En San Javier, el Álgebra es de Estrellas

“(…) Los talleres de escritura podrían llamarse laboratorios de conciencia, porque con la escritura y la lectura, con lo que conversamos, con lo que callamos, nos damos cuenta del mundo que nos rodea, del mundo que carecemos, del mundo que sentimos y el que soñamos.” Así reza un fragmento de la introducción de la cartilla Constelaciones, recopilatorio del año 2016 de los trabajos del Taller de Escritura Creativa Álgebra de Estrellas que celebra sus reuniones los miércoles, cada ocho días, en el Parque Biblioteca San Javier.

El taller de escritura trabaja varios géneros literarios dentro de los que cabe destacar el cuento, la poesía y la crónica. Pero también se han leído y escrito columnas de opinión, ensayos y aforismos. La metodología del taller gira alrededor de la presentación de un tema, al principio de la sesión, donde se explica una técnica narrativa o lírica. Se leen algunos ejemplos y se plantea un ejercicio de escritura que se lee en compañía de los asistentes y se deja una tarea para desarrollar a lo largo de semana. El taller tiene varias líneas de trabajo. Una primera línea que apela a la parte creativa, irracional, de escritura automática donde surgen las primeras ideas. Una segunda línea de corte técnico donde se podrían editar los textos surgidos de esa primera parte creativa. En esta segunda línea cabe la teoría literaria, los trucos del oficio y la edición gramatical. Y la última, donde están las lecturas y la formación de criterio.

Así, por ejemplo, durante el mes de mayo trabajamos el tema de la crónica. Tipos de crónica, técnicas de reportería, clasificación de las crónicas, el perfil como género periodístico. Ejercicios de redacción y edición. Lectura de los trabajos de los participantes y correcciones. En el mes de julio estamos trabajando el misterio y la intriga. ¿Cuál es el truco para crear suspenso? Y estamos realizando un repaso sobre estos géneros y sus dinámicas.

Álgebra de Estrellas cuenta ya con dos publicaciones y este año sumará una tercera, donde se hace una exposición del trabajo realizado durante estos años. Al respecto, Gloria Narváez, compañera que viene desde hace dos años al taller dice: “Considero que he logrado afianzar mi estilo, los temas que me convocan y la forma en que aprovecho la inspiración. Además, un día cualquiera, me llegó aquello que tanto respetaba: la poesía y también la estoy practicando. En estos logros, rescato el papel de Andrés Delgado como promotor de lecto-escritura, ya que nos ha llevado amable y teóricamente, por los diferentes géneros literarios y con quien hemos consolidado un grupo de amigos y cómplices de la literatura; entre quienes además, las mujeres del taller conformamos un colectivo de mujeres: Penélope, para seguir promoviendo la literatura, entre ellos un proyecto en la Cárcel de Pedregal, con 40 reclusas, a través de uno de los estímulos de la alcaldía.”