El Jordán, habitado por las palabrotas de Octavio Mesa

Afuera, mientras  el sol y la lluvia acompañaban la cotidianidad de las calles, adentro, en el Centro de Documentación Musical El Jordán, ya todo estaba presto para recibir a quienes, por curiosidad, espíritu investigativo o intención de evocar otras épocas de su vida ambientadas por la música, asistirán a Palabras Parranderas, un espacio en el que leímos la música a través de las palabras, o, más bien “palabrotas” de Octavio Mesa, cantante y compositor antioqueño, que falleció en 2007.

El conversatorio, duró aproximadamente una hora y media, tiempo que fue corto para que los asistentes profundizaran en la vida de este cantante. Zahira López, periodista y autora del libro “El cantor parrandero Octavio Mesa”, fue la invitada a la charla que culminó la celebración de la Semana del Libro y el Idioma, la autora contó un poco sobre el proceso de investigación y escritura de la obra, que de forma anecdótica nos acerca un poco a lo que fue Octavio Mesa, ese hombre que, con sus canciones llenas de humor y doble sentido, animó durante varias décadas  los festejos colombianos.

Edward Umaña, participante del espacio, expresó que  “la importancia de la tertulia es evocar recuerdos, que puede significar emociones. En lo personal, esas emociones  me evocan la infancia, (…) la música de cuna mía fue la música parrandera, la música de origen paisa, por la familia en la que crecí.

Algunas personas del público, además, tuvieron la oportunidad de llevarse un libro, para disfrutar de ese relato que, según su misma autora, “es apenas una pincelada” debido a que  “es muy difícil contar en un solo libro lo que es la vida de nosotros” , especialmente cuando se trata de alguien que ya no está, como Octavio, pues “ la memoria es demasiado etérea para cada uno”.

La periodista, también agregó que siempre será grato para ella hablar de él, de su música y del libro, sin importar si son pocas o muchas personas, pues ese es un compromiso que adquirió.

Finalmente, la lluvia aumentó, pero eso no impidió que la tarde culminara de forma muy agradable con el concierto que presentó la Escuela de Música de Robledo con interpretaciones variadas.