El Satiricón

El Satiricón continúa siendo una de las composiciones de la Antigüedad que mayor interés despiertan en el lector moderno. Una vez superada la sensación de desconcierto que provoca el estado fragmentario en que nos ha llegado y las dificultades para reconstruir el argumento central, este único testimonio (junto con El asno de oro) del género novelesco en Roma nos depara la cautivadora y dinámica narración en primera persona de las peripecias de Encolpio, un pobre diablo que se busca la vida junto a sus amigos en un mundo lastrado por la corrupción y el libertinaje. «El Satiricón es un abigarrado y pintoresco relato, lleno de lances singulares, de descripciones cómicamente fabulosas cuya acción, varia y cortada con trances inesperados y grotescos, tiene un ritmo acelerado de crescendo. La obscenidad sin ningún paliativo campea en las páginas de este libro decadente y singular. El Satiricón, que carga las tintas en la descripción de costumbres relajadas y nefandas, tiene una innegable gracia en el estilo, único en su clase en la literatura latina.