La Perra, una historia inesperada [Recomendado literario]

“Así que eso era matar. Damaris pensó que no era difícil ni tomaba demasiado tiempo”.

Pilar Quintana.

La culpa que surge después de actuar bajo el efecto de los impulsos, el deseo de brindar un amor a los hijos que no llegan y una cadena de soledades, marcan esta historia de la escritora caleña y recientemente ganadora del premio Biblioteca de Narrativa Colombiana, Pilar Quintana, quien nos invita a seguir, de la mano de Damaris, el personaje principal de la novela, un recorrido que intercala los recuerdos con vivencias de un presente y con los desafíos naturales propios de quien habita entre el mar y la selva.

El lector encontrará en esta historia un rincón en el Pacífico con un paisaje de belleza poco frecuente en el que la selva y el mar se juntan de manera muy distinta a la idílica imagen de playa luminosa con brisa que ofrecen las postales; una selva que es casi un personaje de la obra, pues hace que el lector sienta su humedad pegajosa a medida que avanza por las páginas en las que ella aparece… Cambia los climas, envía las plagas, encierra a la perra y parece querer devorarse a alguien… Es allí donde Damaris ha aprendido a sobrevivir: “le había tocado atravesarla caminando con los pies enterrados en el barro y el agua hasta la cintura, sola, completamente sola, en un cuerpo que no le daba hijos y solo servía para romper cosas”.

La autora muestra gran parte del camino que ha seguido esta mujer de manos incongruentes con la ternura que ella alberga dentro de sí: “Las tenía inmensas, con los dedos anchos, las palmas curtidas y resecas y las líneas tan marcadas como grietas en la tierra. Eran manos de hombre, las manos de un obrero de construcción o un pescador capaz de jalar pescados gigantes”. Tal vez esa cercanía con la naturaleza hostil del lugar lleve a que se pueda ver una especie de unión entre el carácter de ese ambiente y el que tiene la protagonista al actuar finalmente de una manera despiadada, misteriosa e inesperada.

Esta corta novela revela a una mujer con una vida llena de soledades: la de un padre que la abandonó sin conocerla, la de una madre que muere prematuramente, la de un mejor amigo de la infancia arrebatado por el inclemente oleaje, la de un esposo presente de cuerpo pero con el alma lejana como el horizonte del mar en el que pescaba, la de unos hijos que jamás pudo tener por más que los anhelara, y finalmente por la cachorra, su perra, casi su hija, que con sus acciones repetidas de abandono del hogar y regreso a él, hace que Damaris experimente una forma de dolor transformado: “no lloró más por la perra, pero su ausencia le dolía en el pecho como si fuera una piedra”. Lo que casi podría asemejarse a la tristeza que se experimentan cuando los hijos inevitablemente  abandonan el hogar materno para ir en sus propias búsquedas, lo cual, aunque natural, hace que en Damaris nazcan incertidumbres y oscuros impulsos.

La marejada de hechos mezclados con los recuerdos y nuevos sentimientos llevan al punto en que se cuenta que Damaris “observó todo con horror, pero también con una especie de satisfacción que era mejor no reconocer y enterrar detrás de las otras emociones”, como parte de los cambios que se dan durante toda la historia de La perra, que trae consigo un final inesperado y doloroso, en el que el lector también se encontrará, mientras avanza por sus páginas, con la triste aceptación de cómo un amor inmenso que algún día se tuvo por un ser, puede transformarse en sentimientos tan oscuros que sorprenden a quien los siente.

¿Quieres saber más? Encuentra el libro en tus bibliotecas públicas

Título: La Perra

Autora: Pilar Quintana

Clasificación: C863 Q7

ISBN: 9789588979731

 

Consulta y encuentra este y otros libros en el catálogo público de las bibliotecas públicas de la ciudad de Medellín:

http://bibliotecasmedellin.gov.co/cms/catalogo-general/

¿Quién te invita a leer este libro?

Nancy Murillo.

Licenciada en Español y literatura de la Universidad de Antioquia. Desde pequeña descubrió los libros y sus posibilidades de ahondar en la realidad y de explorar la imaginación. Le encantan los gatos, preparar recetas raras y contagiar a otros de su gusto por la lectura. Se ha desempeñado en la docencia y actualmente es gestora de lectura del Sistema de Bibliotecas públicas de Medellín en la Biblioteca Granizal.