“…Era ese momento donde pensaba en esas voces que tallaron el silencio que hoy cobija este camino, tantas pisadas y tantas huellas diluidas en el tiempo, cruel e infinito receptor de vidas…” recitaba nuestro guía en rimas, como un sinfín de cuentos que su memoria pintaba en frente suyo y pudiera decirlo a nosotros, su audiencia, quienes enfocados en la quejumbrosa travesía que nos esperaba, no apartábamos más la vista sino a donde nuestro resplandor deseaba. Paso a paso, estructura tras estructura, jugaban los niños como si no pasara nada. Los viejos se reían y con su mirada desdichada, entendían
Read More

Categorías: Servicios bibliotecarios.