Retratar la realidad [Recomendado Literario]

Holcomb, Kansas, 1959. Un pueblo pequeño y tranquilo, situado en la “franja de la Biblia” de los Estados Unidos, esa región conservadora y cristiana que se precia de llevar una vida familiar y comunitaria guiada por los preceptos espirituales, se convierte en el macabro escenario de un crimen sin razón aparente.

La familia Clutter, conformada por los esposos, un hijo y una hija adolescentes, parecían el modelo a seguir para los demás. Eran amables, hacendosos, entregados a los quehaceres espirituales y no tenían ni un pequeño problema con nadie. No tenían grandes ahorros y, como pudo comprobarse luego, no fueron víctimas de robo. ¿Por qué alguien, entonces, querría matarlos?

Tal vez esta pregunta llevó al escritor norteamericano, Truman Capote, a seguir el ovillo de esta historia que, lamentablemente, sucedió en la realidad. Tan pronto como leyó la noticia decidió viajar desde su residencia en Nueva York hasta el pequeño poblado de Holcomb, en donde recopiló muchísimo material que luego le sirvió para hacer una reconstrucción de los hechos tan minuciosa como si los hubiera observado todos en primera persona.

El ejercicio literario de Capote se constituiría en vanguardista, pues proclamaba que estaba inaugurando un nuevo modo de narrar y, tal vez, un nuevo género literario: la novela de no ficción. En A sangre fría, publicada en 1966, se conjugan la magistralidad del novelista fluido con la investigación rigurosa del periodista, surgiendo de esta amalgama un relato escalofriante y detallado de los últimos momentos de los Clutter, pero también se le ofrece al lector un retrato vívido de los asesinos: ‘Dick’ Hickcock y Perry Edward Smith, a quienes el propio Capote entrevistó durante largas sesiones mientras estuvieron detenidos en prisión.

Como quien borra una firma, como un vampiro ante el espejo, Capote logra eliminar su presencia del relato y transmitirlo en una (casi) perfecta tercera persona, ateniéndose a los hechos más que a las interpretaciones. Sin embargo, su manera de plasmar la vida y acontecimientos de los convictos hizo pensar a más de un crítico que se había puesto claramente de su parte. Más allá de esta discusión, el narrador nunca se menciona a sí mismo ni emite opinión alguna, dejando que sea el lector el que se enfrente a la contundencia de los eventos.

Galopando entre la novela negra y el periodismo, A sangre fría supuso toda una revelación literaria en la década de los sesenta y en los años por venir, influyendo tanto a literatos como a reporteros y cronistas. En su caso lo que interesa no es tanto saber qué ha ocurrido (desde el principio sabemos que se trata de un asesinato múltiple) sino cómo ha ocurrido, adentrándose en la psicología de unos personajes tan bien definidos que, una vez culmina la lectura de las 400 páginas, el lector siente que también él ha participado de esta historia, que acaso la sangre de la familia todavía corre ante su retina y que los asesinos son seres humanos… quizá demasiado humanos.

 

Sobre el autor

Truman Capote (nombre real: Truman Streckfus Persons) nació en Nueva Orleans en 1924 y falleció en Los Ángeles en 1984. Su personalidad franca y amanerada, su abierta homosexualidad y su amistad con celebridades y artistas, le convirtieron en una persona con bastante notoriedad. Entre sus obras figura la novela Desayuno en Tiffany’s (1958), que sería adaptada al cine y protagonizada por Audrey Hepburn.

No obstante, A sangre fría (1966) se convirtió en su obra más aclamada, tanto por la crítica como por los lectores, vendiendo más de trescientos mil ejemplares. Su vida pintoresca también fue llevada al cine en la película Capote (2005), dirigida por Bennett Miller y protagonizada por Philip Seymour Hoffman. Falleció a los 59 años a causa de una insuficiencia hepática.

Si quieres adentrarte en esta escalofriante historia y en el alma de sus protagonistas, puedes encontrar el libro en tu biblioteca pública más cercana:

Título: A sangre fría.

Autor: Truman Capote.

ISBN: 9789588820439

Clasificación Dewey: 813 C246as1

¿Quién te recomienda esta obra?

Juan Diego Hernández Londoño

Psicólogo de la Universidad de San Buenaventura, apasionado por la lectura y las letras, la música y las artes. Actualmente se desempeña como mediador de lectura en el Parque Biblioteca Manuel Mejía Vallejo, Guayabal.