Aprendiendo desde la neurociencia [Recomendado Literario]

Gracias a los avances de la neurociencia, la obra que queremos compartirles desde el Centro de Documentación en Primera Infancia Buen Comienzo, Neuromitos en educación: el aprendizaje desde la neurociencia, hace una revisión crítica y rigurosa a diferentes neuromitos sobre los procesos de enseñanza y aprendizaje, que desde hace mucho tiempo rondan la comunidad de docentes.

Cabe señalar que las investigaciones neurocientíficas aún no han alcanzado la comprensión del cerebro en su totalidad, por ello, se debe ser cauto en la valoración de los descubrimientos y no manejarlos al amaño y comodidad de las instituciones o de cada uno.

 

Es así como varios científicos se han puesto en la tarea de desmitificar algunas creencias obsoletas que han sido normalizadas e interiorizadas y, como consecuencia de ello, algunos maestros e integrantes de la comunidad educativa se han apropiado de ellas. Así que, justamente, este libro plantea otras estrategias que ayudarán a mejorar los procesos de enseñanza y aprendizaje.

¿Cuáles son algunos de los neuromitos que se abordan en el libro?

 

-El primero reflexiona sobre la importancia de no relegar el ejercicio físico, las artes o el juego como elementos secundarios en la educación debido a que su incidencia en el aprendizaje es alta.

 

-Otro neuromito nos habla que aprendemos mejor cuando la información que recibimos es acorde con nuestro estilo de aprendizaje “favorito”: visual, auditivo o cenestésico. Contrario a ellos se demuestra que no necesariamente hay un solo estilo de aprendizaje o enseñanza que se debe adoptar de forma radical, sino que puede funcionar mejor tener estrategias multisensoriales en el aula de clase.

 

-Para aprender es necesario movernos en nuestra zona de confort: significa que hay otros espacios como la naturaleza, estrategias como el juego y el mindfulness que permiten y facilitan el aprendizaje.

 

-Hay que guiar la enseñanza de los niños según el hemisferio cerebral predominante; el planteamiento opuesto es que los hemisferios están interconectados y ambos se pueden estimular, así mismo se complementan.

 

-El aprendizaje matemático ha de seguir un lento proceso constructivista relacionado con el desarrollo de la lógica y la adquisición de estructuras cognitivas, pues cuando nacemos nuestro cerebro es una tabla rasa; diferente a ello investigaciones demuestran que “nacemos con una capacidad innata para entender los números y que esta se desarrolla con la educación” (V, A 2015).

 

-Cuantas más horas pasen los alumnos en las escuelas más aprenderán, se ha demostrado que es mejor la calidad que la cantidad, el aprendizaje en otros espacios y repensar la función de la escuela como espacio que genera inquietud y emoción es esencial.

 

-La educación demanda seriedad y trabajo duro, pues esto facilita el aprendizaje de forma más eficiente, a diferencia de ello, lo divertido, el juego e incentivar la curiosidad, aumentan los niveles de dopamina lo que mejora la capacidad de aprendizaje.

 

-Utilizamos solo el 10% de nuestro cerebro. “Actualmente la neurociencia ha demostrado que en la realización de las tareas  utilizamos el 100% de nuestro cerebro, lo que nos queda por delante es aprender con él” (V,A 2015).

 

-El sueño nos permite descansar, pero no conlleva ningún beneficio cognitivo, porque cuando dormimos, nuestro cerebro reduce drásticamente su rendimiento, todo lo contario, el buen dormir contribuye a que afianzar la memoria y tomar mejores decisiones.

 

-En la educación es más importante el proceso racional y lógico, la imaginación es menos importante y secundaria. Está comprobado que permitir que los estudiantes propongan, innoven y creen genera mayor motivación en ellos, pues “entrenar la imaginación es entrenar talentos”.

 

La neurociencia continúa en proceso de construcción  y no pretende dar verdades absolutas o fórmulas frente al tema de la educación, la enseñanza y el aprendizaje; pero sí se puede afirmar que sus apuestas están en pro de un desarrollo integral de las capacidades de las personas, así mismo, busca que la asistencia de los estudiantes a la escuela no se vuelva un martirio, sino un espacio donde se pueden potenciar, cultivar, materializar y  proyectar las ideas  que surgen en las mentes activas y creativas de ellos.

¿Te interesa el tema?

Encuentra este libro en el Centro de documentación especializado en primera infancia Buen Comienzo

Título: Neuromitos en educación: el aprendizaje desde la neurociencia

Autor: Ana Forés y otros autores

ISBN: 9788416429608

Clasificación Dewey: 370.15 N494ne

¡Visita este espacio de lunes a sábado en el Parque Biblioteca Belén!

¿Quién te invita a conocer esta obra?

María Elena Montoya Tobón.

Es psicóloga y lleva 4 años como gestora de servicios en el centro de documentación Buen Comienzo. Cree en que la única manera de transformar el mundo es a través de la educación. Le gusta preguntarse, leer, caminar y conversar. Disfruta de adquirir nuevos aprendizajes y trabajar con la comunidad.