Respetada, persona desconocida, que espero no conocer… | Lina Flórez [Letras Abiertas]

Medellín, noviembre de 2019

Respetada, persona desconocida, que espero no conocer:

 

Ahora tienes este mensaje en tus manos, permítete leerlo. Te advierto que no son buenas noticias. No necesitas sentarte un momento. Para ese ritmo desordenado que llevas y esas ideas locas, que se revuelven como lombrices en tu cabeza, termina de leer estas palabras.

 

A lo mejor crees que es una pérdida de tiempo. Sé que sientes un impulso por dejar de leer, por favor, termina. Te aseguro que es necesario en este juego.

 

No vas a ninguna parte, es evidente, ya llegaste. Ahora estás aquí, siguiendo estas letras en las que esperas encontrar una respuesta a las preguntas que te rondan. No tengo buenas noticias, pero tal vez sí tengo una respuesta para ti, una muy buena, una que ya te habrás encontrado en las tapitas de gaseosas: ¡sigue intentando!

 

No es un chiste, no me estoy riendo. Sé que estás dudando de mis intenciones y que piensas que no te conozco porque te lo dije al principio; pero es mentira, sabes que sí nos conocemos, que en el preciso instante en el que fijaste tus ojos en estas palabras nos sabíamos personas cercanas, íntimas. Por eso, debes seguir con la lectura.

 

Te dije que no tenía buenas noticias… Aquí van: los cinco minutos de ventaja que esperabas tener, se han ido, solo te queda este encuentro, y tal vez, si te sirve, la respuesta de las tapitas de gaseosas.

 

También te dije que era necesario que terminaras de leer, lo es para cerrar nuestro encuentro. Vamos a fingir de nuevo que no nos conocemos, es lo mejor. No le diré a nadie tu secreto y tú no dirás que te hice perder cinco minutos. Es un pacto sellado justo ahora.