De poetas y presencias entre libros

Parque Biblioteca León de Greiff, La Ladera

Dicen los vecinos del Parque Biblioteca que el barrio tomó su nombre de la Cárcel Judicial de Varones La Ladera, que diseñó el renombrado arquitecto e ingeniero belga Agustín Goovaerts y que funcionó desde 1921 hasta que fue cerrada en 1976, en el mismo terreno que ocupa hoy el Parque.

Durante 55 años la cárcel arrojó una pesada sombra sobre los barrios de la zona de las comunas 8, 9 y 10. Aún hoy, apariciones gimientes, presuntos reclusos arrastrando cadenas y grilletes, pueblan las conversaciones de los viejos en los alrededores de este terreno, en el cual ya solo queda la entrada de aquella prisión, por la que pasó hasta el escritor antioqueño Gonzalo Arango.

La transformación es una constante en la ciudad de Medellín, los espacios de la urbe se antojan orgánicos y mutan guiados por los intereses de la ciudadanía. Así hoy, bajo el amparo de lo que queda de la obra de Goovaerts se levanta un espacio nuevo, de naturaleza diferente, la obra del arquitecto Giancarlo Mazzanti acoge en su interior una colección de 20.000 libros y a 23 técnicos que trabajan desde hace nueve años de la mano de la comunidad con el objetivo de mejorar uno de los barrios más tradicionales de la ciudad.

El Parque Biblioteca de La Ladera tiene asociado el nombre de León de Greiff, aquel poeta rebelde e independiente por naturaleza, que desafió desde muy joven a sus maestros, rebeldía que le valió muchas expulsiones, que supo pasar entre los acogedores estantes de una biblioteca, fuera esta pública o privada, propia o de amigos.

Desde el Parque Biblioteca León de Greiff a se puede ver el corazón de la ciudad de Medellín, la vista panorámica va más allá de la ladera y se ven Villa Hermosa, San Miguel, Enciso, Boston, Los Ángeles, El Batallón Girardot, Sucre, Prado, Los Mangos, Portal de Enciso, La Mansión y Caicedo.

Territorios que hoy se conectan gracias a la lectura, la escritura y la tecnología, que hoy transforman a Medellín. El Parque Biblioteca León de Greiff, La Ladera, es un punto de encuentro, un centro cultural que invita a la ciudadanía a leer la cuidad, a abrazarla desde el conocimiento de la historia.