De recorrido por Las plumas de Gardel y otras tanguerías [Recomendado Literario]

Si supieras,
Que aún dentro de mi alma
Conservo aquel cariño
Que tuve para ti
Quién sabe si supieras
Que nunca te he olvidado
Volviendo a tu pasado
Te acordarás de mí.

– La cumparsita.

Quizás a usted, amante del tango, le ocurrió lo mismo que al periodista Reinaldo Spitaletta, autor del libro Las plumas de Gardel y otras tanguerías, que recibió la influencia del tango por ósmosis, es decir, por la fuerza de la costumbre de escuchar tangos en su casa y en su entorno.

O tal vez a usted, que no le gusta mucho, pero que lo reconoce como un referente cultural para América Latina, la lectura de este libro puede darle ideas sobre la influencia que tiene el género en usted mismo y brindarle elementos para apreciar el valor cultural del tango en nuestro medio.

El tango, considerado junto con el jazz, como los grandes folclores urbanos, con influencias recíprocas y difusiones constantes en el Este y el Oeste del globo, es reverenciado en este libro mediante el conjunto de crónicas y entrevistas, escritas en su mayoría en la década del noventa, y que recogen el trasiego del autor por dos de las grandes ciudades de América Latina dónde el tango es culto de masas: Medellín y Buenos Aires.

Caminito que el tiempo ha borrado
que juntos un día nos viste pasar,
he venido por última vez,
he venido a contarte mi mal.

Caminito

En ellas, el autor traza unos circuitos de contacto con las gentes del tango, recorre sus geografías y abre un panorama de miradas y perspectivas históricas del género. Además, sorprende al lector con datos. ¿Sabía, usted, que el tango es la música nacional de Finlandia? ¿Qué en Turquía se casan con los acordes de La cumparsita? ¿Qué Caminito, de Juan de Dios Filiberto, es el tango más cantado del mundo? ¿Y que un costeño colombiano, Julio Erazo, compuso el tango Quiero estar al lado d’ella, uno de los más escuchados en el país? Y a propósito de colombianos: ¿sabía que el abogado medellinita, Luciano Londoño (Q.E.P.D.), fue miembro correspondiente de la Academia Porteña del Lunfardo de Buenos Aires?

En Medellín, en 1981, una artista argentina, Marta Minujin, quemó un enorme Gardel de paja en el Palacio de Exposiciones y en 1935 el cuerpo del artista ardió en el accidente de aviación del Aeródromo Las Playas. El creador del tango-canción merece una especial atención en las crónicas de Spitaletta, pues menciona cómo era admirado por Onetti, Zitarrosa y Caruso, y cómo a instancias del gestor argentino, Leonardo Nieto, se fundó La Casa Gardeliana en la carrera 45, Avenida Carlos Gardel, en el barrio Manrique; el más tanguero y vibrante de la ciudad. En ese museo dedicado al tango y a Gardel se conservan algunas curiosidades relacionadas con la tanguedad y sus asuntos.

Quiero estar al lado de ella

Para decirle que es bella

Para decirle que nunca

Podre dejarla de amar

Pero estoy lejos de ti

Sin saber cómo estarás

Si estarás pensando en mí

O no me recordarás

Solo sé que yo te quiero

Con una inmensa pasión

Y que mi más grande anhelo

Es que no olvides mi corazón.

– Lejos de ti

El tango es patrimonio cultural de la humanidad; es la canción ciudadana, la que canta a todos y a todo, incluido el amor. Enrique Santos Discépolo lo definió como “un pensamiento triste que se baila” y Horacio Ferrer como “mezcla brava de pasión y pensamiento”. Su historia, más que centenaria, es sintetizada por Spitaletta en este párrafo:

 

“Tango. Tenés algo de candombe y de habanera y de milonga. Naciste – dicen – en los quilombos. Sos música de arrabal. Y de orillas. De teatro. De concierto y recital. Música de obreros. También de caneros viejos, de lunfas, de burgueses sensibles. Les llegás a todos, pese a que hubo papas y presidentes y dictadores que te prohibieron. Anatematizado te levantaste en la clandestinidad. Estás en todas partes: en la fosforescencia de un Wurlitzer; en la cama sudada de una hetaira; en el abrazo de dos que se aman; en las manos de plusvalía del trabajador. En el barriecito montado en la colina. En Tokio y Nueva York. Y, por supuesto, en la tierra donde Gardel se convirtió en lenguas de fuego”

 

Y aunque el olvido
que todo destruye
haya matado mi vieja ilusión,

guardo escondida
una esperanza humilde
que es toda la fortuna
de mi corazón.

– Volver

¿Quieres seguir el recorrido del tango?

Comienza por buscar el libro en tu biblioteca pública más cercana.

Título: Las plumas de Gardel y otras tanguerías

Autor: Reinaldo Spitaletta

ISBN: 9789588845401

Clasificación Dewey: 784.18885 S761p

¿Quién te invita a leer esta obra?

Luz Estela Peña Gallego.

Bibliotecóloga egresada de la Universidad de Antioquia con especialización en Gestión de información, bases de datos, formulación y evaluación de proyectos, con trayectoria en diferentes procesos de la bibliotecología, de caminar acelerado, de pocas palabras, disfruta la buena lectura acompañada de un buen tinto, los “concervesatorios”  y la buena música, especialmente, el tango…  En los últimos años su pasión ha estado cerca del corazón del Sistema de Bibliotecas Públicas de Medellín.