 pero no el 2.

Ejemplo:

  1. MÚSICA
  2. DANZA
  3. 1 NO 2 (sólo de Música).

Compartimos los siguientes recursos donde se puede ver con ejemplos búsquedas de información en internet, en este caso en Google, que es la herramienta de mayor uso cuando vamos a buscar información:

Para conocer otros operadores te invitamos a consultar los siguientes recursos:

Compartimos los siguientes recursos donde se puede ver con ejemplos búsquedas de información en internet, en este caso en Google, que es la herramienta de mayor uso cuando vamos a buscar información:

Para conocer otros operadores te invitamos a consultar los siguientes recursos:

Operadores boolenaos y de búsqueda avanzada en google:

https://es.digitaltrends.com/computadoras/booleanos-de-google/

Sesión 3: Valoración Crítica de la Información

En nuestro anterior contenido, aprendimos a identificar los diferentes tipos de fuentes de información y a construir una búsqueda de información a través de la selección adecuada de términos y la comprensión de los operadores lógicos. Ahora es importante hacer una valoración crítica a la información encontrada en un buscador web en el internet.

Esta competencia informacional consiste en la evaluación de la información y sus fuentes.  Revisar la autoridad, la relevancia, la objetividad, la actualidad, entre otros factores, es fundamental para lograr una valoración crítica que nos permita identificar si la fuente de información encontrada es útil y adecuada para satisfacer nuestra necesidad.

Es de suma importancia para nuestro desempeño laboral, académico y social saber establecer, si una publicación en la Web es de calidad y tiene validez científica o académica. Los siguientes criterios de evaluación constituyen una guía elemental, para ayudar a identificar que tan confiable y conveniente es una fuente de información: autoridad, relevancia, alcance, contenido, actualidad, objetividad exactitud.

Autoridad

Debe figurar el nombre del autor o el nombre de la organización, institución o cualquiera que sea responsable de la página, publicación o contenido. Es muy importante saber quién escribió la información publicada, saber cuál es su formación, para determinar su competencia en el tema. El tema de la autoridad es relevante, en cuanto constituye un validador, de la confianza que puede generar el texto que encontramos, sea una página web, un blog o un artículo de una revista.

Si la información no incluye el nombre del autor, entonces se debe evaluar la institución o editorial que respalda la publicación y determinar si ésta cuenta con la competencia necesaria para abordar el tema.
Es importante pensar que el internet como plataforma para la divulgación de múltiples contenidos, le permite a cualquier persona publicar contenido e información, así, que no necesariamente el que en una página aparezca su autoría es garantía de calidad, puesto que como lo nombramos primero se debe saber en detalle la competencia del autor.

Por otra parte, en el caso de sitios web, también es posible determinar la autoridad y como ayuda se puede tomar en consideración los dominios o direcciones electrónicas (URL). Las más recomendables son:

.edu (instituciones educativas)
.gov (agencias del gobierno)
.org (organizaciones no gubernamentales ni comerciales)
.mil (agencias militares).

Las que quizá requieren de una mirada más crítica, puesto que no siempre provienen de fuentes oficiales son las que terminan en .com (comercial) y .net (network.).

Algunas preguntas que se pueden hacer con respecto al criterio de autoridad son:

• ¿Qué hace al autor o a la entidad experto en ese tema?
• ¿El autor o entidad ha publicado otros contenidos en torno a la temática de mi interés?
• ¿El contenido está publicado en una fuente de información, con procesos editoriales (libro o artículo científico)?

Relevancia

Es un criterio basado en el juicio. Usualmente para establecer la relevancia se determina qué información se necesita y cómo se utilizará la información (ensayo, monografía, presentación, proyecto, tesis, etc.). Si realmente te aporta para el sentido de fondo que tiene tu necesidad de información. Información útil o de importancia académica puede existir en muchas fuentes de información y lograrse recuperar dentro de tu búsqueda, pero no necesariamente es relevante para tu objetivo o para dar respuesta a la pregunta que te planteaste.

Para evaluar esa relevancia con respecto a lo que se requiere, se debe pensar en:

• ¿La lectura del texto o página encontrada responde a tus pregunta o necedad de información?
• ¿El resultado de la búsqueda te permite ver en los títulos, autores, o fuentes, contenido para respaldar las frases o términos utilizadas en la estrategia de búsqueda?
• ¿La temporalidad y espacialidad del documento o información encontrada es congruente con lo que necesitas?
• ¿El autor se soporta en una bibliografía o literatura recomendada, que le dé un abordaje objetivo al contenido?

Alcance

En este elemento se debe tener en cuenta si la información que proporciona la fuente es demasiado general, técnica o avanzada, y en ese sentido establecer si lo encontrado es adecuado para nuestra necesidad. El alcance temático de la información recuperada, deberá estar puesta en un lenguaje óptimo de acuerdo a tu necesidad. No es lo mismo, si tu pregunta está formulada para un requerimiento académico o laboral u obedece a un interés más desde tus propios gustos, dónde quizá se puede ser más flexible en la lectura de resultados, ya que la información sólo será evaluada por ti y no para ser procesada y organizada para a lectura de otra persona.

Actualidad

Para determinar la actualidad, se toma en consideración la fecha de publicación del documento. También se debe considerar que no todas las temáticas avanzan en la generación de nuevo conocimiento de la misma manera, por tal motivo su grado de actualización es menor y que cuándo se analiza información de años atrás, hay que considerar ese contenido en el contexto del año en el que se publicó, dónde había un entorno sociopolítico distinto, pueden existir también condiciones propias de acuerdo al lugar geográfico dónde se desarrolla el tema y particulares a nivel técnico asociadas a las herramientas y tecnologías de ese momento.

En la valoración crítica de esta variable, es necesario pensar en que tan actual requerimos ese contenido. Por ejemplo, cuando hablamos de un interés de información asociado a la compra de tecnología, desde luego ese ítem cobra importancia, ya que generalmente dispositivos más nuevos, tendrán incorporados tecnología de mayor nivel. Si la información que se requiere, por el contrario, responde más a una reflexión académica, valdrá la pena contrastarlo con contenidos del pasado, para visualizar tendencias de desarrollo o para ver una perspectiva histórica del tema.

Es importante indicar que hay temas que se actualizan muy rápidamente, como la ciencia, la economía, el mercadeo o la política y por tanto son más sensibles frente a la pertinencia del criterio de actualidad en su contenido, mientras que en temas como la literatura o la historia, quizá la fecha de publicación no sea un asunto tan relevante.

Actualidad

Para determinar la actualidad, se toma en consideración la fecha de publicación del documento. También se debe considerar que no todas las temáticas avanzan en la generación de nuevo conocimiento de la misma manera, por tal motivo su grado de actualización es menor y que cuándo se analiza información de años atrás, hay que considerar ese contenido en el contexto del año en el que se publicó, dónde había un entorno sociopolítico distinto, pueden existir también condiciones propias de acuerdo al lugar geográfico dónde se desarrolla el tema y particulares a nivel técnico asociadas a las herramientas y tecnologías de ese momento.

En la valoración crítica de esta variable, es necesario pensar en que tan actual requerimos ese contenido. Por ejemplo, cuando hablamos de un interés de información asociado a la compra de tecnología, desde luego ese ítem cobra importancia, ya que generalmente dispositivos más nuevos, tendrán incorporados tecnología de mayor nivel. Si la información que se requiere, por el contrario, responde más a una reflexión académica, valdrá la pena contrastarlo con contenidos del pasado, para visualizar tendencias de desarrollo o para ver una perspectiva histórica del tema.

Es importante indicar que hay temas que se actualizan muy rápidamente, como la ciencia, la economía, el mercadeo o la política y por tanto son más sensibles frente a la pertinencia del criterio de actualidad en su contenido, mientras que en temas como la literatura o la historia, quizá la fecha de publicación no sea un asunto tan relevante.

Contenido

Se relaciona con la objetividad (opiniones, hechos, datos, influencia del autor, entre otros) pero también, con la forma en la que se presenta la información (ortografía, aspectos gramaticales y estructurales) y las referencias u otras fuentes agregadas que complementan o completan el tema expuesto (enlaces, hipertextos). Este criterio pone a prueba nuestro juicio de valor sobre la información que está dispuesta en un documento o un sitio web, ya que con conocimientos previos podríamos interpretar y analizar de qué tanta calidad dispone la información encontrada.

Objetividad

Se debe prestar mucha atención a este criterio, partiendo de la premisa que la información nunca es totalmente objetiva. Existen varios factores que impiden que la información sea completamente objetiva: las necesidades, la forma en que se perciben los hechos, los valores e intereses de los autores. Otros factores son el contexto social que refleja las actitudes y valores de la época en que se produce la información. Para valorar este criterio se debe evaluar y cuestionar los diferentes puntos de vista sobre el tema que se está buscando y la exactitud de la información.

Exactitud

Se recomienda que, para validar la exactitud de un contenido en la web, se comparen diferentes fuentes información y verificar los datos. Es importante considerar que la información no actualizada tiende a no ser exacta, porque muchos contenidos se van construyendo con base a nuevos datos, descubrimientos y a la validación de la información que dan expertos o especialistas en el tema.

Sesión 4: Uso ético de la información

En nuestra anterior sesión, reconocimos la información clave para valorar la calidad, confiabilidad y pertinencia del contenido que se encuentra en Internet. Ahora es importante revisar la responsabilidad ética que se debe asumir frente al uso de la información que es generada por otros.

Es fundamental conocer las implicaciones legales, sociales y éticas que tiene el uso de la información y eliminar la costumbre del “copia y pega” que facilita Internet, así como también evitar el no reconocimiento de los autores o las entidades productoras (propiedad intelectual) de la información que se utiliza para satisfacer las necesidades informacionales.

Incorporar el trabajo de los demás a nuestra producción intelectual es aceptable en el ámbito académico y laboral siempre que se mencione cuando se utilizan ideas de otras personas. Un comportamiento ético conlleva la citación de las fuentes de información obtenidas durante la búsqueda. Una conducta deshonesta como el uso de palabras, ideas y creaciones de productos o contenidos sin el debido reconocimiento de su autoría se considera plagio o robo de la propiedad intelectual.

¿Qué es el plagio?

Según la Real Academia de la Lengua, “plagiar es copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias”.

Se trata de una infracción del derecho de autor sobre una obra de cualquier tipo, que se produce mediante la copia o imitación, la reproducción parcial o total de la misma, sin autorización de la persona o entidad que la creó o que posee los derechos sobre ella y se presenta como una producción original.

El plagio posee dos características: la copia ilegítima de una obra protegida por derechos de autor y la presentación de la copia como obra original propia.

Casos de plagio

• Presentar una obra ajena como si fuera propia
• Copiar frases, fragmentos o ideas de un trabajo ajeno sin citar al autor original
• Copiar cualquier contenido (texto, imagen, audio, vídeo, etc.) sin mencionar al autor original.

¿Qué no es plagio?

• La presentación de nuestras ideas originales o trabajos
• El conocimiento común o denominado como conocimiento público
• La recopilación de resultados de una investigación original (con la debida citación).

¿Por qué no debemos plagiar?

• Nos imposibilita desarrollar capacidades, ser creativos e innovadores.
• Pone barreras en nuestra formación y cualificación a largo plazo, dejando nuestro profesionalismo en tela de juicio desde el punto de vista ético.
• Tampoco desearía que otras personas utilizaran nuestra producción sin previo crédito de nuestro trabajo.
• El plagio puede generar sanciones legales, además, de las consecuencias que se ocasionen en nuestro trabajo o institución educativa.
• La debida citación de otras fuentes, enriquece nuestro aprendizaje.
• Aprender nos da competitividad y autonomía.

¿Cómo evitar el plagio?

Para evitar el plagio es necesario mencionar la autoría y/o la fuente de origen mediante la citación. Si no se hace está mención de los autores de la información que se utilizan se estaría cometiendo un plagio. Es fundamental:

• Citar las fuentes utilizadas. Mencionar tanto la bibliografía utilizada, como las obras citadas en el trabajo.
• Parafrasear incluyendo la referencia bibliográfica completa de la fuente original.
• Registrar notas: siempre consignando la referencia a la fuente consultada
• Cerrar entre comillas las frases, ideas o fragmentos extraídos de los textos citados

¿Para qué citar?

• Evitar el plagio al no apropiarse de las ideas de otros.
• Identificar de dónde se ha obtenido la información, para así luego volver a esa fuente original.
• Dar crédito a los autores de quienes tomamos la información.
• Reforzar los argumentos propios.
• Ampliar la información más allá de los límites del propio texto.
• Dar autoridad y seriedad al trabajo que se presenta.
• Sugerir a nuestro público lector otras fuentes para ampliar la información.

¿Quién es el autor de una obra?

Se considera autor a la persona natural que crea una obra literaria, artística o científica, y que aparece como tal en la obra.

En algunos casos previstos por la ley, las personas jurídicas pueden tener algunos derechos económicos de propiedad intelectual (por ejemplo, en el caso de programas de ordenador, bases de datos, obras colectivas).

En el caso de una obra anónima la autoría es de quien la saque a la luz por primera vez, hasta que aparezca el autor. En las obras en colaboración, los derechos corresponden a todos ellos en la proporción que decidan. Y en el caso de obras colectivas, los derechos corresponden a quien la edite.

Derechos de autor

Los derechos de autor son los derechos que tienen los creadores de obras sobre las mismas. Son de tres tipos:

• Derechos morales: que son irrenunciables como el derecho a decidir sobre la divulgación de la obra, el derecho de integridad de la misma y el derecho de reconocimiento de la autoría.

• Derechos económicos: los derechos de explotación de la obra en cualquier forma, y en especial, los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación, que no podrán ser realizadas sin el permiso del autor, o el derecho de simple remuneración por copia privada.

• Derechos afines o conexos: protegen la contribución de los intermediarios que ponen las creaciones originales a disposición del público: artistas intérpretes o ejecutantes, productores de fonogramas y de grabaciones audiovisuales, organismos de radiodifusión, fabricantes de bases de datos, determinadas producciones editoriales y creadores de meras fotografías.

Derechos de autor

Los derechos de autor son los derechos que tienen los creadores de obras sobre las mismas. Son de tres tipos:

• Derechos morales: que son irrenunciables como el derecho a decidir sobre la divulgación de la obra, el derecho de integridad de la misma y el derecho de reconocimiento de la autoría.

• Derechos económicos: los derechos de explotación de la obra en cualquier forma, y en especial, los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación, que no podrán ser realizadas sin el permiso del autor, o el derecho de simple remuneración por copia privada.

• Derechos afines o conexos: protegen la contribución de los intermediarios que ponen las creaciones originales a disposición del público: artistas intérpretes o ejecutantes, productores de fonogramas y de grabaciones audiovisuales, organismos de radiodifusión, fabricantes de bases de datos, determinadas producciones editoriales y creadores de meras fotografías.

La propiedad intelectual

Es el conjunto de derechos de autor, personales (morales) y patrimoniales (económicos) que corresponden a los autores sobre las obras de su creación y que le atribuyen la plena disposición y el derecho exclusivo de explotación de las mismas, sin más limitaciones que las expresadas en la ley

La propiedad intelectual se divide en dos categorías: la propiedad industrial que incluye las invenciones, patentes, marcas, dibujos y modelos industriales e indicaciones geográficas de origen y el derecho de autor, que abarca las obras literarias (novelas, poemas, obras de teatro, películas, obras musicales) y artísticas (dibujos, pinturas, fotografías y esculturas, y diseños arquitectónicos).

Obras objeto de la propiedad intelectual

Todas las creaciones originales literarias, artísticas o científicas expresadas por cualquier medio o soporte, tangible o intangible, actualmente conocido o que se invente en el futuro.

La ley excluye expresamente las disposiciones legales o reglamentarias, las resoluciones de los órganos jurisdiccionales y los actos, acuerdos, deliberaciones y dictámenes de los organismos públicos.

Obras objeto de la propiedad intelectual

Todas las creaciones originales literarias, artísticas o científicas expresadas por cualquier medio o soporte, tangible o intangible, actualmente conocido o que se invente en el futuro.

La ley excluye expresamente las disposiciones legales o reglamentarias, las resoluciones de los órganos jurisdiccionales y los actos, acuerdos, deliberaciones y dictámenes de los organismos públicos.

Excepciones a los derechos de autor

También llamados límites a los derechos de autor, son aquellos casos en los que el creador ve limitado el derecho exclusivo de explotar su obra a favor del interés social. En estos casos la ley autoriza el ejercicio de actos de explotación sin necesidad de autorización por parte del titular de los derechos.

¿Qué es el Copyright?

Aunque jurídicamente no son exactamente lo mismo, a menudo los términos derechos de autor y copyright se utilizan como sinónimos. Además, el símbolo del copyright © se utiliza para indicar que una obra está sujeta al derecho de autor. Este símbolo detalla quién es la persona titular de los derechos de explotación y, por tanto, sólo puede incluirlo en la obra el autor de la misma, desde el momento de su creación, o bien la persona titular de los derechos de explotación (cesionario), desde el momento de la adquisición de los mismos. Para ello, el titular o cesionario antepone su nombre el símbolo ©, con la precisión del lugar y el año de divulgación de la obra.

¿Qué es el Copyleft?

Frente a las restricciones de los derechos de autor establecidos en la legislación han surgido nuevas alternativas recogidas en el concepto copyleft. Se trata de una alternativa a la propiedad intelectual que permite al autor decidir sobre el uso, reproducción y redistribución de su obra, con las condiciones que el mismo decide, vinculando las obras resultantes a ser divulgadas bajo el mismo sistema. Se aplica al software libre y a documentos en acceso abierto.

¿Qué son las licencias Creative Commons?

Estas licencias proponen tener sólo algunos derechos de la obra reservados (no todos), que son escogidos por el propio autor. De esta manera se otorga a la comunidad una mayor libertad de uso sobre una obra, aunque bajo determinadas condiciones.

La institución que gestiona estos derechos es la fundación CREATIVE COMMONS es una organización sin ánimo de lucro que ofrece un sistema flexible de derechos de autor para el trabajo creativo.

Las obras que aparecen protegidas bajo estas licencias pueden ser reproducidas, distribuidas y comunicadas públicamente, además de que el autor también puede autorizar otros usos como son la modificación y/o comercialización de dichas obras, pero siempre citando al autor original.

Sesión 5: Uso y comunicación de la información

En la sesión anterior, se abordó el tema del uso ético de la información, con las buenas prácticas que se deben asumir a la hora consultar información en internet y así evitar caer en el plagio. También se revisó el tema del derecho de autor como componente de la propiedad intelectual y el concepto y alcance de las licencias de uso de copyright, copyleft y creative commons.

Para esta última sesión de la estrategia virtual de alfabetización informacional se hablará sobre ese uso y comunicación de la información, que se encuentra para dar respuesta a nuestra necesidad de información. Aunque son innumerables las motivaciones, intereses y preguntas que nos pueden surgir como ciudadanos, estudiantes, empleados o simplemente curiosos por un tema, se indicarán algunas observaciones en torno a que considerar a la hora de comunicar esa información que se ha recuperado.

Compartir la información

La comunicación de la información es la competencia informacional que finaliza el proceso de aprendizaje y generación de nuevo conocimiento.

En la actualidad se exige un alto nivel de comunicación oral y escrita. Saber expresar y comunicar el conocimiento de una manera clara, coherente y ética requiere desarrollar ciertas competencias que nos permitirán incorporarnos adecuadamente en el ámbito académico y laboral.

El sistema educativo debe formar a los estudiantes en una realidad en la que el conocimiento se actualiza de forma constante. Debe proporcionar herramientas y enseñar habilidades para adquirir la capacidad de buscar, obtener, evaluar, organizar y comunicar la información.

El proceso de comunicación de información precisa de habilidades en el manejo de herramientas de escritura y presentación de la información. Para ello se deben desarrollar capacidades para escribir, citar y redactar.

La escritura

Cualquiera que se enfrente a la tarea de escribir, parte de una cierta experiencia previa en el manejo del lenguaje escrito y sus distintos estilos. No obstante, antes de escribir es importante decidir cómo va a ser el texto (forma) y qué contenidos (fondo) lo van a conformar. Es importante tener en cuenta los siguientes elementos:

  • Definir el propósito u objetivo: establecer qué se quiere lograr y para qué sirve el texto.
  • Buscar información y ordenarla: para poder expresarla con nuestras propias palabras. Establecer cómo se va a estructurar la información: seleccionar y estructurar las ideas que se van construir en el texto.
  • Tener información para dar soporte a lo escrito: tener a la mano los documentos que sirven como apoyo para respaldar nuestras ideas (indicando la bibliografía consultada).
  • Escribir el texto en función del tipo de trabajo y los objetivos marcados: No es lo mismo escribir un informe que un comentario crítico o una presentación para ser expuesta en una clase. También hay que tener en cuenta los destinatarios de la información.

Cuando escribimos, elaboramos información recogida de diferentes fuentes de información con el objetivo de crear un texto. A la hora de redactar es importante dedicar una parte importante de nuestro trabajo a seleccionar la información contenida en esos documentos, comprenderla, analizarla y a partir de ella generar nuevo conocimiento.

La oralidad               

La forma de expresarse y comunicar afecta al vocabulario utilizado, a las formas lingüísticas, al tipo de discurso, a la estructura de las oraciones utilizadas, al tono de voz, a la actitud mantenida durante la exposición.

Características de la expresión oral:

  • Es de mayor uso y frecuencia que la escritura.
  • Se refuerza con recursos como pausas, cambios de ritmo, de entonación, de tono. La información se complementa con lenguaje corporal y kinésico (uso de gestos, ademanes, movimientos y otros códigos extralingüísticos para reforzar o complementar lo expresado.
  • Tiene un carácter más espontáneo y de mayor flexibilidad frente a la percepción del receptor.
  • La expresión oral formal se encuentra ligada a la escritura y a la lectura, pero exige además el desarrollo de una serie de habilidades necesarias para desarrollar las capacidades de comprensión y transmisión (escuchar, hablar, interactuar, comprender.

Para llevar a cabo una comunicación oral que genere confianza es necesario documentarse previamente, a través, de la lectura de diferentes fuentes de información. Incluso puede ser recomendable escribir el discurso que se va a producir de manera oral.

La exposición oral es un ejercicio en el que se pone en funcionamiento varias competencias y capacidades relacionadas con la organización del pensamiento, la concentración, la planificación de textos, la ejemplificación, la conceptualización, la selección de la información, el dominio de la materia y de los recursos lingüísticos y no lingüísticos.

La citación                                    

Es necesario para producir y comunicar un trabajo académico citar las fuentes y recursos utilizados. No hacerlo, sea de forma intencionada o no intencionada, podría conducirnos a cometer un plagio.

La cita es una referencia corta, que suele inscribirse entre paréntesis en el texto o agregada como nota al pie de página. Las citas en el texto deben aparecer en la lista de referencias bibliográficas relacionadas al final de un trabajo. La referencia bibliográfica es una descripción detallada de acuerdo con unas normas establecidas por algunas disciplinas científicas.

  • Citas textuales

Una cita textual es la reproducción exacta y fiel de las palabras de una fuente, ya sea oral o escrita. La cita únicamente consiste en esas palabras fielmente reproducidas. La información de la fuente, de dónde se toma y demás coordenadas bibliográficas forman lo que denominamos referencia; es decir, es la información parentética que indica de dónde se toma la cita textual y se relaciona con una referencia bibliográfica.

  • Citas no textuales

Se denomina así cuando se toma la idea de un texto, o se resume, sin utilizar las palabras textuales del autor. En este caso, sólo se coloca el año de publicación entre paréntesis, omitiendo las comillas y número de página.

La referencia bibliográfica

Se entenderá como el conjunto de datos que permiten la identificación de una publicación en cualquier formato o soporte. Se utiliza para facilitar a nuestro lector o receptor la localización de los documentos que dan soporte a lo que se les ha comunicado. Cualquier referencia debe ser expresada convenientemente; ya sea en el pie de la página, al final del capítulo, o al final de la obra.

Elementos base de toda referencia bibliográfica

Independientemente de la norma que se use para la referenciación bibliográfica, en general incluye los siguientes elementos base: autor, título, año de publicación, edición, editorial, lugar de publicación, editorial, páginas y disponibilidad.

Relación entre referencia y citación bibliográfica.

La realización de un trabajo académico o documento científico requiere de la inclusión de una bibliografía sistemática y estructurada, que se pueden precisar en sus elementos de la siguiente manera:

• Las citas en el texto: forma de referencia breve colocada entre paréntesis dentro de un párrafo o añadida como nota a pie de página, al final de un capítulo o de todo el documento, según el estilo bibliográfico empleado.
• Las referencias bibliográficas o bibliografía: más extensa y ordenada alfabéticamente al final del mismo o bien siguiendo una sucesión numérica que corresponde al orden de citas en el texto, también según normas del estilo bibliográfico utilizado.

De tal forma, siendo la citación el medio para plantear o tomar ideas de otros; la referencia habrá de permitir verificar la existencia de dicho planteamiento al igual que ampliar información sobre este.

Gestores bibliográficos y gestores documentales

¿Qué es un gestor bibliográfico?

Es una aplicación informática para manejar referencias bibliográficas obtenidas a partir de fuentes de información diversas. Tienen forma de bases de datos personales; así, cada usuario crea, actualiza y mantiene su base de datos bibliográfica según sus necesidades. Permiten crear automáticamente referencias bibliográficas, actualizarlas y organizarlas, así como generarlas en diversos estilos bibliográficos.

¿Qué es un gestor documental?

Gestor Documental es un software creado para la gestión de grandes cantidades de documentos, y que permite rastrear y almacenar documentos electrónicos o imágenes de documentos en papel, permitiendo su recuperación e indexación.

0