Drácula no puede amar… [Recomendado literario]

-Lucy falleció. Todos lo sabemos ¿verdad? En cuyo caso, nada puede inquietarla. Pero si no estuviera muerta…

Tomado de Drácula de Bram Stoker

Conocí a Drácula en el cine a blanco y negro. Por aquella época estaba flaco y pálido, eso probablemente me salvó de ser su cena ese día. Esas imágenes resultaron terribles, pero fascinantes, tenía tal vez diez años, esa noche no pude dormir pensando que Drácula podía estar bajo mi cama o entrar por la ventana transformado en murciélago. El vampiro deambula en nuestro imaginario en muchos casos gracias al cine, tal vez en exceso, esto ha logrado que la imagen del vampiro cambie, se deforme e incluso se banalice

Lo curioso es que muchos desprecian el libro de Bram Stoker aduciendo conocer la historia, sin embargo, nada más lejano, pues, aunque se ha contado muchas veces en el cine, este, lo cambia, omite cosas, lo transforma, inventa e incluso deforma la historia y el personaje original.

Recordemos que el escritor Bram Stoker era sobre todo un investigador, gracias a un ejercicio investigativo arduo, recoge una serie de documentos e historias de la tradición oral europea sobre supersticiones, leyendas, y todo lo relacionado sobre creencias populares: el mal de ojo, seres que regresan de la muerte, la trasmutación, seres que viven de beber sangre humana y mucho más; es decir, la idea del vampiro ya venía de tiempo atrás, así como las brujas, los ogros, los elfos. El No-muerto era parte del imaginario mundial, con diferentes formas, atuendos, nombres. Lo que hace Bram Stoker es tomar todo esto, vertirlo en una novela y así logra convertir a Drácula en héroe, populariza la leyenda en todo el mundo, lo convierte en inmortal.

Drácula personifica la muerte, el miedo, la soledad y el aislamiento; ya que estar recluido en un ataúd en el día reduce la existencia, pero también la obsesión con la inmortalidad. Además él está impedido para amar, a menos que el amor se convierta en su comida.

Drácula en el libro es una sombra, lo vemos aparecer  y desaparecer cubierto por la niebla. Los pocos momentos en que logramos verle están cargados de excitación y miedo, tal vez aquí radica la destreza del escritor, el monstruo, el No-muerto no se deja ver. Esa tensión acompaña toda la novela, nos mantiene en vilo, aunque haya sido escrita hace más de cien años ¿cómo sería haber leído la novela en ese tiempo, bajo la luz de una vela, después de medianoche?

La invitación es a dejar de lado el cine, olvidarse por un momento del estereotipo del vampiro y sumergirse en algo nuevo, volver al origen del mito, acompañar a los héroes en su intento por encontrar al No-muerto, tal vez así, podamos sobrevivir al miedo, al suspenso que yace tras las páginas del libro de Bram Stoker.

Encuentra este libro en las bibliotecas públicas

  • Título del libro: Drácula
  • Autor: Bram Stoker
  • ISBN: 9789588925448
  • Clasificación Dewey: 823 S874dr4

¿Quién escribe esta reseña?

John William Jaramillo T.

Promotor de lectura Biblioteca Pública Piloto

“Aprendí de mi esposa que los libros hay que vivirlos; son un puente para conocer a otros. Soy un poco esto y lo otro; soy un puente para que otros vivan los libros, se enamoren, sientan rabia o miedo, tristeza, pero sobre todo amor, porque es lo único que te permite ser un niño siempre. Me gusta mi gata, viajar porque siempre hay algo nuevo, el vino los fines de semana, mis dos hijas y mi nieta Isabella”.

  • Lo último de @BibliotecasMed

  • Categorías

  • Archivos

  • Entradas Recientes