XIII Encuentro de Bibliotecas: Las bibliotecas y el cuidado de la vida

XIII Encuentro de Bibliotecas: Las bibliotecas y el cuidado de la vida

Conferencia: Ética del cuidado

El Xlll Encuentro de Bibliotecas tuvo inició con la conferencia de Joan-Carles Mèlich, filósofo de la Universidad Autónoma de Barcelona, quien conversó con Diana Melisa Paredes, filósofa y doctora en Educación, sobre la ética del cuidado y las bibliotecas.

 

Mèlich propuso la finitud como eje central de sus planteamientos, concibiéndola como “la vida humana sometida al azar, a la historia y a las historias”. Para el filósofo, los seres humanos “son sus propias circunstancias”, y desde allí, establece la relación de la ética del cuidado con las bibliotecas, ya que esta no se da en términos de imperativos, sino de solicitudes, que dependen de las circunstancias. 

 

Cuando llega al mundo, el ser humano no tiene otra opción que heredar una gramática, es decir; que hereda los signos, símbolos, gestos y normas que se inscriben en una moral. La moral no es equivalente a la ética, es apriorística. La ética habita la situación,  por lo que esta no se puede enseñar, se muestra, es un testimonio, pues transmite una experiencia. 

En el libro Construir, habitar, pensar, (1951), Heidegger afirmó que “el rasgo fundamental del habitar es preservar y tener cuidado…” La ética del cuidado nos sitúa entonces, en la palabra deferencia, ya que esta necesita de un otro, de un encuentro. La relación ética no se funda en volver hacia sí mismo, se requiere de exterioridad, y, por ello; el cuidar se debe basar en la compacidad y en la singularidad del otro.

 

Las bibliotecas son un espacio que propicia encuentros éticos, son un lugar de deferencias, de multiplicidades, y como institución social apunta al cuidado de la vida de las comunidades, de la memoria, de la experiencia de la lectura y la narración. La biblioteca es una forma que tienen el ser humano de enseñar a habitar el mundo, de establecer relaciones con los demás y consigo mismo, ya que su existencia está atravesada por relatos que configuran su forma de ser ante su propia finitud.

 

Mèlich cierra la conferencia con el siguiente interrogante ¿cómo se cuida desde un punto de vista ético, teniendo en cuenta que si se define, se norma o se establece un protocolo para ello, dejaría de ser un cuidado ético, y pasaría a ser moral? Una ética del cuidado en relación con las bibliotecas, nos llama a cuidar la ambigüedad y la incertidumbre de los relatos que habitan en esta, es entender que no existen verdades firmes, que la incertidumbre es un paso a la transformación, y que debemos aprender a habitar aquello que no dominamos y que nos supera.

Conferencia: Bibliotecas que cuidan: nuevos escenarios y servicios para acompañar las comunidades

En el segundo día del XIII Encuentro de Bibliotecas, Jeimy Esperanza Hernández, coordinadora de Lectura y Bibliotecas CERLACL; Sandra Suescún, coordinadora de la Red Nacional de Bibliotecas Públicas; Isabel Cristina Bernal, bibliotecóloga y magíster en Educación y Hernando Lopera, director del Departamento de Bibliotecas de la Universidad de Antioquia, conversaron con el comunicador social y periodista, Carlos Ignacio Cardona, sobre las estrategias generadas en época de pandemia por las bibliotecas, para cuidar y mantener el sentido de la cultura en las comunidades.

 

Los panelistas destacaron los siguientes puntos evidenciados en la pandemia, como parte del proceso social y cultural de las bibliotecas:

 

  1. Se generaron modelos de comunicación híbridos para mantener el lazo entre las comunidades y las bibliotecas. Se destaca la alfabetización digital, en bibliotecas populares y rurales.

 

  1. Se originaron diversas apuestas e iniciativas, que permitieron que las personas no se desvincularan de los procesos culturales.

 

  1. La incertidumbre a causa de la crisis sanitaria, propició la transformación y adaptación de las bibliotecas, donde se resalta el fortalecimiento del trabajo en red entre los bibliotecarios y la comunidad, crucial para generar impactos importantes en los territorios y en las personas.

 

  1. Se ha impulsado el activismo bibliotecario, es decir que los bibliotecólogos se han vinculado a procesos de formación, de reflexión y participación, que permite el fortalecimiento de sus capacidades y un impacto positivo en las comunidades.

 

  1. A nivel global, las bibliotecas lograron transformarse rápidamente, contando con colecciones digitales, servicios bibliotecarios en línea, contenidos virtuales y entre otras iniciativas.

 

  1. Las bibliotecas han demostrado su gran capacidad de creación, fortaleciendo así su misión social y afianzándose como polo de desarrollo comunitarios.

 

  1. Un desafío que tienen las bibliotecas es combinar su oferta con las agendas sociales que surgen en los territorios. Para que, desde la información, el conocimiento y la cultura, se fomente el empoderamiento de las personas como sujetos críticos, aportando así, a la consolidación de sociedades más democráticas.

 

  1. Las bibliotecas deben pensar en la singularidad del vínculo que tienen con el territorio y la comunidad, para generar experiencias significativas en el marco de la pandemia.

 

Para los invitados, el gran reto de las bibliotecas es profundizar en la construcción de comunidad y de colectividad, para propiciar la posibilidad de pensarnos con el otro y para el otro, desde la noción del cuidado. La biblioteca tiene en sus manos herramientas fundamentales como la palabra, el lenguaje, la memoria, el encuentro; para intervenir en las comunidades desde la idea de construir una comunidad basada en el cuidado.

 

Conferencia: Biblioteca y solidaridades emergentes

“Por el cuidado de la vida y la búsqueda de la justicia social”

 

En el tercer día del XII Encuentro de Bibliotecas, Yicel Nayrobis Giraldo, Doctora en Ciencias Sociales, Niñez y Juventud y bibliotecóloga de la Escuela Interamericana de Bibliotecología de la Universidad de Antioquia; habló sobre la concepción de la solidaridad en relación con las bibliotecas y sus dimensiones. Así pues, Giraldo planteó cuatro escenarios para pensar el término solidaridad:

 

  • La solidaridad como acción, no como valor, que se aplica con otros y va orientada al fortalecimiento de los vínculos sociales, que implica dar, recibir y retribuir.

 

  • La solidaridad orientada a superar la injusticia en todas sus manifestaciones, y a combatir el miedo y la indiferencia social.

 

  • La solidaridad como acción dirigida a quien es considerado como vulnerable.

 

  • La solidaridad como el cuidado del otro y de lo otro. Extendiendo la idea del cuidado, no sólo a un ámbito humano, sino; a uno relacionado con la naturaleza y el planeta.

De acuerdo con la panelista, la solidaridad impacta tres dimensiones: la social, ya que favorece e impulsa el establecimiento de un vínculo, para el mantenimiento de las comunidades sociales; la política, puesto que la solidaridad traza caminos para la movilización e implica un horizonte para actuar; y la ética, porque enfatiza en el reconocimiento de las singularidades del otro y su contribución en la comunidad.

 

Las acciones solidarias no responden a relaciones jerarquizadas, no son cerradas, ni estáticas y no necesariamente responden a una institucionalidad, por el contrario; son dinámicas, y surgen como tejidos que se expanden o se constriñen en función de las situaciones sociales que las alientan. 

 

La solidaridad comprende entonces, la acción con otros, que se potencia en lo colectivo, que surge de algo sin haber sido previsto, que emerge como respuesta a una situación que demanda atención, y propende por el cuidado de lo esencial. Por ello, guarda estrecha relación con la misión social bibliotecaria, pues esta da cuenta de solidaridades emergentes, que afirman el vínculo fundamental de la biblioteca con el cuidado de la vida, de la naturaleza, la tierra y su orientación a fortalecer y a recuperar el vínculo social.

Conferencia: Sentido de una biblioteca en la sociedad actual

“La biblioteca es el lugar que espera. Tal vez sea la espera de todos los hombres… O tal vez sea tan solo la espera de que todos los libros se abran de repente… ese encuentro mayor que quizá salve al hombre. Pero, sobre todo, la biblioteca es una espera que va más allá de la letra, más allá del abismo.” 

                   Roberto Juarroz.

 

En la penúltima charla del XIIl Encuentro de Bibliotecas, Ana González Medina, Especialista Responsable del Sector Cultural de la Oficina de la UNESCO en Quito; Marianne Ponsford, Exdirectora del CERLACL y David Escobar, Director de la Caja de Compensación Familiar Comfama; conversaron con Andrea Escobar, Directora Ejecutiva de la Fundación Empresas por la Educación, sobre el sentido de las bibliotecas desde los derechos ciudadanos a la cultura y el cuidado de las comunidades.

 

De acuerdo con los panelistas, el sentido de una biblioteca está arraigado plenamente a su territorio, y cumple un rol fundamental en la garantía de los derechos de los seres humanos, llevando a cabo distintas apuestas para buscar acciones que se concreten en proyectos de tipo comunitario, generando así, sentido de cercanía y de pertenencia de las personas con las bibliotecas.

 

Así mismo, plantean la promoción de estrategias que se articulen desde distintos sectores sociales, políticos y económicos que permitan la promoción de la cultura, donde se creen espacio de diálogo que convoquen a los distintos agentes de todos los sectores, incluyendo la sociedad civil y los líderes y lideresas territoriales; sin dejar de lado el papel del Estado como el principal articulador institucional.

 

Un panorama ideal, sería la existencia de un encuentro para la construcción, donde se levanten puentes que permitan dialogar y edificar conjuntamente, encontrando caminos desde los que cada sector, con sus particularidades, puedan aportar para el desarrollo de políticas públicas que apunten al desarrollo sostenible.

 

Finalmente, se destaca la concepción de la biblioteca como idea que trasciende el espacio físico, con la función de vincularse con las comunidades desde el fortalecimiento de procesos culturales, educativos y  políticos, promoviendo la formación ciudadana, el pensamiento crítico, la participación, la empatía y el cuidado.

Conferencia: Las políticas culturales y el cuidado de la vida

El XIIl Encuentro de Bibliotecas finalizó con la charla de Melika Medici Caucino, Especialista de Programa de la Sección de la Diversidad de Expresiones Culturales de la UNESCO, con María Adelada, Consultora en Políticas Públicas, sobre la línea de actuación sobre las que se deben centrar las políticas culturales.

 

Para Medici el concepto de políticas culturales y el cuidado de la vida es una idea emergente, dirigida a la formación de espacios seguros, inclusivos e impulsadores de los derechos humanos. Ella destaca a las bibliotecas, no solo como destinatarias de las políticas culturales, sino; como las que atribuyen a su generación y adaptación, siendo así los primeros agentes en implementarlas. 

 

Por esta razón, cita la Convención de 2005 sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales, la cual traza una pauta, desde la UNESCO, para el desarrollo de políticas culturales centradas en el desarrollo sostenible de las comunidades.

 

Esta Convención articula cuatro grandes líneas: la gobernanza cultural, los intercambios equilibrados en la movilidad de los gestores culturales, el desarrollo sostenible, y los derechos humanos y las libertades fundamentales. De acuerdo con esta, se debe conocer la pluralidad de las prácticas culturales, integrar a los actores territoriales, promover la democracia, procurar la libertad artística, el sostenimiento de los profesionales, y fomentar la cultura abriendo espacios de encuentro, de diálogo y participación.

 

Medici subraya los desafíos generados por la aceleración exponencial de la digitalización, y la urgencia de proponer ideas para superar la crisis sanitaria, donde prosperen fuertes los cimientos ya construidos, para después de la pandemia. También destaca la necesidad de pensar los entornos digitales desde la políticas culturales, teniendo en cuenta la brecha digital a nivel global.

 

La especialista concluye que los cambios sistemáticos y estructurales pueden lograrse con mecanismo inclusivos y de cooperación, donde participen tanto los encargados de generar las políticas públicas, como las organizaciones de base social y las comunidades, donde se piensen propuestas para un construir mejor, impulsadas desde el conocimiento, la sostenibilidad y el cuidado de las personas como centro indispensable, visualizando a su vez; la posibilidad de que la cultura sea el centro de desarrollo social, económico y ambiental. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *