Las huertas: para sembrar y recordar.

Estos espacios bibliotecarios tienen como fin ofrecer una serie de elementos pedagógicos alrededor de la memoria, la siembra, e información sobre la soberanía alimentaria.

Un lugar para la acción del público alrededor de su manutención, un  laboratorio verde de la comunidad.

Buscan replicar las prácticas ecológicas y el cultivo casero de plantas medicinales, y hortalizas.

  • Las huertas tuvo lugar en 7 bibliotecas.
  • 160 sesiones
  • Más de 2.100 participaciones en el año,  de todas las edades, ya que según la huerta intervienen distintos grupos poblacionales.