Tips para incentivar la lectura infantil

Los siguientes son cuatro tips de lectura para niños de 6 a 12 años. Niños que inician la edad escolar, que empiezan a conocer amigos y a cumplir normas. Esta es una etapa difícil pues deben acostumbrarse al ritmo y compromisos que pone la escuela y el colegio, lo que puede hacer que les dé un poco más de dificultad la lectura.

Ofrézcale libros llamativos

Es importante que los libros que le ofreces sean visualmente llamativos para que no los vean como una tarea, sino como un juego, una actividad de esparcimiento. El Libro álbum, los libros pop-up, libros con puzzles (rompecabezas) para resolver misterios, que a través de la exploración de la imagen inviten a lecturas más allá del texto, son apropiados para retar y estimular la capacidad de análisis del niño.

**Un buen ejemplo de este tipo de libros juego es: Un libro de Hervé Tullet.

Invítalo a hacer lecturas hipertextuales y multimediales

Aprovecha  las posibilidades narrativas que ofrecen los dispositivos gracias a la multimedia y la inquietud que demuestran los niños por el manejo de computadores, tabletas y celulares, para ofrecerles libros digitales con narrativas y lecturas no lineales, que lo hagan parte del desarrollo de la historia, en las que él o ella, más que leer construyen el relato. Saltando al pasado o el futuro de la historia, cruzando personajes e historias, experimentando con nuevas versiones de narraciones conocidas.

**La auténtica historia de los tres cerditos es un cuento infantil en formato de álbum ilustrado de Jon Scieszka, que parodia al cuento de Los tres cerditos.

Haz del cine un aliado

Aprovecha la oferta de películas basadas en libros para jóvenes y cuentos infantiles tradicionales para expandir los relatos que encuentras en libros. Procurando leer el cuento o el libro antes de ver la película, invítalo a comparar, a encontrar las diferencias que existen entre el relato leído y el relato audiovisual.

Ayúdalo a encontrar las cualidades y riquezas de ambos medios, recuerda que ver una buena película te puede llevar a buscar el libro en el que se basa y viceversa, hay una relación íntima entre literatura y cine que podemos aprovechar para expandir la experiencia de la lectura de nuestros hijos.

**Un buen ejemplo que puedes usar para este ejercicio son las obras de Roald Dahl, sus historias para jóvenes y adultos han sido llevadas al cine. Sus libros más populares son Charlie y la fábrica de chocolate, James y el melocotón gigante, Matilda, El gran gigante bonachón, Las brujas y Relatos de lo inesperado.

Haz de la lectura una experiencia vivencial

La lectura es un poderoso motivador del interés por la exploración, así que después de una buena lectura provoca experiencias que traigan al mundo real del niño un elemento o una sensación que conoció a través de la lectura.

Un ejemplo sencillo: después de leer Charlie y la fábrica de chocolate, llévalo a la cocina y junto a él o ella prepara unos dulces de chocolate, o llévalos a visitar una dulcería donde les puedan enseñar el proceso de elaboración de un chocolate. Complementa la lectura con una experiencia.

Finalmente el secreto consiste en hacer de la lectura parte de la vida del niño, recuerda que los niños se aburren cuando el libro y el adulto subestima su capacidad interpretativa. Ponles retos, invítalos a interpretar, a crear un juego basado en un libro, seguramente después de leer recodarán la historia por toda la vida.

** Estos tips son proporcionados por Diana Catalina Lopez, Comunicadora Social / Periodista – máster en Promoción de Lectura y Escritura Infantil. Ella es Gestora de fomento de lectura de la Biblioteca Pública de La Floresta.