Te recomendamos clásicos escolares para el reto literario 2020

Libros clásicos escolares

Durante la época escolar todos debemos cumplir con la lectura de algunos clásicos literarios; unos los recordaremos con alegría y aprecio, otros como una tortura literaria, porque éramos muy pequeños para digerir ciertos temas y estilos narrativos, o porque definitivamente no conectamos con ciertas lecturas.

En el #RetoLiterario2020 que proponemos hay que leer uno de estos clásicos escolares para el mes de febrero, por eso, hoy te traemos una selección de esos libros que reavivarán tus recuerdos y que están en nuestras bibliotecas, te invitamos a reenamorarte de ellos o a darles una segunda oportunidad.

El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha – Miguel de Cervantes Saavedra.

El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha narra las aventuras de Alonso Quijano, un hidalgo pobre que de tanto leer novelas de caballería acaba enloqueciendo y creyendo ser un caballero andante, nombrándose a sí mismo como don Quijote de la Mancha. Sus intenciones son ayudar a los pobres y desfavorecidos, y lograr el amor de la supuesta Dulcinea del Toboso, que es en realidad es una campesina llamada Aldonza Lorenzo. Decide nombrar a Sancho Panza, un empleado suyo, su escudero. Juntos viven muchas aventuras y tras ser vencido por el Caballero de la Blanca Luna se retira a su hogar, donde, tras adquirir de nuevo la cordura, fallece.

*Tomado de: lecturalia.com

La Vorágine – José Eustacio Rivera

Arturo Cova, un poeta de la ciudad pero aventurero y audaz,secuestra a Alicia, una muchacha hija de familia adinerada y de aceptable condición social. Para escapar de la justicia se interna con ella en la selva. Allí se encuentran con un personaje temible, asesino y ladrón que se dedica a engañar trabajadores para las caucherías. Éste rapta a Alicia y a Griselda, lo que llevará a Cova por un extraordinario viaje de persecución por la espesa selva tropical. En esta aventura se encuentran con una especie de infierno: las plantaciones de caucho. Después de este descubrimiento, la visión del mundo de Arturo Cova cambia por completo y lo llevará de vuelta a la ciudad después de muchas peripecias.

*Tomado de: planetadelibros.com.co

El Principito – Antoine de Saint-Exupéry

El Principito habita un pequeñísimo asteroide, que comparte con una flor caprichosa y tres volcanes. Pero tiene “problemas” con la flor y empieza a experimentar la soledad. Hasta que decide abandonar el planeta en busca de un amigo. Buscando esa amistad recorre varios planetas, habitados sucesivamente por un rey, un vanidoso, un borracho, un hombre de negocios, un farolero, un geógrafo… El concepto de “seriedad” que tienen estas “personas mayores” le deja perplejo y confuso. Prosiguiendo su búsqueda llega al planeta Tierra, pero, en su enorme extensión y vaciedad, siente más que nunca la soledad. Una serpiente le da su versión pesimista sobre los hombres y lo poco que se puede esperar de ellos. Tampoco el zorro contribuye a mejorar su opinión, pero en cambio le enseña el modo de hacerse amigos: hay que crear lazos, hay que dejarse “domesticar”. Y al final le regala su secreto: “Sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos”. De pronto el Principito se da cuenta de que su flor le ha “domesticado” y decide regresar a su planeta valiéndose de los medios expeditivos que le ofrece la serpiente. Y es entonces cuando entra en contacto con el aviador, también el hombre habrá encontrado un amigo…

Aura – Carlos Fuentes

Un jardín maléfico circunda una casona en la que el tiempo salta, abrupto, desde la ordenada linealidad de los relojes para lanzarse a la ferocidad del desconcierto. Habitan este enclave elementos como el laberinto, el doble, la espectral línea entre la vida y la muerte que, al difuminarse, hace brotar lo ominoso y genera un Aura poblada por sombras ambiguas y silencios enmohecidos. Los collages de Alejandra Acosta intensifican los contrastes, resaltan la decadencia del esplendor victoriano, le dan forma tangible a ese espejismo en forma de oasis que nos adentra en sus arenas movedizas…

El guardián entre el centeno – J. D. Salinger

Las peripecias del adolescente Holden Cauldfield en una Nueva York que se recupera de la guerra influyeron en sucesivas generaciones de todo el mundo. En su confesión sincera y sin tapujos, muy lejos de la visión almibarada de la adolescencia que imperó hasta entonces, Holden nos desvela la realidad de un muchacho enfrentado al fracaso escolar, a las rígidas normas de una familia tradicional, a la experiencia de la sexualidad más allá del mero deseo.

María – Jorge Isaacs

Efraín, un joven del Cauca, deja su ciudad para irse a estudiar a Bogotá, dejando atrás a su familia y especialmente a su prima María, por quien siente un amor profundo. Seis años más tarde, el joven regresa a reencontrarse con su amor de la infancia, quien lo espera con ansias y viven un maravilloso idilio secreto. Sin embargo,llega el momento de que Efraín viaje a Londres y nuevamente deje atrás a su amada María. Mientras tanto, en el seno de la familia de Efraín, se suceden hechos que afectan a los jóvenes: una sucesión de malos negocios y la pobre salud del padre del muchacho. Pasaron dos años desde que Efraín se marchara, y María se enferma gravemente. Al enterarse Efraín, emprende su regreso temiendo por la salud de su enamorada.

*Tomado de: planetalibros.com.co

Los ojos del perro siberiano – Antonio Santa Ana

Nos quedamos un rato en silencio; envueltos en el perfume de las hierbas. Hasta que le pregunté. -¿Por qué nunca hablamos de Ezequiel? Apoyó las cosas en el piso con mucha calma. Estiró su mano como para acariciarme. Me miró. Bajó la mano. Luego la vista y dijo en un susurro: – Hay cosas de las que es mejor no hablar.

Ilona llega con la lluvia – Álvaro Mutis

Con Ilona, maga de la vida y de los días, Maqroll monta en Panamá un singular prostíbulo, en torno al cual se fraguan fragmentos de historia y delirios mínimos. Pero luego aparece otra mujer, Clarissa, que oscurece el precario sol de Ilona para señalar a Maqroll nuevos caminos de inquietud y viajes.

El viejo y el mar – Ernest Hemingway

“El viejo y el mar” es uno de los relatos más bellos jamás escritos. Un viejo pescador emprende su última travesía de pesca y lograr dar con una gran pieza contra la que tendrá que luchar duramente. Cuando por fin consiga matarla, se verá obligado, por su desmesurado tamaño, a atarla a un costado de la barca, y de regreso a la costa tendrá que afrontar los ataques de los tiburones a su pieza. La vejez, el mar, la lucha del hombre con la naturaleza, el esfuerzo físico, la derrota y la victoria, el sol del trópico o el destino son algunos de los elementos con que Hemingway teje esta verdadera historia inmortal.

La rebelión de las ratas – Fernando Soto Aparicio

Rudecindo Cristancho y su familia se encaminan a Timbalí, principal centro carbonífero del país, esperanzados en un mejor porvenir. Cuando llegan a su destino se encuentran con un pueblo miserable, habitado por obreros que apenas pueden sobrevivir con lo que derivan de su inhumano oficio en los socavones de las minas.

Siendo ese el único empleo disponible, Rudecindo tiene que engancharse para poder satisfacer las necesidades de su familia. Como el resto de sus compañeros, trabaja abnegadamente; pero las injustas condiciones a que son sometidos por sus patrones extranjeros, van engendrando en ellos el germen de la rebelión. Con ofensiva prepotencia sus requerimientos son rechazados, no quedándoles otra opción que la huelga. Los patrones responden a esto haciendo traer un contingente de policías que obligan a los obreros a regresar a las minas.

Los abusos de la policía son inmediatos y la posición de los obreros se radicaliza; se amotinan, y en una apasionada explosión de ira y dolor se enfrentan inermes a la fuerza pública.

* Las descripciones de los libros fueron tomadas de sus contraportadas.