En la década de los setenta la Casa Amarilla era uno de los burdeles de la zona de tolerancia llamada “las Camelias” también nombrada por los pobladores y visitantes del sector como “Las camas de Amelia”. Con el pasar de los años estos lugares de entretenimiento dieron paso al barrio como hoy lo conocemos y solo quedó en pie la estructura del Burdel Copinol resignificada por la Corporación cultural Nuestra Gente.

Erika Cristina Muriel Holguín, es moradora de la comuna Nororiental, formada como artista para la vida en la Corporación Cultural Nuestra gente, administradora pública y Magister en procesos urbanos y ambientales. Lleva 24 años trabajando en el territorio principalmente con la Corporación Nuestra Gente, institución que ama por su labor y que le ha permitido ser y hacer. Acompaña procesos de memoria viva del territorio y actualmente es la representante legal y lidera la coordinación de proyectos culturales de la entidad.

Erika considera que “la transformación de este mundo empieza por el acompañamiento de otros seres humanos” y esto es justo lo que le ha permitido la labor que ha desarrollado con su trabajo en la Casa Amarilla, transformación social a través del teatro comunitario, la literatura y el desarrollo local basado en principios que siempre están presentes en cada proyecto que emprende la corporación, trabajo en comunidad, solidaridad, amor, libertar, creatividad y confianza.

La corporación en sus 34 años de trabajo comunitario ha gestado y sostenido diferentes espacios culturales de encuentro comunitario como el Bazar del libro, la carpa literaria, el sancocho comunitario de fin de año y su propio festival de teatro comunitario que es referente no solo a nivel local sino nacional e internacional.