¿No sabes qué leer?

En este recomendado mencionamos algunas novelas históricas de escritores colombianos que van desde la conquista española hasta el periodo de La Violencia. Este género literario es una oportunidad de conocer la historia de una forma diferente, mezclando hechos ficticios con sucesos reales poco conocidos a través de la mirada crítica de los autores.

 

Muy caribe está

 

 

 

Muy caribe está

 

Autor: Mario Escobar Velásquez

 

Poco se conoce de la historia del Golfo de Urabá y menos aún de la conquista española en esta región del país. En esta novela, un fraile de origen de español es dejado en las costas de Urabá con la misión de aprender el idioma y las costumbres de los indios Caribe, pueblo guerrero que luchó con fiereza contra la invasión europea. En este choque con el nuevo mundo y la cultura de los nativos, conoceremos a través del protagonista, un nuevo mundo basado en el equilibrio natural donde el nativo es un sabio hijo y protector de la naturaleza.

Mario Escobar, gracias a su estilo y dominio del lenguaje, tiene el don de calar hondamente, dolorosamente, con su escritura. Porque como diría Mario, todo lo que es bello, duele.

 

 

 

El fusilamiento del diablo

 

Autor: Manuel Zapata Olivella

 

Manuel Saturio Valencia fue el último colombiano fusilado del que se tiene registro en Colombia en mayo de 1907. Su ejecución estuvo rodeada de racismo y graves faltas a un debido proceso por parte de las autoridades. Por eso, Manuel Zapata Olivella, toma este personaje no solo para narrar el periplo (ficcional) del protagonista, si no también para mostrarnos la precariedad, pobreza y esclavitud de un pueblo que, hoy, continua fuera del foco de los medios de comunicación a pesar de las graves faltas a los derechos humanos que se siguen cometiendo en el departamento del Chocó.

La extracción de recursos de manera irresponsable de las multinacionales, la insurrección de un pueblo asediado bajo el látigo del “hombre moderno” en pleno Siglo XX, el amor y el misticismo de la cultura negra, se mezclan en esta obra maestra de la narrativa histórica colombiana.

El fusilamiento del diablo
La carroza de Bolívar

 

 

 

La carroza de Bolívar

 

Autor: Evelio Rosero

 

¿Fue Bolívar un héroe o un taimado estratega político-militar? Frente a una discusión histórica que podría tornarse acalorada por los sentimentalismos patriotas y las historia que aprendimos en colegios, escuelas y universidades, Evelio Rosero conecta el Carnaval de negros y blancos con algunos episodios y decisiones poco conocidas de la vida de Simón Bolívar.

Esta trepidante lectura, que incluye documentos reales que ponen en evidencia la arbitrariedad del libertador con el pueblo nariñense, con el que se cometieron abusos y crímenes atroces, nos encarrila además en la vida de Justo Pastor, el protagonista, obsesionado con la verdadera historia de Bolívar, de quien sentiremos tristeza, amor, desamor y una profunda compasión de cara a la abrumadora vida que lleva y de la que nos sentiremos parte.

 

 

Cóndores no entierran todos los días

 

Autor: Gustavo Álvarez Gardeazábal

 

Habrá que ver en la vida a uno tan solapado como lo fue León María Lozano; en misa de las 6:00 a.m. sin falta, al tiempo que líder de una de las bandas criminales conservadoras más temidas del periodo de La Violencia en Tuluá, Valle del Cauca. En esta novela, Gardeazabal, usando un laberíntico rumor narrativo que exige del lector toda la atención del caso para no perderse en la historia y los personajes, expone un periodo histórico que vivieron nuestros padres y abuelos, La Violencia política bipartidista del siglo pasado.

Esta obra, deja al descubierto una característica fundamental de la violencia en Colombia, la ignorancia e irracionalidad de los artífices de la guerra.

Cóndores no entierran todos los días
Los derrotados

 

Los derrotados

 

Autor: Pablo Montoya

 

¿De qué manera generar empatía por las víctimas de la violencia en el campo y las ciudades a través de la literatura? Tal vez la respuesta sea Los derrotados del escritor Pablo Montoya. En esta novela, el lector conocerá algunos aspectos de la vida de Francisco José de Caldas, el sabio; el derrotado. Desde su ilusión por ser el asistente de Humboldt durante sus viajes por América del Sur, hasta su deseo por crear el herbario más completo de la Nueva Granada, sus sueños fueron truncados por una guerra independentista que atropelló sus proyecciones y le costó la vida. Pero la historia no se queda allí. La vida de Caldas se entrelaza con la de tres jóvenes que se enfrentan al aterrizaje de la utopía de luchar por un país mejor en la pista de la desconcertante realidad nacional.

No ha habido nunca una razón válida para perder la vida: ni una idea, ni una causa, ni un mandamiento. Esta es la fuerza de Los derrotados. Un libro que detona la empatía y la compasión luego de mostrarnos los más crudos episodios de la violencia y reflexionar sobre el papel del arte, la imagen y por supuesto, la literatura.

La casa grande

 

Autor: Álvaro Cepeda Samudio

 

Por lo que se sabe y dicen sus amigos, Álvaro Cepeda Samudio fue un extrovertido y polifacético intelectual costeño. Dicen que de las tertulias y retos literarios que sostuvo en el Grupo de Barranquilla, salieron los temas de algunos de sus cuentos y también de algunos libros de Gabriel García Márquez. De lo que si tenemos certeza, es de la genialidad narrativa en los diálogos de La Casa Grande. La forma en que la masacre se convirtió en un rumor nacional es la fórmula que emplea Samudio, junto con una influencia literaria norteamericana, para contarnos la historia de una casa, de una familia, de una maldición que rige las vidas de la familia en un círculo de errores reiterados.

La Masacre de las Bananeras es el tema histórico de La casa grande, en la que también cobran vida la violencia ejercida por las autoridades contra la población civil, el papel de las multinacionales y capataces nacionales prostituidos a los intereses extranjeros amparados en la explotación. En esta casa grande, como en Colombia, pasa de todo, pero a simple vista, no pasa nada.

La casa grande

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *