Mi comuna al cuento: la historia también la escriben los niños y las niñas (Hoy te presentamos a)

Un miércoles cualquiera a las tres de la tarde, 40 niños del barrio Palermo, en la Comuna 4 de Medellín, salen de las aulas de clase para asistir a la actividad que el profe Yonatan tiene preparada para ellos: dibujar una claqueta. Sí, de esas que usan los directores en las producciones de cine y televisión. Para muchos podría ser un evento sencillo, una simple actividad extracurricular, pero en el mundo de estos chicos la claqueta se convierte en ese elemento que les da el poder de imaginar lo que quieran, de soñar y de contar la historia de su barrio de una forma libre, espontánea y auténtica, al mejor estilo de los directores de Hollywood.

Los niños se dividen por grupos y se sientan alrededor de una mesa. En el centro de ella Yonatan les pone una imagen de una claqueta, a cada uno le entrega un lápiz, marcador o lapicero y un trozo de cartón paja para que imiten en ella el dibujo que tienen en frente. Todos saben qué es y entienden que se debe cerrar y gritar “1,2,3 acción” para comenzar el rodaje. Están ansiosos porque saben que a la semana siguiente comenzarán la producción de sus cortos, donde harán equipos de producción y cada uno cumplirá un rol: director, productor, camarógrafo o actor.

Muy concentrados van delineando la forma cuadrada de la claqueta mientras entre ellos conversan y se cuentan anécdotas del colegio y la familia. Este espacio, propiciado por el proyecto Mi comuna al cuento, es también un lugar para que estos chicos dimensionen la vida en su barrio y logren apropiarse de él para poder contar esas historias que parecen pasar desapercibidas, pero que en definitiva marcan sus rutinas y dinámicas sociales y familiares. “Mi mamá tiene un bebé en la barriga”, “La mía se cayó ayer y se raspó una rodilla”, “Ah pues mi hermana ya va a cumplir 5 años y yo 7 el 23 de noviembre”, conversaciones indistintas que se mezclan entre la bulla típica de un salón de clases donde 40 niños quieren ser protagonistas, pero que no dejan de ser relevantes para ese cuento que juntos están contando.

En la Fundación Solidaria La Visitación, Mi comuna al cuento logra traspasar las fronteras de los barrios y eliminar distancias entre los niños. En cada taller al que asisten, los dibujos, los libros y las risas hacen que este se convierta en un espacio para recrear todo lo que sueñan y lo que viven. Cuando Yonatan les lee ese libro en el que un padre se va de casa, los chicos manifiestan sus inquietudes frente a esa decisión y reflexionan sobre qué pasaría si alguno de sus seres queridos se fuera del hogar.

En este taller de producción audiovisual con niños y niñas de entre los 6 y los 14 años hay una búsqueda por mantener la memoria de un barrio y continuar construyéndola con esta generación de chicos que aún tiene tanto por descubrir, pero sobre todo, que tiene una responsabilidad de no perpetuar problemáticas, sino de transformar ese territorio que es un cuento de todos.

¿Quieres saber más de Mi comuna al cuento?

Este es un proyecto ganador de los estímulos del Plan Ciudadano de Lectura, Escritura y Oralidad que se lleva a cabo en diferentes lugares de la ciudad. Estas actividades son gratuitas y no requieren de inscripción previa. Para conocer fechas y horarios puedes contactar a Yonatan Duque en el correo yduquevilla@gmail.com y en su celular 304676074.