Un día en el paraíso de Twain [Recomendado literario]

Luego de escuchar las historias que nos cuentan nuestros abuelos, ¿nos hemos preguntado si son ciertas o falsas?, ¿si ellos las vivieron?, ¿si sus abuelos se las contaron o, si se las ingeniaron en el momento que intentaban calmar el llanto de un bebé?

Hemos escuchado historias sobre príncipes, hadas y brujas; pero también sobre el origen, sobre cómo surgieron las galaxias, los mares, la tierra, los animales y los primeros seres que habitaron el mundo. Hemos escuchado cómo desde diversas creencias o estilos de vida se tejen estas narraciones… Mark Twain no fue la excepción y nos llevó, por un paraíso, de la mano de sus primeros habitantes: Adán y Eva.

En sus diarios, cada uno narra cómo ha sido habitar el paraíso, nombrar lo que les rodea, alimentarse, sorprenderse ante el día y la noche, ante aquellos seres y cosas que se ponen en frente y de los cuales tienen total curiosidad.

Y así como nos cuentan lo que les sorprende, también nos hablan del desencantamiento de una inevitable convivencia a la que se vieron sometidos:

“Viernes.

Ella dice que la serpiente le aconseja probar el fruto de ese árbol, y dice que el resultado será una noble, bella y grandiosa educación. Le dije que también habría otro resultado: introduciría la muerte al mundo. Fue un error: hubiera sido mejor guardarme la observación para mí mismo; sólo logré darle una idea: ella podría salvar al buitre enfermo y proporcionarles carne fresca a los abatidos leones y tigres. Le aconsejé que se mantuviera alejada del árbol. Dijo que no lo haría. Preveo problemas. Emigraré” (Pág. 17)

Con una narrativa fresca y agradable, Twain nos dibuja la idea de un paraíso controversial con un Adán que, al parecer, carece de sentido común y con una Eva que nombra, crea, señala, organiza, confronta y pese a su amor,  pone en aprietos a su compañero:

Lunes.

Esta nueva criatura de pelo largo se entromete bastante. Siempre está merodeando y me sigue a todas partes. Eso no me gusta; no estoy habituado a la compañía. Preferiría que se quedara con los otros animales. Hoy está nublado, hay viento del este; creo que tendremos lluvia… ¿Tendremos? ¿Nosotros? ¿De dónde saqué esta palabra…? Ahora lo recuerdo: la usa la nueva criatura” (Pág. 9)

Los diarios de Adán y Eva se componen de siete apartados:

 

*Extractos del diario de Adán

*El diario de Eva

*Extracto del diario de Adán

*Continuación del diario de Eva

*Después de la caída

*Cuarenta años después

*En la tumba de Eva

 

En este camino por “las cataratas del Niágara” (nombre concedido por Eva al Jardín del Edén), vemos a un Twain ingenioso que, con sátira y humor, divierte al lector y rompe los esquemas de los relatos tradicionales que giran en torno a estos personajes. Nos invita a imaginar los senderos que recorren, sus angustias y deseos, nos muestra a un Adán y a una Eva imperfectos y semejantes al ser humano.

Esta es una historia entretenida, escrita por un grande. Lo mejor es que puedes encontrarla  en las bibliotecas Públicas de Medellín… ¿Te animas a leerla?

Título: Los diarios de Adán y Eva

Autor: Mark Twain

Traducción del inglés de Gabriela Bustelo e ilustraciones de Sara Monte.

ISBN: 9788415979791

Clasificación Dewey: 813 T969d3

Sobre al autor

Samuel Langhorne Clemens (1835 – 1910), más conocido como Mark Twain nació en Florida, EEUU; creció en un pequeño pueblo de Hannibal (Misuri); fue aprendiz de tipógrafo, piloto de un barco de vapor fluvial, trabajó en la minería y fue periodista, lo que permitió dar a conocer sus primeros textos que se destacaron por su estilo fresco, cargado de humor y buenas críticas. No fue muy bueno en las finanzas, pero en su afán de conseguir riquezas viajó por diferentes lugares y conoció a grandes escritores que lo motivaron a continuar con su carrera como escritor… ¡y que bueno que les hizo caso porque hoy es considerado como uno de los mejores escritores norteamericanos! Algunas de sus obras son: Las aventuras de Tom Sawyer, Las aventuras de Huckleberry Finn, Un Yanqui en la corte del Rey Arturo, la vida en el Misisipi, El príncipe y el mendigo, Los diarios de Adán y Eva.

¿Quién te invita a leer este libro?

Carolina Berrío Arroyave.

Licenciada en Humanidades Lengua Castellana de la Universidad de Antioquia, actualmente es gestora de fomento de lectura y escritura en la biblioteca público corregimental San Sebastián de Palmitas. Considera que lo mejor para escapar del desencanto que en ocasiones trae el mundo, es contemplar las ilustraciones de Jimmy Liao mientras se toma un chocolate caliente y se abraza una buena compañía.