El Marino que perdió la gracia del mar [Reseña]

Por: John William Jaramillo T., Promotor de lectura Biblioteca Púbica Piloto de Medellín

Sistema de Bibliotecas Públicas de Medellín

Tel: 4600590 Ext. 223

Leer a Yukio Mishima es pasearse sobre un papel de arroz. Simple. Delicado. Tan frágil que da miedo romperlo con una caricia, y tal vez naufragar entre todas las imágenes poéticas que acompañan su prosa. Cuando partimos sin que nadie nos espere en el muelle, sabemos que solo regresaremos el día en que nos enamoremos. Ryuji es un marino que no extraña la tierra, su mirada inquisitiva se posa sobre cada sonido; cada destello de luz sobre el mar es un mundo nuevo para aquel que puede ver todo lo que, quienes viven en la tierra,  ignoran.

El título sugiere tal vez una decepción: el marino se cansa de ver la vida fluir entre olas y quietud. Sabe que no tiene oportunidad de incidir en eso que contempla. Si la vida cansa no queda otra opción que esperar la muerte o cambiar, aunque la vida se vaya en el intento. ¿Será posible que Ryuji acepte los cambios que le propone la vida?, ¿Será acaso posible que arriesgue su pasado: el mar?

Es posible que Fusako (¿No sabe quién es, cierto? Por eso debe leerse este libro). Es posible que ella sea para Ryuji el motivo por el cual el mar deja de ser una totalidad. Fusako lo ata de alguna manera a la tierra, a eso que él no extraña para entrar en tensión, y es que el momento de volver al mar siempre está cerca para un marino. El encuentro entre ellos los revive y significa una pasión intensa que confunde en Ryuji la visión de la realidad. ¿Pasión, amor, soledad? Todo esto, o nada, es lo que se necesita para cambiar el rumbo de una vida abrumada por la monotonía, la quietud, y la futilidad.

La muerte, el erotismo y el amor

En una época en donde el tiempo para la contemplación no exista,  el erotismo que Mishima impregna a su novela es algo poco común, el autor con sus letras va más allá del tiempo y lo extingue con sus palabras:

“Tsukazaki se desabrochó lentamente la camisa, luego se desprendió con soltura de la ropa. De edad aproximada a la de la mujer, su cuerpo parecía más joven y sólido que el de cualquier hombre de tierra: acaso había sido moldeado por el mar. Sus hombros eran anchos y cuadrados como las vigas de la bóveda de un templo; el pecho tenso aparecía cubierto por un vello espeso y rizado; los músculos, nudosos como henequén trenzado, sembraban de relieves todo el cuerpo: parecía que su carne fuera una armadura de la que podía desprenderse a voluntad. Y entonces, fascinado, Noboru pudo ver cómo, rasgando la espesa mata de vello que crecía bajo el vientre, se erguía triunfalmente erecta la bruñida torre del templo.” p. 17

El amor y la muerte se unen en esta novela de una manera muy sutil. Ya Mishima nos había confiado su interés por la muerte en otra novela, Confesiones de una máscara. Aquí, el éxtasis es una forma de muerte, pero el asesinato de un gato por parte del hijo de Fusako no es algo grotesco, es más bien la antesala a algo mucho más profundo que está por suceder, pero que necesita la contemplación de la muerte para poder nacer, gestarse en el interior de Naburo, y al interior de la novela. Este contraste entre lo erótico y la muerte alude a la naturaleza humana: podemos amar la vida, el amor, pero también podemos quitar la vida, dejar de amar.

 El marino que perdió la gracia del mar es un llamado a conservar las tradiciones, a  aceptar el cambio, aquello que como lo afirma Siddharta Gautama, es lo único permanente que tenemos en la vida. Tal vez el único personaje que aún conserva algo de la tradición japonesa al mantener vivas las canciones populares es Ryuji (El marino), mientras que Fusako es presa de la inmediatez del mundo, de la soledad que conlleva el trabajo arduo y la ambición. El marino deja abierta la puerta a la reflexión. En este texto la vida, el amor y la muerte, son un todo de la misma esencia.

¿Te gustó esta historia? ¿Quieres conocerla por completo? consulta este y más libros de Yukio Mishima en las bibliotecas públicas de la ciudad de Medellín y del país. Encuentra tú favorito en nuestro catálogo público: http://bibliotecasmedellin.gov.co/cms/catalogo-general/. No lo olvides: siempre hay una biblioteca pública cerca de ti ¡Hagamos de Colombia un país de lectores!

Título: El marino que perdió la gracia del mar

Autor: Yukio Mishima; traducción de Jesús Zulaika Goicoetxea

Editor: Bruguera

Edición: 1980

Descripción: 189 p.

ISBN: 8402075185

Clasificación DEWEY: 895.63 M678mar

Tema(s): Novela Japonesa.