FIESTAS EN COLOMBIA: LAS MÁS REPRESENTATIVAS. CAPÍTULO 1

  Las fiestas son un acontecimiento social que permite la celebración de las culturas, las tradiciones, el recuerdo de personajes, de acontecimientos que marcaron cambios en la historia de una sociedad y la demostración de anhelos y sueños. En diferentes épocas se han realizado estudios sobre el significado de la fiesta para las comunidades y podría plantearse que en Colombia han permitido la cohesión social y se han convertido en estrategias para cambiar el panorama histórico de violencia, aunque sea en determinadas fechas, espacios y escenarios[1].

A partir de la diversidad cultural, se puede evidenciar esta característica también en las celebraciones y fiestas que suceden en el país. Todas tienen orígenes y significados diferentes de acuerdo con el territorio, la población y las construcciones socioculturales de las comunidades. Se pueden encontrar fiestas de muchos tipos entre las que se destacan primitivas, carnavales, fiestas religiosas, estatales, municipales, étnicas, poblacionales, urbanas y locales, campesinas, entre otras[2].

De esta manera la fiesta es una ceremonia que pretende recordar, conmemorar, festejar y divertirse, la cual fue heredada de los españoles en el siglo XVI, época colonial que tal como lo afirmó Delia Zapata citado en el artículo e investigación de Carlos Alberto Valderrama «en esa época, negros e indios ocupaban el mismo plano dentro de la sociedad esclavista y feudal. En las tradicionales fiestas de la Candelaria, por ejemplo, los discriminados siervos no podían ocupar las tarimas que ellos mismos, con sus adoloridas manos, construían para realzar la prominencia de blancos chapetones y de criollos privilegiados» (2013)

Con lo anterior, queda evidenciado que la fiesta hace parte de la vida cotidiana de la humanidad y aunque hay varias perspectivas, análisis y opiniones respecto al significado de ésta en la cotidianidad de las sociedades, algo es claro “el hombre habrá de festejar, pues, de lo contrario, acabará buscando las malas formas sustitutorias de la fiesta, incluida la guerra” (Marquad, Odo. 1993) por lo que podría decirse que la sociedad al estar en constante unión y tensión resultado de las relaciones humanas debe tener escenarios diferentes a la guerra para materializar sus formas de pensar y sentir, viviendo en colectividad y la fiesta lo posibilita.

Con respecto a esto, vale la pena resaltar que las fiestas no son un acontecimiento estático, sino que constantemente se están transformando a medida que lo hacen también los grupos sociales a partir de las emergentes formas de convivencia contemporáneas. Actualmente Colombia cuenta con un amplio número de fiestas en las diferentes regiones y son reconocidos desde diferentes perspectivas y nombres, entre los que destacan: festivales, ferias y carnavales.

Para identificar un poco más algunas de estas fiestas, se realizará un recorrido por la miniserie documental “mi día de fiesta” del director Andrés Lizarazo que realizó este ejercicio con el fin de descubrir los oficios tradicionales de los habitantes de varias regiones; lo cual se interrelaciona con la fiesta como un acto predominantemente cultural y propio de cada territorio. La miniserie consta de 8 capítulos y cada uno de acuerdo con la fiesta que retrata, tiene la presencia de un invitado conocedor de la tradición de dicha celebración.

En el primer recomendado se invita a ver el capítulo “feria de flores” quién tuvo como invitado al director antioqueño Simón Mesa[3]. En este documental se encontrarán descritas a través del lenguaje expresivo, histórico y audiovisual todas las características, expresiones, esfuerzos, historias, orígenes y simbolismos que han configurado a través de los años a esta fiesta como una tradición cultural para los antioqueños. También hace un paralelo de las diferentes formas de celebrar de las personas, aun cuando pertenecen a la misma sociedad.

Este capítulo se puede disfrutar a través de la pagina https://www.rtvcplay.co/series/mi-dia-de-fiesta/feria-flores