Juan Esteban Henao

Juan de 29 años, ha habitado la comuna 2 desde pequeño. Y desde que inicio con el ejercicio de su profesión, o más bien de lo que le apasiona que es ser payaso, en todos los rincones de la ciudad, le aporta al territorio desde lo que sabe y le gusta. Reír, conversar, caminar, tomarse un tinto, le hacen conocer lugares y personas que lo llenan de experiencias valiosas.

Siento que caminar y recorrer lugares, andar en bicicleta, conocer callejones, carreras, lomas, permitirse y permearse un poco de la idiosincrasia de este espacio, conocer al señor de la tienda, el de las solteritas, el de las galletas, eso es habitar este territorio. Así mismo, abrirse al contacto humano ya que nos hemos ensimismado mucho; hay una amalgama de situaciones a nuestro alrededor y nos hemos vuelto egoístas.

A esta comuna le aporto primero desde mi quehacer, soy artista y payaso, y si algo esto me enseña es tratar de ser lo más humano posible. Mirar a los otros a los ojos y escucharlos, desde esos quehaceres. En la biblioteca desde los talleres de expresión corporal, de improvisación o de juego recomiendo no perder la fascinación por lo nuevo, por sorprenderse, por jugar; que este contexto social y cultural no nos prive de la posibilidad de todo el tiempo hacer uso de la imaginación, de derrochar al máximo su capacidad creativa e interpretativa. En este lugar me convertí en abuelo cuenta cuentos, y a esta labor agradezco poder conocer otras realidades y otros espacios de la ciudad.

«soy un payaso andariego, tengo aliados, conocidos y colegas de todos los gremios artísticos y culturales de la ciudad, a los que también he tenido la oportunidad de apoyar y retribuir, por medio de un trueque de saberes.»